Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Suecia y su Imagen Falsa
Leonardo Girondella Mora
10 agosto 2010
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en: ,


La sabiduría popular —que tiene poco de sabiduría en demasiadas ocasiones— suele pensar que Suecia es un modelo a seguir por el resto del mundo. Suecia se ha convertido para muchos en una especie de ideas —excepto para los suecos mismos.

Una columna del WSJ trató el tema y dio algunos datos que son reveladores. La columna se titula Lessons From the Swedish Welfare State y fue escrita por Andreas Bergh and Magnus Henrekson (12 julio 2010).

• Hace medio siglo, Suecia y los EEUU tenían gobiernos que representaban más o menos lo mismo del PIB, un 30%. La historia después fue diferente. EEUU mantuvo ese porcentaje, llevándolo hasta un 33%. En Suecia se duplicó y llegó a 60% a principios de los años 90.

• En 1970, Suecia era el cuarto país más rico del mundo —y en 1993 era el número 17. Los EEUU se mantuvieron en la misma posición alta durante todo el tiempo.

El punto a demostrar es si ambos eventos están relacionados —si se puede afirmar que el agrandamiento del gobierno es causa de una caída en el crecimiento económico. Los autores examinaron diversas evidencias y concluyen que sí, que un crecimiento de 10 puntos del gobierno en el PIB reduce la tasa de crecimiento entre medio y un punto.

Hacen ellos un cálculo adicional —una caída de un punto en el crecimiento a partir de 2009 en el ingreso per cápita de un estadounidense le llevaría a tener en 2039 un ingreso menor en 354,000 dólares del que tendría sin esa caída.

La imagen utópica y simplista de Suecia y que he visto repetir casi siempre revela una imagen fácil: “pagas muy altos impuestos pero no te tienes que preocupar de nada, si te enfermas todo es gratis, no pagas escuelas, el transporte funciona bien y tus impuestos son usados con honestidad y eficiencia”.

Por supuesto, lo que no se percibe en esa imagen es que se vivirá cada vez peor de lo que se podría —por no mencionar la imagen de que esa utopía sueca es la del holgazán irresponsable que renuncia a sus responsabilidades personales. Si se piensa que el gobierno debe encargarse de todo, entonces el sistema ideal es el de trabajar gratuitamente para el gobierno y recibir de él en especie todo, desde alimentos hasta ropa y libros.

El asunto es uno de imágenes difusas —en general, el del un sistema europeo con gobiernos benefactores que cobijan al ciudadano a cambio de impuestos realmente altos, lo que resulta muy atractivo a muchos que temen a aceptar responsabilidades personales y que no ven que cada vez vivirán peor.

A partir de los años 90 se han implantado reformas de mercado en Suecia —y que no son muy conocidas: uso de vouchers en las escuelas, reformas de sistema de pensiones y reducción de impuestos. Tímidas las medidas, pero en la dirección correcta, aunque el gobierno sueco sigue siendo demasiado grande.

Lo anterior es evidencia de un fenómeno, el de que la participación estatal en la economía tiene efectos negativos en el crecimiento —lo reduce y priva por eso al ciudadano de un mejor estándar de vida.

La evidencia presenta además una posibilidad de entender a la expansión gubernamental —ella es un lujo que puede permitirse un país ya rico, pero no uno que pueda permitirse un país en vías de llegara ser rico. Si en un país rico, la disminución de la tasa de crecimiento es dañina, en un país no rico esa disminución lo es aún más.

Lo que he querido hacer es atacar de frente la idea utópica de Suecia que tantos creen cierta —no, Suecia no es un modelo a seguir. Si Suecia se convirtió en un país rico eso no fue por causa de sus políticas de estado de bienestar, sino por las anteriores y que fueron de libertad económica.

Una vez rica, Suecia implantó el estado de bienestar y fracasó —desde hace varios años está tratando de corregir a la velocidad de un caracol.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras