Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Libertad y Trabajo
Eduardo García Gaspar
3 noviembre 2014
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Es claro si se ve con tranquilidad. Se torna confuso cuando se mezcla con androjosentimientos.

Es sencillo cuando se mantiene la calma. Pero se vuelve violento cuando lo anima el odio.

Me refiero al trabajo humano y cómo entenderlo.

Empecemos por el principio.

En un sistema de esclavitud, unos trabajan para otros sin libertad. Son trabajadores forzados y sujetos al poder de su dueño.

El amo manda sobre el esclavo y este tiene la obligación de obedecer. Cierto que puede haber amos benévolos, pero eso no quita problemas a esta condición.

¿Qué pasa dentro de la esclavitud? Una diferencia esencial entre amos y esclavos: dos tipos de personas. Los esclavos son esencialmente inferiores.

En el lenguaje de nuestros días, no tienen derechos. Es decir, no son libres, pertenecen a alguien. Son su propiedad.

Una situación normal durante siglos, en muchas partes. Con algunas variaciones, como el lograr prisioneros de guerra para ser esclavos o sacrificarlos. O, hacerlos parte inamovible de la tierra propiedad de otro.

No importa cómo, el caso es sencillo: uno es libre y el otro no.

Supongamos ahora una situación diferente. Demos a los esclavos la opción de cambiar de amo si lo desean.

Podemos imaginar que aquellos que son maltratados tenderán a irse con los amos menos malos y que los amos benévolos tendrán una fila de solicitudes. Los amos, por otro lado, sabiendo que pueden perder a sus esclavos tenderán a no tratarlos tan mal como antes. Incluso consentirán a algunos.

Han cambiado los incentivos. Se ha introducido una pequeña variable que todo lo cambia: la libertad de decidir cambiar de amo. Y eso ha modificado toda la situación. Vamos ahora a modificarla toda ella, haciendo a todos libres.

El cambio es revolucionario. Pensar que todos los humanos son iguales no era el pensamiento aceptado. Pero cambio lentamente gracias a una idea.

En la cultura Judeo-Cristiana, todos somos hijos de Dios, igual de dignos y valiosos. Tuvo sus efectos esa idea.

En fin, la situación de amo-esclavo como sistema de producción y servicio cambia totalmente si ambas partes son libres. Dentro de esa libertad se tienen acuerdos y decisiones.

Un trabajador puede dejar un empleo si encuentra otro mejor. Un empleado puede abandonar a su empresa si su jefe no le agrada.

Y, por la otra parte, el empleador, puede contratar a un empleado si lo considera valioso y despedirlo en caso contrario.

Entre ellos dos, con libertad, tienen acuerdos mutuos. Una consecuencia de la libertad, de la idea original de que todos somos personas dignas y valiosas en sí mismas.

Aclaremos lo que sucede en esta situación de libertad del trabajador y del empleador. Esto puede verse mejor en dos casos muy extremos.

Primer caso. Existen 10 empresas y un trabajador. Las 10 empresas lo necesitan y compiten por persuadirlo de aceptar su oferta de empleo. El resultado es natural: el valor del trabajador sube. Las empresas compiten por él.

Segundo caso. Existen 10 trabajadores y una empresa. Es lo inverso del caso anterior. Ahora los trabajadores compiten por lograr el empleo y su valor se reduce. Si la empresa necesita solo a un trabajador, será natural que el salario se reduzca.

Sí, ya sé que son casos extremos, pero ayuda a entender varias cosas.

Por ejemplo, si se quiere elevar el ingreso de los trabajadores, hay algo mejor que elevar el salario mínimo. Usted puede fomentar la creación de empresas. Cuantas más existan, mejor para los trabajadores, quienes tendrán más opciones a elegir.

No es complicado. Igualmente, si el trabajador quiere elevar su ingreso, está en sus manos hacerse más valioso: mejor preparación, más capacitación, mejor calidad de trabajo. Eso hará que su trabajo sea mejor evaluado.

Los medios para mejorar la situación personal, dentro de un sistema de trabajo libre, son fáciles de entender. Cuantos más empleos se necesiten, mejor para los trabajadores. Cuanto mejor preparados estén los trabajadores, mejor para las empresas. Todos ganan

Comenzamos en una situación de esclavitud y la modificamos con la idea de igual dignidad en todos, lo que introdujo la idea de la libertad. Y eso cambió las cosas radicalmente, concluyendo algo poco considerado en nuestros días.

Si se desea mejorar la situación de los trabajadores, lo mejor que puede hacerse en tener una economía próspera en la que exista amplia oferta de empleo y los trabajadores se preocupen por incrementar el valor de su trabajo.

Post Scriptum

La palabra “trabajador”, como la he usado, es la más amplia posible. No se refiere solo a obreros en una fábrica, lo que es en extremo limitado, sino a toda persona que trabaja y produce. Esto incluye al empresario también.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras