Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Los Niños Que Vienen
Eduardo García Gaspar
29 diciembre 2003
Sección: ETICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Celebrando el nacimiento más importante de nuestra historia, la imaginación vuela a terrenos infinitos.

Voy a aterrizar en uno de ellos que es particularmente importante, el del aborto. Hay varios razonamientos que van en contra de esa acción y tal vez quiera usted acompañarme a revisarlos brevemente.

Uno de los argumentos en contra del aborto es el que afirma que desde el momento mismo de la concepción se es ya un ser humano, sin importar la minúscula apariencia informe que pueda tener la persona.

Esto me parece en extremo lógico, pues las personas cambiamos en el tiempo. El anciano calvo y encogido es el mismo exactamente que el bebé gordo de ochenta años antes. Su cambio de apariencia no afectó su esencia humana.

Y también es el mismo que estaba dentro del vientre de su madre. No hay cambio en mi persona, sigo siendo el mismo desde mi concepción hasta ahora con una barba con bastantes canas, pasando por mi época de estudiante de pelo largo.

Este argumento establece que la forma externa de las personas no altera su esencia humana a partir del momento de la concepción. Obviamente, la conclusión es clara: si quitarle la vida a un individuo de 30 años es un asesinato, lo mismo es quitarle la vida a otro individuo con horas de concebido. Pero hay más.

Una de las razones empleadas para abogar por el aborto establece que la persona es dueña de su cuerpo y que por ese dominio se tiene la capacidad de retirar de él al niño concebido en su vientre.

Es decir, se dice que la madre embarazada por ser dueña absoluta de su cuerpo tiene el derecho de retirar de él al ser que cuya vida depende de ella para mantener la existencia.

Este argumento parte del supuesto de que se tiene dominio total sobre el cuerpo propio y eso, creo, es una aseveración que niega la creación Divina y produce un egoísmo irresponsable conducente a una moral relativista.

Si se sigue ese argumento, no sólo se podría abortar en cualquier momento del embarazo, sino que también se podría matar a los niños ya nacidos que siguen necesitando del cuerpo de sus padres para subsistir.

Es decir, el argumento del dominio total sobre el cuerpo, que justificaría un aborto, apoyaría la acción de dejar a los hijos sin sostén. Podrían dejarse esos hijos perdidos en un bosque para que mueran y los padres puedan seguir disfrutando de sus cuerpos según sus propios gustos.

Esto sería una anulación de la esencia humana que nos eleva cuando voluntariamente amamos a los demás.

En otras palabras, si una mujer aborta alegando que ella es dueña de su propio cuerpo y que así se deshace de un extraño que vive de ella, entonces esa misma mujer podría ser abandonada por su marido, sin derecho a nada, pues ella es otra extraña que está viviendo de él.

Igualmente, basados en ese argumento a favor del aborto, tendríamos que renunciar al punto de partida de las relaciones entre humanos, el tratar a otros como quiséramos ser tratados.

Existe un argumento interesante que no sólo va en contra del aborto sino que apoya la idea de tener hijos. Es el argumento que he escuchado mencionar como “los derechos de los no nacidos”. Es obviamente claro que existen personas aún no nacidas que al volverse personas inspiran amor por ellas.

El matrimonio que aún no tiene hijos, sin embargo, los percibe y tiene una visión de ellos. Son esos que pueden venir a este mundo y cuya existencia depende individualmente de cada uno de nosotros. Por último menciono como argumento, no tan fuerte como los anteriores, a una paradoja que ha sido mencionada varias veces.

Tiene usted en la sociedad actual con movimientos contradictorios, pues mientras se defiende a los animales contra experimentos médicos, pueden realizarse abortos, Se defiende la vida de los animales, pero se ataca la de seres humanos. No cabe duda de que es el nuestro un mundo imperfecto.

Lo que le he querido ofrecer en esta segunda opinión es sencillamente una serie de argumentos de peso que muestran lo contrario que es el aborto a la esencia humana de la que tanto nos preocupamos defendiendo a los derechos humanos de los que han nacido, pero no de los más indefensos.

Llegará el momento en el que nos demos cuenta de lo que eso es en realidad, un asesinato, el mayor cometido por los humanos y en una época en otras cosas es muy civilizada.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras