Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Demagogia de Sueldos
Eduardo García Gaspar
23 junio 2005
Sección: EFECTOS NO INTENCIONALES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


De varias fuentes ha salido una idea que ha sido bien recibida por buena parte de la población que está enterada de ella. Es la propuesta de la reducción de sueldos de los gobernantes en México. Por ejemplo, en Nuevo León, los legisladores ya ganan menos que antes.

Uno de los candidatos a la presidencia en 2006 ha dicho que reducirá el sueldo del presidente a la mitad y que los sueldos de los ministros también serán reducidos, al igual que los de funcionarios de los siguientes niveles.

La esencia de la idea es genial, pero la realización pésima. Uno de los mayores costos del gobierno es el de los sueldos de los burócratas y sus pensiones. Algunos estudios citan que la tendencia es a elevar su proporción de tal manera que llegará un punto en el que todos los ingresos del gobierno se dediquen a pagar sueldos y pensiones de burócratas. Reducir la carga salarial de ellos no está mal como idea general.

Pero limitarse a los sueldos de los altos puestos de gobierno es como tratar de matar una ballena a fuerza de alfilerazos. El problema no es el de sueldos altos de los primeros niveles de la burocracia, sino el tamaño de ella.

Es cierto, ella es un severo problema, pero en su totalidad. Los sueldos de sus posiciones altas no debe hacer gran cifra real, pero tienen una ventaja, la de dar una buena base de relaciones públicas entre los ingenuos.

Cuestión de mero sentido común. Baje usted el sueldo del puesto para el que usted ofrece trabajo y verá que suceden varias cosas. Son efectos colaterales imprevistos. El más obvio de ellos es atraer a gente de menor calidad profesional, pues los de mayor calidad irán a posiciones con mejores sueldos en otras partes.

El resultado será un gobierno, que es la institución con el mayor poder dentro de la sociedad, en manos poco capaces.

Otro efecto imprevisto es el de promover la corrupción. Si el burócrata tiene una posición que le reporta un ingreso bajo y al mismo tiempo tiene poder para ejercer sobre los ciudadanos, la propensión a corromperse se acrecentará. Por tanto, tendremos como resultado colateral una elevación de la corrupción, una plaga que en México ya es grande y que crecerá.

No son cosas complicadas. Cualquiera con cinco dedos de frente las entiende.

Otro posible efecto colateral, el atraer a personas con sueños de poder, para las que estar en una posición gubernamental sea el afrodisiaco mayor y que quieran imponer sobre el resto sus ideas políticas. El resultado es un gobierno de tendencia totalitaria.

No son bonitos panoramas. A pesar de esto, sin embargo, son propuestas que salen de algunos grupos políticos y que son aplaudidas por algunos grupos de ciudadanos. ¿Por qué?

Se puede culpar a la ignorancia de ambos grupos y con eso se explicaría una buena parte de la situación, pero creo que hay más. Una de las razones por la que esto sucede es simple y pura demagogia, la que fue definida por H. L. Mencken algo así como el mentir intencionalmente a la gente.

Sabiendo que es mentira se dice algo con la intención de engañar en la política y capitalizando una idea errónea de las personas. Si usted ve al mundo como dividido en ricos y pobres y cree que los ricos lo son porque los pobres lo son, esta idea de reducir el sueldo de los altos burócratas es maravillosa.

Reafirma la idea falsa que se tiene y da popularidad al que la propone. Nada se remediará, y más aún, las cosas empeorarán. Y el que mintió culpará a otros de sus propios fracasos.

En fin, toda mi intención fue mostrarle otro caso de conductas de los políticos. Esos de los que se ha dicho que si se les dan las llaves de la ciudad, lo que hay que hacer de inmediato es cambiar las cerraduras (D. Larson). E

sos que piensan en la próxima elección nada más y se les olvida pensar en la siguiente generación (J. Clarke). Esos que son como los pañales, que empiezan limpios pero que inevitablemente se ensucian y que por eso hay que cambiarlos con periodicidad.

Y cada uno de ellos llega proponiendo lo más llamativo y lo menos esencial, como esto de reducir los sueldos de los altos puestos de la burocracia. No sólo no tiene sentido en sí mismo, sino que distrae de los verdaderos problemas que deben atenderse.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras