Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
A la Mitad Del Camino
Eduardo García Gaspar
17 diciembre 2003
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


No era para menos y, obviamente, en estos días pasados abundaron las evaluaciones de la presidencia foxista a la mitad de su camino.

Desde luego, no escuché todas las opiniones al respecto, ni vi todas las noticias sobre el tema. Pero de lo que vi y escuché en diferentes medios, tengo las siguientes observaciones.

Primero, me llamó la atención lo común que eran las opiniones extremas, todas desfavorables hacia el presidente Fox. Fueron opiniones expresadas primitivamente, creyendo que la realidad es blanca o negra. De todo, la culpa era de Fox.

Esta posición, desde luego, es incorrecta e ingenua, muy propia de la mente que es incapaz de comprender una realidad bastante más compleja que la que pinta una película de Hollywood en la que hay buenos y malos. No hay que hacer caso de estas opiniones.

Segundo, igualmente me llamó la atención, la persistencia de la idea del cúmulo de expectativas creadas por el cambio de la presidencia a un partido de oposición. Me parece que la mayoría de las personas creyeron que Fox haría una cantidad enorme de milagros en los primeros años.

Aunque es más realista escribir una carta a Santa Claus y pedirle que nos mande un Ferrari con Nicole Kidman dentro, mucha gente sí creyó que Fox cambiaría a México en un corto tiempo. Tampoco creo que haya que hacer mucho caso a esas expectativas irreales.

Tercero, los puntos buenos de este período fueron, en lo general, ignorados. Me refiero a uno sólo de ellos, la inflación en niveles extraordinariamente bajos que tenemos, lo que es un beneficio maravilloso, que pocos han notado. Esto es de beneficio para todos, absolutamente todos.

Igualmente podemos mencionar otra maravilla oculta, la transferencia del poder de la presidencia a la oposición por medios pacíficos. Poco o nada de estos puntos buenos fueron tratados en las evaluaciones.

Cuarto, las más objetivas de las evaluaciones mencionaban la mezcla de cosas buenas y malas en estos tres años, más la realidad de un poder político dividido.

Estas opiniones son ya más objetivas porque consideran a la realidad de resultados buenos como los que mencioné antes y de resultados negativos, como un crecimiento económico nulo. Más aún, estas opiniones dejaron claro que la responsabilidad de los resultados malos debían ser compartidas por todo el gobierno, y no solamente la presidencia. Obviamente esto es más cercano a la realidad.

Quinto, dentro de las opiniones más objetivas y ricas en análisis, había dos elementos claves.

Uno era la mención de las fallas directas de la presidencia, como su ingenuidad en el manejo político, su falta de habilidad negociadora y la descoordinación de sus integrantes.

El otro era la actitud realmente miope de los legisladores, cuyos partidos están metidos en una lucha electoral para el 2006 y por sistema quieren hacer que la presidencia salga mal librada en este sexenio, cueste lo que cueste.

Sexto, en lo general, lo que leí y escuché, me pareció demasiado simple en las opiniones emitidas, lo que me lleva a mencionar otra cosa que noté. Es la falta de experiencia de muchos intérpretes de los sucesos políticos para analizar situaciones complejas en la política y la economía.

La vida para ellos era más fácil cuando sólo tenían que seguir las acciones del presidente y había por eso una sola variable política. Ya no más.

La vida política mexicana es más compleja y ellos no están acostumbrados a análisis de ese tipo. Yo me quedo, en lo general, con un mal sabor de boca por esas evaluaciones, las que en promedio sufrían de un simplismo aterrador, pero muy atractivo para el común de la población.

Buena parte de ese mal sabor de boca se debió a la carencia de visiones futuras más allá de los resultados electorales del 2006… aunque confieso de nuevo que lo que vi y escuché puede no ser representativo.

Al final, debo confesar una actitud positiva mía. México dio el más grande paso democrático en al menos un siglo y eso no está nada mal. Por otro lado, me preocupa el surgimiento del peor de los fantasmas, el populismo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras