Definición de qué es mercantilismo. Una política económica general de conducción de la economía. Características, origen, causas y elementos del mercantilismo.

Origen causa y propósito

Mercantilismo es una política económica general del tipo intervencionista. El gobierno debe intervenir regulando a la actividad económica para implantarla pues no hay otra manera de hacerlo.

Su centro neurálgico es la regulación gubernamental de las importaciones y las exportaciones que realizan las personas de un país. Con el propósito de tener un superávit de recursos: el máximo de exportaciones y el menor número de importaciones.

El mercantilismo tiene como objetivo general elevar la riqueza del interna del país. Esa riqueza es muy estrechamente definida como la cantidad de divisas, metales preciosos y recursos naturales que posee dentro de sus fronteras.

Es decir, considera como prosperidad nacional el que dentro del país se encuentre la mayor cantidad posible de metales preciosos o equivalentes.

Mercantilismo, su esencia

La única manera para aplicar una política mercantilista es que ella sea ordenada e impuesta por el gobierno.

El gobierno utiliza la coerción para prohibir actividades como la importación de bienes. Será, por tanto, característica del mercantilismo la existencia de aduanas en sus fronteras para frenar importaciones.

Por consecuencia, el mercantilismo es una política económica opuesta al libre comercio.

Aunque no se encuentre expresamente estipulado, el mercantilismo presupone que la riqueza en el mundo es una cantidad fija. Una cantidad que no crece, y de la que debe obtenerse la mayor tajada para beneficiar a un país.

Esta hipótesis es falsa. La riqueza crece, no es una cantidad fija, y por eso la estrategia de acaparar la mayor parte posible de ella parte de una idea equivocada.

Mercantilismo, la confusión

El Mercantilismo es con frecuencia confundido con otras políticas económicas y de gobierno. Muchos creer que es similar o igual al Capitalismo, cuando en realidad son polos opuestos. El capitalismo apoya al libre comercio y en mercantilismo lo reprueba.

Pero, el Mercantilismo sí puede estar asociado con el imperalismo económico que busca el dominio de recursos naturales fuera de la nación. Por ejemplo, minas de metales y otros recursos en otros países.

El Proteccionismo tiene cierta similitud con el Mercantilismo, pues ambas políticas prohiben o limitan las importaciones. El Proteccionismo para cobijar a las industrias de un país de la competencia de bienes extranjeros y el Mercantilismo para elevar la riqueza del país.

Mercantilismo, sus dificultades

El Mercantilismo es una política económica con serias dificultades:

• Define a la riqueza nacional sólo como la posesión de recursos naturales o de metales preciosos. No considera elementos de capital como tecnología y desarrollo. Tampoco a la planta industrial, la infraestructura, el capital humano y demás, que son necesarios para el crecimiento.

• Tiende a elevar los precios internos por prohibir la entrada de bienes extranjeros . También, tiende a aumentar la existencia de circulante sin elevaciones proporcionadas de producción de bienes.

• Aumenta el intervencionismo económico con leyes y disposiciones en número creciente. Desperdicia las ventajas comparativas del país al dedicar recursos a actividades en las que no se tiene ventaja alguna.

• Es propicia a la creación de empresas estatales monopólicas e ineficientes. Empresas estatales y privadas que concentran poder económico y evitan competencia.

• Es contraria a las libertades humanas. Una política económica mercantilista impide libertades de comercio entre personas.

• Tiende a crear conflictos entre naciones. Las prohibiciones de importaciones suelen crear conflictos diplomáticos que pueden escalarse.

• Supone que la riqueza es invariable. Creyendo esto, es lógico que el mercantilismo quiere apoderarse de todo lo que pueda. Pero como la riqueza no es una cantidad fija, ni ella está constituida por dinero y metales, carece de sentido.

Mercantilismo, origen e historia

El Mercantilismo, popular en los siglos 16 a 18, fue muy ligado al nacimiento de los estados-nación.

Fue duramente atacado por los partidarios de la Economía Clásica, aunque aún persiste en algunas ideas muy actuales. Por ejemplo, en el énfasis en la balanza comercial, cuyos déficits suelen ser vistos injustificadamente como alarmas económicas.

De acuerdo con Rothbard, la palabra mercantilismo fue empleada al final del siglo 19 para nombrar a un sistema político y económico. Al sistema del estado absoluto. La denominación mercantilista, sin embargo, es un tanto laxa y ha tenido diversas interpretaciones.

Características vagas

Una de las más genéricas características del mercantilismo es la que habla de un sistema de gran poder estatal. Un poder que incluye privilegios estatales muy enfocados a la prohibición de importaciones y el subsidio de las exportaciones. Más la acumulación de divisas dentro del país, incluyendo proteccionismo.

La naturaleza vaga del mercantilismo abarca todo lo anterior. Es una práctica política con escasa teoría, que encaja perfectamente con el absolutismo de estado. Y a eso añade muchos impuestos, gran gasto estatal y el engrandecimiento de la nación y su soberanía.

Una parte esencial del mercantilismo es la creación de concesiones especiales. La creación de monopolios legales de comercio de ciertos productos o en ciertas zonas. Los permisos monopólico son concedidos a personas que a su vez rendían algún servicio al gobierno.

Los monopolios estatales petroleros de varios países son, en estos días, un buen ejemplo de mercantilismo. Lo mismo que políticas de cierre de fronteras que buscan proteger empleos e industrias locales. E incluyendo los argumentos de soberanía alimentaria o energética.

El fondo de esta práctica es la anulación de la competencia, quizá la mayor de las ambiciones de un comerciante o un industrial —los gremios lograban lo mismo, una especie de cártel de alguna profesión que limitaba la oferta de esos servicios y elevaba precios.

En realidad, no muy diferente a las ideas de muchos gobiernos actuales, incluyendo la influencia desmedida de intereses especiales que buscan favores de un estado que tiene el poder para concederlos.

Mercantilismo, competencia y subsidios

La idea de anular la competencia es totalmente lógica con la otra práctica mercantilista, la de prohibir importaciones.Los bienes importados representarían una competencia para los proveedores nacionales.

También resulta congruente la práctica de subsidio a las exportaciones porque es una ayuda al productor local para elevar sus ventas. Por ejemplo, productores agrícolas que reciben ayudas del gobierno para sostenerse y vender a precios menores.

En resumen…

El mercantilismo ha sido visto no como una teoría económica formalmente creada y sustentada en principios razonados.

Fue mucho menos que eso: el producto de aseveraciones gratuitas y textos incongruentes, más destinados a adular a la autoridad logrando favores de ella sosteniendo que el interés de unos pocos es igual al del resto.

Bastiat hizo una parodia de esta mentalidad en el que uno de sus puntos es esa ayuda a empresas particulares con fondos públicos.

El mercantilismo suele ser confundido con el capitalismo, un error considerable. La argumentación condena al mercantilismo con razón, pero también al capitalismo, ilógicamente.

El mercantilismo es, en pocas palabras, la política económica que intenta hacer prosperar a un país por medio de la prohibición de importaciones.

Y algo más…

Véase la influencia del Mercantilismo en América Latina. También conviene ver Saqueo de América Latina.

Es especialmente recomendable la obra de Rothbard, Murray Newton (1995). Economic Thought Before Adam Smith: An Austrian Perspective On The History Of Economic Thought. Aldershot, Hants, England ; Brookfield, Vt., USA. E. Elgar Pub., para profundizar en el tema.

[La columna fue revisada en 2019-06]