Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Libertad Económica: Una Defensa
Leonardo Girondella Mora
16 octubre 2017
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


El principal ataque a la libertad económica —al liberalismo, al capitalismo, al neoliberalismo— comienza con la acusación de sus excesos, errores, fallas y abusos.

Esa parte del ataque es cierta. La libertad económica no carece de abusos, errores, fallos. Intentar proteger a los defensores de la libertad económica pretendiendo que esos defectos no existen sería absurdo.

Lo digno de enfatizar, sin embargo, no es esa parte del ataque a los sistemas de libertad económica, sino la conclusión que de esos defectos se deduce —con una narrativa muy conocida:

Las fallas, los errores y los abusos del liberalismo (o del capitalismo, o del neoliberalismo, o del liberalismo) obligan al gobierno a intervenir para corregir esos errores y fallas y para evitar sus abusos y excesos.

Es un proceso de lógica que establece como punto de partida la premisa verdadera de que un sistema de libertad económica no es perfecto —que en él se tienen fallas notables.

De esa premisa se deduce una conclusión: el gobierno debe reducir la libertad económica para corregir esas fallas —interviniendo en el sistema económico por medio de controles, regulaciones, leyes, etc.

En una lógica estricta la conclusión no se justifica en la premisa —se trata de un non sequitur: la premisa no justifica la consecuencia; las fallas de la libertad económica no permiten racionalmente deducir que se debe implantarse una política económica intervencionista.

&&&&&

Los puntos siguientes amplían lo anterior:

• La libertad económica —y los sistemas que de ella pueden derivarse— no son comprendidos como procesos a prueba de fallas. No han sido propuestos, ni concebidos, creyendo que son perfectos, carentes de todo defecto.

• La intervención económica, propuesta como solución a las fallas de la libertad económica, por el contrario, no reconoce la posibilidad de contener también fallas y excesos.

Suponer que los fallos de la libertad económica serán solucionados con la intervención económica es una creencia para la que no se provee justificación —siendo una especie de premisa oculta que afirma que el intervencionismo económico puede solucionar las fallas de la libertad económica, suponiendo implícitamente que ese intervencionismo carece de fallas.

• De los dos puntos anteriores es sensato concluir que tanto la libertad económica como el intervencionismo económico tienen fallas y errores —es decir, ninguno de ellos puede presuponer que es un sistema perfecto.

Esta es la causa por la que no es posible concluir que las fallas de la libertad económica serán corregidas por el intervencionismo estatal de la economía —porque no siendo tampoco perfecta esa intervención es posible que produzca fallas peores que las que pretende solucionar.

• Adicionalmente la propuesta de intervenir a la economía con acciones estatales que buscan la corrección de fallas liberales presupone que los errores tenidos en un sistema de libertades justifican el retiro de esas libertades.

Es decir, en su fondo la intervención estatal económica supone que las fallas de la libertad se resuelven retirando esa libertad —lo que llevaría al extremo de admitir que un mundo perfecto económico sería uno en el que no existiera libertad de ningún tipo.

• Otra premisa oculta, variante de las anteriores, es la que supone que quienes toman decisiones económicas libres son seres imperfectos que cometerán errores y abusos —lo que es verdadero.

Pero, al mismo tiempo, acepta implícitamente que quienes realizan la intervención económica no cometerán errores ni abusarán —una presunción que es irreal.

• El mecanismo sugerido para corregir los errores y fallas de la libertad económica consiste no tanto en la desaparición absoluta de las libertades sino en un traslado de ellas —retirándolas de las personas civiles para transferirlas a los gobernantes y la burocracia.

Esto es un procedimiento por el que las autoridades gubernamentales concentran poder en ellas, retirándolo de la sociedad —bajo el supuesto de que eso remediará las fallas de la libertad económica. La acumulación de poder económico en el gobierno es una parte central de la construcción de un régimen tiránico.

&&&&&

Lo que he intentado hacer es un examen frío y desapasionado de la propuesta usual que solicita que las fallas de la libertad económica sean remediadas por medio de la intervención estatal en la economía.

La propuesta, aunque tiene una lógica aparente atrayente, no soporta un análisis siquiera brevemente menor.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras