Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cómo Elevar la Prosperidad
Selección de ContraPeso.info
21 octubre 2004
Sección: PROSPERIDAD, Sección: Asuntos
Catalogado en:


De finales del mes pasado, este boletín de prensa del banco Mundial puede leerse casi como una receta de medidas que llevan a la prosperidad. Un sano recordatorio de lo que debe hacer el gobierno mexicano.

Comunicado de prensa 2004/89/S

Reducir los riesgos normativos, los costos y las barreras a la competencia es fundamental para acelerar el crecimiento y reducir la pobreza.

WASHINGTON, 28 de septiembre de 2004 —

Para acelerar el crecimiento y reducir la pobreza es necesario que los gobiernos reduzcan los riesgos normativos, los costos y las barreras a la competencia que enfrentan empresas de todos los tipos, desde los agricultores y microempresarios hasta las empresas de manufactura locales y las sociedades multinacionales, según concluye el Informe sobre el Desarrollo Mundial 2005, que fue presentado hoy.

“Un buen clima para la inversión es vital para el crecimiento y la reducción de la pobreza”, señaló François Bourguignon, Vicepresidente Superior y Economista Principal del Banco Mundial, durante la presentación del informe.

“Un sector privado dinámico crea empleos, ofrece bienes y servicios necesarios para mejorar los estándares de vida y aporta impuestos necesarios para realizar inversiones públicas en salud, educación y otros servicios. Sin embargo, es frecuente que los gobiernos pongan trabas a esas contribuciones creando sin justificación alguna riesgos, costos y barreras a la libre competencia”.

El informe, denominado Un mejor clima de inversión en beneficio de todos, se basa en encuestas realizadas a más de 30.000 empresas en 53 países en desarrollo, la base de datos Doing Business del Banco, estudios de casos y otras investigaciones recientes.

El texto destaca las oportunidades de los gobiernos para mejorar el clima para la inversión a través de la ampliación de alternativas e incentivos para que empresas de todo tipo inviertan en forma productiva, creen empleos y crezcan.

Los riesgos relacionados con el contenido y la aplicación de las políticas públicas constituyen la principal preocupación de las empresas de los países en desarrollo, aunque también persisten otras importantes inquietudes e incertidumbres, entre ellas la inestabilidad macroeconómica, la arbitrariedad en las regulaciones y la debilidad a la hora de proteger los derechos de propiedad.

Tales riesgos empañan las oportunidades y enfrían los incentivos para invertir en forma productiva y crear empleos. En efecto, para casi el 90% de las empresas de Guatemala y más del 70% de las empresas de Bielorrusia y Zambia, la interpretación de las regulaciones es impredecible y más del 80% de las empresas de Bangladesh y del 70% de las empresas de Ecuador y Moldavia no confían en que los tribunales puedan defender sus derechos de propiedad.

Según el informe, sólo el mejoramiento de la previsibilidad de las políticas puede aumentar en más de un 30% la probabilidad de que se produzcan nuevas inversiones. Los costos relacionados con las políticas que deben enfrentar las empresas también pueden ser considerables y minar la rentabilidad de muchas oportunidades de inversión.

El informe del Banco Doing Business in 2005, publicado a principios de este mes, destacó la pesada carga que imponen las regulaciones anticuadas o mal concebidas. Por su parte, el Informe sobre el Desarrollo Mundial 2005 muestra que las regulaciones forman parte de un problema más amplio.

En efecto, el suministro deficiente de energía y otra infraestructura, la delincuencia y la corrupción pueden duplicar los costos de las regulaciones. Junto con una débil capacidad para hacer cumplir los contratos y las excesivas trabas burocráticas, tales costos pueden llegar a representar más del 25% de las ventas, lo que equivale a más de tres veces lo que las empresas suelen pagar en impuestos.

Tan sólo los costos relacionados con las deficiencias en el suministro eléctrico representan más del 10% de las ventas en Eritrea, India y Kenia, mientras que los costos asociados a la delincuencia exceden el 10% de las ventas en Armenia, Azerbaiyán y Perú. Por su parte, los sobornos promedian más del 6% de las ventas en Argelia, Camboya y Nicaragua.

Las barreras a la competencia también son importantes y ponen obstáculos a la hora de ofrecer incentivos para que las empresas innoven y aumenten su productividad, aspectos clave de un crecimiento sostenible.

Los altos riesgos y los costos elevados limitan la competencia, pero los gobiernos también son responsables de estas restricciones cuando imponen barreras normativas para entrar y salir de los mercados y no hacen esfuerzos suficientes para combatir el comportamiento monopólico de las empresas.

Casi el 90% de las empresas de Polonia dijeron sentir fuerte presión de la competencia, el doble que en Georgia. En este sentido, según el informe, una mayor presión de la competencia puede aumentar en más de 50% la probabilidad de introducir procesos innovadores. El nivel y composición de los riesgos, los costos y las barreras a la competencia varían ampliamente no sólo entre los distintos países sino también en su interior.

