¿Qué es socialismo? Definición, características, tipos, críticas. Un sistema económico reconocible y popular que tiene críticos fuertes.

Socialismo, definición

El socialismo es un sistema económico que posee una característica esencial, los medios de producción no son privado, sino estatales. Las decisiones sobre esos medios son tomadas por el gobierno.

El socialismo, por tanto, es una escuela de pensamiento que está opuesta a la propiedad privada. Ese es un extremo total de socialismo, aunque en algunas versiones acepta la propiedad personal de bienes para uso personal.

Los nombres más asociados con esta manera de pensar son los de Engels y Marx.

Si bien es una escuela económica referida principalmente a la propiedad de los medios de producción, es obvio que tiene fuertes consecuencias políticas. La propiedad de esos bienes es operada por el gobierno, es decir, dentro del socialismo la autoridad política es necesariamente grande y poderosa.

Capitalismo, su opuesto

El socialismo es lo opuesto del capitalismo, el que apoya la existencia de la propiedad privada de bienes y medios de producción. Y promueve una economía libre, descentralizada, a cargo de los particulares.

Misma meta, diferentes medios

Ambas formas de pensamiento sostienen la conveniencia de maneras diferentes de prosperar. Para el socialismo la manera principal de hacerlo es anular a la propiedad privada y para el capitalismo es fomentarla.

La meta de un sistema socialista es la misma que la de un sistema capitalista. Ambos tienen como objetivo la prosperidad de las personas, aunque difieren grandemente en cuanto a las formas de lograr esa prosperidad.

Socialismo, centralización de decisiones

La propiedad estatal de los medios de producción necesita decisiones administrativas para que esos medios funcionen. Esas decisiones son tomadas por los gobernantes que determinan qué producir, cómo hacerlo y a qué precios realizarlo.

Es decir, el socialismo es, por definición, un sistema de poder económico concentrado en el gobierno. Por tanto, es muy dependiente de la calidad moral y experiencia de los gobernantes.

Tamaño y poder de gobierno

El socialismo, igual que el capitalismo, tiene fuertes consecuencias en los terrenos de la política. Un gobierno dentro de un sistema capitalista tenderá a ser menor y de menos poder que uno socialista. Un gobierno más reducido y de menor costo.

Un gobierno, dentro de un sistema socialista, es mayor, más costoso y tiene un poder económico enorme. En ese gobierno se reinrán el poder político y el económico.

Socialismo, esencia y variaciones

El socialismo, en su acepción tradicional, es el régimen de propiedad estatal de los medios de producción.

Sin embargo el calificativo de socialista también es usado en situaciones que son menos extremas y donde existe propiedad privada de medios de producción.

La situación mexicana describe bien esta posibilidad al existir propiedad estatal de grandes empresas productoras de energía al mismo tiempo que empresas de propiedad privada en muchos otros sectores.

Más aún, también es usado el término socialista para describir a regímenes políticos con gobiernos que apoyan una alta intervención del gobierno en la propiedad privada de las empresas a las que regulan con gran número de leyes y disposiciones.

Socialismo, defensas y ataques

Los defensores del socialismo argumentan que de seguirse el sistema capitalista, eso llevará al empobrecimiento de la población y a grandes desigualdades de ingreso.

Los defensores del capitalismo argumentan exactamente lo contrario. Dicen que la concentración del poder en un gobierno socialista es causante de menos prosperidad a la posible y más desigualdad.

El socialismo ha recibido fuertes críticas en su teoría económica, a la que se ha acusado de no producir precios reales y, por tanto, ser imposible de usar para el uso eficiente de recursos limitados, lo que produce desperdicios.

Se le ha acusado también de ser incongruente con la naturaleza humana que es libre y permite aportaciones individuales al bien común. Y, también, el socialismo ha sido atacado por los peligros que representa un poder demasiado grande de los gobiernos que propone.

Socialismo e igualdad

El valor máximo que sostiene el socialismo es el de la igualdad de todas las personas, no en su sentido de derechos, sino en su sentido económico.

Por su parte el capitalismo sostiene a la libertad como su máximo valor y por eso apoya derechos personales sabiendo que ello producirá ingresos diferentes dependientes de la persona.

Los defensores del socialismo se han defendido con algunos argumentos económicos. Pero sobre todo sosteniendo la superioridad moral del socialismo y su énfasis en la igualdad económica. Todo basado en la acumulación del poder económico en el gobierno que actúa como un distribuidor de beneficios.

En resumen…

El socialismo es una escuela económica y política que busca la prosperidad por medio de la acumulación del poder económico en el gobierno. Será el gobierno quien decida directa o indirectamente el manejo del capital según su criterio de búsqueda primaria de igualdad.

Nota del Editor

Una muestra de la mentalidad socialista, claramente expuesta, está en Socialismo en México que si bien se refiere a un libro de este país, revela muy bien la estrategia socialista universal para la prosperidad.

Quizá sea de interés ver Humboldt, México y los Límites del Gobierno.