Dictadura económica

La planeación central económica es posible y puede funcionar —será totalmente exitosa si a ella colaboran expertos que diseñen las políticas gubernamentales y sean ellas implantadas por órdenes obligatorias gubernamentales.

Deben seguirse, por supuesto, los consejos de expertos, conocedores infalibles. Verdaderos videntes.

La lista de expertos necesarios para que el intervencionismo económico sea exitoso incluye a gente como : Lydia Clar, Micki Dähne, Allison Dubois, Edgar Cayce, John Edward, Jeane Dixon, Baba Vanga y Silvia Raposo. ¿Quiénes son? Videntes, adivinadores, psíquicos.

La lista está de expertos disponible en línea en «Los 10 videntes más famosos del mundo». Ella incluye, desafortunadamente, a Nostradamus, ya fallecido, pero con quien podría tenerse contacto con un médium.

Hay otra lista que podrá resultar conveniente para reclutar expertos necesarios para la planeación económica. En ella está el Mago Yin, quien señaló que en 2014 podría producirse una guerra en Centroamérica por el petróleo.

Con los expertos adivinadores y psíquicos se remediaría el problema que enfrenta la planeación económica centralizada, el de desconocer la información que esa planeación necesita —sin la que planear es imposible.

La tarea de los psíquicos y videntes será la de entrar en la cabeza de millones de ciudadanos, conocer lo que ellos saben, pasarlo a una base de datos en tiempo real y predecir las acciones de cada uno de esos millones de personas —datos que en su conjunto permitirán dictar políticas económicas que planeen a la economía desde la Oficina Central de Planeación y Videncia Económica.

Los videntes estarán conectados psíquicamente con las personas continuamente para evitar perder información y mantenerla al día, o mejor dicho, al instante.

&&&&&

La anterior con videntes es la forma científica y docta de planear centralmente a la economía, pudiendo existir otra forma, la ignorante e inculta —que es la de planear la economía sin la información necesaria, es decir, de manera improvisada e informal, según lo crea el planeador mayor.

Esos dos son los métodos posibles de usar para planear centralmente a la economía y no son precisamente recomendables —la otra es dejar que la planeación económica sea realizada de manera descentralizada, dejando que cada persona planee su propia economía personal usando sus conocimientos y la información parcial que conoce.

Esta manera de planear de forma descentralizada tiene la ventaja de no requerir que la persona tenga acceso al banco total de información microeconómica, pues le basta conocer solo lo que es de su interés.

Todo lo anterior me sirve para demostrar los dos puntos que deseo resaltar y que son resultado de las dos maneras de planear a la economía —centralmente o de manera descentralizada.

• De manera centralizada, la economía será forzada a cumplir con las prioridades y criterios del gran planeador —y las personas se verán forzadas a adaptarse a prioridades y criterios que no son los propios.

Esta manera de implantar un sistema económico es de arriba hacia abajo y coloca a las personas en una posición en la que no podrán cumplir con sus objetivos y fines. Tendrán ellas que adaptar su vida a los deseos de la oficina central que dicte las políticas económicas.

Los objetivos económicos que se logren, si es que se logran, serán los del planeador, no los de las personas.

• De manera descentralizada, la economía será conducida de manera fragmentada por cada persona —las que actuarán usando medios a su alcance para lograr metas personales, sin garantía de alcanzarlas.

Esta es una manera de implantar un sistema económico horizontal, de coordinación y cooperación entre personas para lograr metas individuales —sin que los conflictos sean inevitables— pero donde se maximiza la probabilidad de alcanzar metas personales, lo que sería imposible en el otro sistema.

Los objetivos económicos que se alcancen serán los de las personas, no los del planeador central —quien no existiría bajo esta modalidad.

&&&&&

¿Cuál sistema, el centralizado o el descentralizado, es mejor para las personas?

La respuesta razonable, me imagino, será la del sistema descentralizado, no autoritario —la del sistema de planeación económica que haga posible, también sin garantía, la posibilidad de lograr metas deseadas por la persona de manera libre.

«[…] claramente tiene sentido intentar reproducir condiciones bajo las que las probabilidades de cualquier individuo, seleccionado aleatoriamente, para alcanzar sus metas tan efectivamente como sea posible, sea muy alta —incluso si no puede predecirse cuales objetivos particulares serán favorecidos y cuales no» Hayek, Friedrich A von. Edited by Chiaki Nishiyama and Kurt R. Leube. The Essence of Hayek. Stanford, Calif.: Hoover Institution Press, Stanford University, ©1984.

Porque la otra posibilidad, la del sistema centralizado de planeación económica, es la de vivir en un régimen en el que las personas tienen la vida que les ordena tener la autoridad mayor, el gobierno.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *