Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Votos sin Información
Eduardo García Gaspar
23 noviembre 2007
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La idea que flota es la que supone que una democracia requiere una opinión pública ilustrada, personas enteradas de los asuntos públicos y que pueden decidir con lógica la selección de sus gobernantes y tener puntos de vista razonables acerca de propuestas de gobierno. Cuanto más educación posea una nación y cuanta más información exista, mejor será la democracia.

No es una mala idea. Después de todo, votar por algún gobernante significa tener una cierta idea de él y de sus oponentes. Y para tener ese idea se necesitan algunos conocimientos básicos, criterios sobre los que se evalúan esos candidatos y esas propuestas de gobierno. Todo suena muy bien y muy sólido. Pero hay un problema.

¿Qué sucede si esa opinión de las personas no tiene fundamento? O visto de otra manera, ¿qué pasa si la opinión de las personas es ignorante? Entonces, toda la bonita idea anterior se cae por tierra. Tomo un ejemplo concreto. De las personas a las que pregunté sobre los candidatos a las elecciones pasadas en México pude formar los siguientes grupos.

La minoría tenía conocimientos satisfactorios de los candidatos, sólo uno o dos habían leído las propuestas formales de los principales. Se mantenían informados por medio de periódicos, radio y televisión, y podían mantener una conversación muy razonable acerca de las causas por las que votarían por uno de ellos. Varios incluso hablaban de escenarios electorales. Era claro que el tema les interesaba por las consecuencias que podía tener la elección de cualquiera de los candidatos.

La mayoría tenían conocimientos pobres de los candidatos y al opinar revelaban desconocimiento enorme. Se dejaban guiar por impresiones, imágenes y publicidad televisiva. No eran lectores de medios informativos y muchos tendían a sucumbir a las teorías de conspiraciones secretas contra las que nada podía hacerse. Este grupo incluía a universitarios y taxistas, barrenderos y ejecutivos.

Dentro de ambos grupos había otros formados por los fanáticos que con o sin conocimiento habían seleccionado ya a su candidato y estaban dispuestos a defenderlo contra todo. La mayoría de ellos lo hacían sin razonamientos ni bases. Uno de ellos, recuerdo, defendió al ex candidato del PRD argumentando que “repartiría la riqueza”. Y otro defendió al del PAN diciendo que “crearía empleos”.

A lo que voy es que la información existía sobre los gobernantes. Sus propuestas eran posibles de conocer con detalle. Los medios proveían abundante información diaria. También existen conocimientos políticos y económicos que eran posibles de usar para calificar las propuestas de los candidatos. Todo era una cuestión de querer saber más acerca de ellos para dar un voto razonado.

¿Por qué no se usó esa información tan abundante? Los fanáticos de cada candidato tienen una excusa: a ellos no les importa la realidad y contra eso nada puede hacerse. Allá ellos. Pero para el resto, que es la mayoría, debe buscarse otra explicación y la mejoro que conozco es una que dice lo siguiente.

Las personas, se argumenta, entienden que su voto individual vale muy poco dentro del total. La expresión extrema de esto es el abstencionismo: la gente que afirma con su conducta que nada le importa de eso. Es una postura válida y legítima, aunque triste para los gobernantes. Para el resto: ellos dicen que no vale la pena gastar tiempo en conocer más de los candidatos, con lo que ellos saben, así sea poco, basta.

El punto central por tanto es tirar por tierra la idea de que la democracia provee un voto ilustrado e informado por parte de los electores. No lo hace y no hay otra opción que la de reconocerlo y aceptarlo. Una minoría votará con conocimientos satisfactorios, pero no la mayoría, a pesar de que los votos de todos valen por igual. La esperanza de que más información era positiva para la democracia no es lo válida que se esperaba.

La solución a esto no está en las personas tanto como en los medios, especialmente la televisión. En ellos radica encontrar formas para hacer que esa información sea relevante y atractiva.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras