Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Libertad en Dos Ideas
Leonardo Girondella Mora
30 septiembre 2014
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Los defensores de la libertad tienen frente a sí mismos una tarea complicada —la de separador.001defender un sistema que necesita cierto refinamiento en el pensar y que sus enemigos han llenado de connotaciones negativas.

Este problema de defensa de la libertad tiene una paradoja digna de colocar sobre la mesa de manera simple:

• Es una idea generalizada la de defender a la libertad humana —aspectos como la libertad de expresión y la libertad religiosa forman parte de las creencias incuestionables de estos tiempos.

Pocos estarán dispuestos a opinar en contra de, por ejemplo, la libertad para votar y elegir gobernantes, ni para apoyar la idea de un régimen que censure a los medios de comunicación.

• Al mismo tiempo que se defienden esas libertades mencionadas antes, sucede que la libertad económica es atacada una y otra vez por quienes suponen que ella es causa de mil y un males.

Quienes, por ejemplo defienden su libertad de expresión, pueden con extrema facilidad negar la misma libertad para otros —esos que fundan empresas y tienen iniciativas económicas.

&&&&&

Es la situación anterior la que me mueve a expresar y explicar a la libertad en dos ideas que son fácilmente comprensibles.

• La libertad es una y solamente una, imposible de dividir ni fragmentar. Es un derecho humano total y universal, que tiene manifestaciones prácticas en diferentes campos y actividades —pero que en ellos no cambian su naturaleza, que se mantiene como una única e indivisible.

• Los sistemas políticos que se sustentas en la libertad de sus ciudadanos producen prosperidad en cantidad muy superior a los regímenes que la limitan —lo que permite asegurar la superioridad del liberalismo sobre el socialismo y sus variantes.

&&&&&

Lo anterior lleva a concluir lo obvio —son inconsistentes y se contradicen los sistemas que al mismo tiempo respetan la libertad en unos campos y la impiden en otros.

No puede ser sustentable un sistema que, por ejemplo, admite libertades políticas y culturales, pero que al mismo tiempo coarta libertades económicas.

Si las personas gozan de la libertad de expresión y pensamiento, de la libertad religiosa y la política, pero no de la libertad de trabajo e iniciativa económica, ese sistema cae en la contradicción de violar el principio de la libertad indivisible.

En otras palabras, la creencia de que limitar la libertad económica por medio de la intervención estatal lleva a una contradicción —la violación de la libertad humana indivisible en una de sus facetas. Esto crea una situación inestable que altera el bienestar.

Los sistemas inestables por esa razón son numerosos —se padecen en la Unión Europea y recientemente en los EEUU.

Allí se tiene esa contradicción entre las grandes libertades de un tipo, pero profundas limitaciones de libertades económicas. El resultado es una situación inestable.

Otros sistemas, como el cubano, el norcoreano y los de países totalitarios muestran las situaciones en las que ninguna libertad es respetada —ni la económica, ni el resto. Una situación contraria a la naturaleza humana, pero que es congruente en el sentido de violar toda la libertad, son sólo una de sus facetas.

Lo que he intentado hacer es expresar dos ideas simples acerca de la libertad —ella es indivisible por naturaleza y produce más prosperidad.

Pueden existir regímenes en los que la libertad, toda ella, se viole —lo que permite con confianza pronosticar que sus sociedades padecerán un bienestar notablemente inferior al de regímenes opuestos.

Pueden existir regímenes que respeten unas libertades pero no otras —generalmente limitando las libertades económicas, aunque también otras como la educativa.

Estos son sistemas contradictorios, los que violan la indivisibilidad de la libertad y producen inestabilidad propia y menor bienestar.

La situación ideal es aquella en la que se respeta esa indivisibilidad —la que produce situaciones estables y mayor prosperidad.

Addendum

Me parece necesario añadir otra idea, la de que la libertad necesita ser entendida como el mayor valor político por parte de la ciudadanía —la que ejercerá una función vital, la de defenderla de la constante y natural intromisión del gobierno.

También, la libertad, si quiere ser mantenida por largos períodos, necesita ser vista con su complemento natural, la responsabilidad personal —y un código de ética mínimo que premie virtudes y castigue vicios.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras