¿Qué es imperialismo económico? La definición de una expresión que tiene mucho uso y que parte de un concepto anterior, el imperialismo sin adjetivos.

Introducción

Entendido como dominación de una nación sobre otra y en un sentido meramente económico —ni militar, ni político—, el imperialismo económico es un concepto un tanto vago.

Una definición razonable de imperialismo económico, sin embargo, contiene los elementos siguientes.

Imperialismo económico, sus elementos

Dominación

Un componente de dominación. Es decir una situación de supremacía de una nación sobre otra. “Hegemonía” es la palabra favorita para expresar esto.

¿Qué tanto dominio? Difícil de determinar razonablemente.

Dominación económica

La exclusión de dominación física, como la ocupación de su territorio o la presencia militar sustancial. Se refiere a solamente dominación económica, a poder económico que sujeta a una nación por parte de otra.

De nuevo, es difícil determinar en qué momento comienza el dominio económico. Esto es especialmente cierto con economías abiertas y globalizadas.

Dominio e inversión extranjera

Un mecanismo por el que se cree que se realiza el imperialismo económico y que es el capital extranjero que entra a un país.

Proviniendo de otro, el capital extranjero es invertido en el país «dominado» en diversas maneras. Generalmente fundando empresas, comprándolas o por medio de fusiones entre empresas locales y extranjeras.

Ese capital extranjero tiene diversas fuentes —países variados y empresas distintas. Para que exista imperialismo económico tendrían que provenir de un mismo país.

Se da por supuesto que esa inversión extranjera causa daños innumerables en el país receptor. Y que lo dañan ejerciendo influencia sobre el gobierno y debilitando a la economía en general.

Imperialismo e inversión extranjera

El elemento que critica a la inversión extranjera y la hace el instrumento que realiza la dominación merece ser tratado por separado.

Ya que la inversión extranjera forma el elemento clave del llamado imperialismo económico. Si no fuese por la entrada de ese capital, no habría posibilidad de dominio.

Se le acusa de causar grandes daños al país en el que se tiene sufre. Significa la transferencia neta de riqueza hacia el país de origen empobreciendo al país receptor.

También produce reducción de empleos y salarios. Más repatriación de utilidades, promoción de productos innecesarios y, en general, una economía pobre y dependiente del extranjero.

Pensando de esta manera, resulta lógico recomendar que deba evitarse la entrada de capital extranjero al país. O que al menos sea reducida y muy controlada.

Igualmente, se sugiere evitar importaciones y exportaciones que hagan depender del extranjero la entrada de bienes y divisas.

En resumen, se piensa que la entrada de capitales extranjeros es equivalente a imperialismo económico y que eso es opuesto a los intereses del país. Una manifestación del aislacionismo.

Otro punto de vista

En la realidad, esas críticas no se sostienen. Al menos en el efecto neto de la inversión extranjera, que resuelve un problema sistémico de los países menos desarrollados, la falta de capital en su sentido amplio.

Necesidad de capital

Los países con falta de capital y ahorro interno tienen por lo general abundancia de mano de obra. Es decir, una situación que hace que se tengan salarios bajos y alto rendimiento para el capital.

La inversión extranjera hace que aumente el capital disponible, bajen sus rendimientos. Y que se eleve el nivel de sueldos, dado el número de empleos creados por la formación de nuevas empresas.

Suspender la entrada de capital extranjero equivaldría a reducir la creación de empleos y mantener bajos los salarios.

La inversión extranjera no es un proceso ciego que manda a invertir en cualquier país poco desarrollado. Es un proceso de análisis de oportunidades de rendimiento en otros países, ricos y pobres, en los que se juzga el beneficio futuro, incluyendo riesgos locales (los provenientes de la falta de estado de derecho).

La inversión extranjera, siendo todo lo demás constante, preferirá los países en los que exista estabilidad política. Esos donde las leyes y los tribunales no sean producto del capricho del gobernante en turno.

¿Explotación?

La acusación de explotación del país pobre y de transferencia de riqueza al país rico es engañosa.

Lo primero que hace la inversión extranjera es trasladar buena cantidad de capital al interior de otra nación creando una empresa —por la que se paga a obreros, empleados, ejecutivos, proveedores, gobierno y demás.

Si la inversión de capital nacional se juzga como bondadosa, no hay razón por la que la inversión extranjera pueda ser vista como mala en sí misma.

Sus dividendos van a parar a manos de sus propietarios, se encuentren donde sea y sus recursos crean empleos y bienes que son positivos al desarrollo de la nación.

La inversión nacional y la extranjera tienen los mismos beneficios y pueden tener los mismos problemas —especialmente los que se originan por el llamado crony capitalism.

Y una cosa más…

Después de releer lo anterior, creo necesario adicionar esta pequeña nota.

Si la idea del imperialismo económico sobrevive eso se debe en mucho al contagio ideológico marxista que tiene un análisis económico en extremo pobre, pero una gran ventaja retórica: expresiones pegajosas con explicaciones simplistas.

Hay más ideas sobre el tema general en ContraPeso.info: Capital. Véase El Capital: Una Definición.

Bonus scriptum

Imperialismo: Sus Elementos

Por Leonardo Girondella Mora –   3 febrero, 2012

Introducción

El calificativo ‘imperialista’ se usa ampliamente como un insulto o una crítica muchas veces vaga y sin sentido, causa por la que apunto algunas ideas que pueden precisar su significado.

Comienzo por aclarar que es muy desafortunado que se asocie al imperialismo con el capitalismo —desafortunado y frecuente.

Sucede esto por, seguramente, una idea de Lenin de principios del siglo pasado cuando en su mente entendió al imperialismo como la siguiente fase del capitalismo.

Varias opiniones coinciden en que esa idea de Lenin fue motivada por el fracaso de la predicción de Marx. El capitalismo caería dando paso al socialismo. Es decir, las naciones capitalistas serían las primeras en sufrir un colapso y llegar a la dictadura del proletariado.

Ya que tal cosa no aconteció, Lenin encontró una explicación: el capitalismo tenía una fase siguiente, la del imperialismo, previa a su caída.

La realidad es que el imperialismo, sin sentido económico, es un fenómeno independiente del capitalismo. Sucedió antes de que existieran propiamente naciones capitalistas y ha sido implantado por naciones opuestas al capitalismo.

Imperialismo, sin calificativos

Una buena definición breve de imperialismo es entenderlo como el aprovechamiento del poder de la autoridad política por parte de intereses privados y públicos.

Más sentimientos nacionalistas, con la meta de lograr beneficios económicos, poderío político y gloria nacional en lugares externos al país.

Esta idea de imperialismo es más rica en significado y contiene elementos que examino en los que sigue.

País poderoso, país débil

Geográficamente el imperialismo tiene su origen en un país poderoso y se realiza en otro distinto y sustancialmente más débil. Es un fenómeno internacional.

El país de origen es una potencia importante y superior al país que domina en fuerza bélica, política y desarrollo.

Uso de poder

El imperialismo usa el poder gubernamental, diplomático y bélico, para establecer áreas de dominio y zonas de fuerte influencia en territorios ajenos al país de origen.

Es como una propiedad nacional en el exterior, con propósitos de larga duración en territorios que suelen denominarse colonias.

Nuevo gobierno importado de origen

Es el uso de esa fuerza gubernamental, típicamente tropas para mantener el orden y defender la propiedad. Suele acompañarse de elementos burocráticos que persiguen formar un gobierno local.

Todo esto representa un costo significativo para el país de origen.

Motivaciones variadas

Las motivaciones e intereses que están detrás del imperialismo son claramente de dos tipos.

• Uno es la gloria nacional. El honor del país y su poderío como defensa en contra de otras potencias que pueden amenazar la seguridad nacional.

Parte de esta motivación es la idea del deber nacional de llevar su alta civilización a quien no la tiene.

• El otro es el beneficio material. La posesión de los recursos de los territorios dominados por medio de empresas públicas o privadas con concesión y protección estatal.

Imperialismo, en resumen

La dimensión esencial del imperialismo es el dominio directo de un un país sobre otro. Es lo que crea la eterna sospecha ligada a cualquier potencia, cualquier país económicamente fuerte y políticamente influyente con un poderío bélico sustancial.

Y lo que hace común la acusación de imperialismo a cualquier nación que reúna los requisitos mencionados, muchas veces con razón, muchas otras si ella.

Un ejemplo

Es muy ilustrativa, por ejemplo, la serie de expresiones de H. Chávez refiriéndose a los EEUU como “el imperio”, “los imperialistas” y “el imperialismo”. Es la continuación de una herencia retórica de décadas entre socialistas radicales.

La verdad es que el imperialismo también ha sido implantado por otros países.

Entre los que destaca en el siglo pasado la extinta URSS con sus zonas de influencia y dominio político motivado todo por ideales políticos y de poder. Cuba fue una clara colonia de la URSS producto del internacionalismo soviético.

Otros casos

No es un fenómeno nuevo. El origen de la palabra es latino: imperium, que se refiere al poder y a la autoridad, connotando una colección variada de territorios y pueblos que en común están bajo el poder de una autoridad central, a veces llamado emperador.

Ejemplos de imperio son el Imperio Romano, el Imperio Británico, el Sacro Imperio Romano, el Imperio Español.

El calificativo imperialista puede ser aplicado también a otros casos, como en el antiguo Egipto, a las conquistas de Alejandro Magno y de Napoleón, a China, a Rusia, a España, Portugal, en diferentes etapas de su historia.

Inclusive pueden verse intereses imperialistas estadounidenses en varias ocasiones.

Igualmente, pueden verse intenciones imperialistas muy claras en el nazismo. Esa expansión territorial por medio de conquista bélica para la imposición de una ideología considerada superior sustentada en una justificación racial.

Con todo lo anterior intento asignar un significado más preciso al imperialismo con la motivación de que la palabra sea usada con más cuidado.