Esta situación se hace evidente entre estados y provincias de Brasil, China e India, pero también entre las regiones de países más pequeños. En este sentido, los gobiernos nacionales y subnacionales tienen una importante función que cumplir en cuanto a mejorar el clima para la inversión.

Un clima que no estimula adecuadamente la inversión también afecta a las pequeñas empresas y más aún a aquellas que existen en la economía informal. El informe descubrió que estas empresas enfrentan mayores dificultades para acceder a servicios públicos y de financiamiento, se muestran menos confiadas en los tribunales de justicia y consideran impredecible la interpretación de las regulaciones. Las limitaciones que implican costos fijos, como la necesidad de generar energía propia, también imponen una carga desproporcionada a las empresas más pequeñas.

El progreso exige más que simples cambios en las políticas formales

“Más del 90% de las empresas señalan la existencia de importantes discordancias entre las políticas y la práctica; en muchos países en desarrollo, más de la mitad de la producción se genera en la economía informal. Los gobiernos deben reducir estas brechas y hacerse cargo de los problemas más profundos que producen el fracaso de las políticas, los que puedan socavar el clima para la inversión”, comentó Warrick Smith, autor principal del informe.

Si bien muchos modos de mejorar el clima para la inversión requieren de cambios en las leyes y políticas, el informe destaca cuatro desafíos más profundos que los gobiernos deben abordar para lograrlo:

•Detener la corrupción y otras formas de captación de rentas. La mayoría de las empresas en los países en desarrollo declaran haber tenido que pagar sobornos a la hora de tratar con funcionarios públicos y para muchas, el peor obstáculo es la corrupción. Las políticas y su aplicación también se ven distorsionadas por la influencia desproporcionada de aquellas empresas vinculadas al ámbito político.

• Obtener credibilidad para las políticas públicas. La aprobación de nuevas leyes tiene poco efecto si las empresas no creen en su efectiva aplicación o mantenimiento.

• Fomentar el apoyo de la opinión pública para llevar a cabo mejoras normativas. Sin apoyo público para crear una sociedad más productiva, el proceso de reformas se retrasa y su sostenibilidad se pone en riesgo.

• Asegurar que las medidas normativas se adapten a las condiciones locales. Cuando los enfoques de un país se trasladan a otro sin análisis crítico alguno, los resultados pueden ser inadecuados o incluso nocivos.

Concentrarse en los aspectos básicos

Los gobiernos deberían concentrarse en mejorar las condiciones básicas que sustentan un buen clima para la inversión a fin de beneficiar a todas las empresas y actividades de la economía. El informe analiza lecciones de experiencias en cuatro áreas clave:

• Estabilidad y seguridad. La seguridad de los derechos de propiedad es fundamental para un buen clima de inversiones. En Polonia, Rumania, Rusia, Eslovaquia y Ucrania, cuando las empresas sintieron seguros sus derechos, reinvirtieron entre 14% y 40% más de las ganancias respecto de aquellas que no tenían la misma confianza. Esta seguridad se puede mejorar verificando los derechos de propiedad sobre la tierra y otros activos, perfeccionando el cumplimiento de los contratos, reduciendo la tasa de criminalidad y limitando las expropiaciones por parte del Estado.

• Regulación e impuestos. La regulación y los impuestos representan aportes importantes para un buen clima para la inversión y otros objetivos sociales. Sin embargo, con bastante frecuencia se aplican enfoques que crean riesgos innecesarios, costos y barreras para la competencia que resultan en una expansión de la economía informal. Las reformas adecuadas incluyen aquellas que simplifican los procedimientos reglamentarios, como en el caso de Uganda y Vietnam, mejoran la administración tributaria, como en Kenia y Perú y modernizan la gestión aduanera, como en Marruecos y Ghana.

• Financiamiento e infraestructura. Estos dos aspectos son aportes clave para la mayoría de las actividades de inversión. Los gobiernos obtienen mejores resultados cuando mejoran el clima para la inversión para los proveedores de estos servicios, en vez de involucrarse ellos mismos en su prestación.

• Trabajadores y mercados laborales. Un buen clima para la inversión sirve para conectar a las personas con empleos dignos. Los gobiernos deben fomentar la existencia de una fuerza laboral capacitada y asegurar que las intervenciones en el mercado laboral beneficien a todos los trabajadores (incluidos los subempleados y aquellos que se desempeñan en la economía informal). También deben colaborar para que los trabajadores puedan encarar positivamente los cambios asociados con una economía más dinámica.

El informe advierte contra el riesgo de pasar por alto estas bases fundamentales y centrar la acción en empresas o actividades particulares y otorgarles privilegios normativos especiales. “Los gobiernos han estado experimentando con intervenciones selectivas por siglos, pero la experiencia internacional señala que no existen estrategias seguras y, en muchos casos, estas intervenciones han terminado en fracasos espectaculares”, señaló Michael Klein, Vicepresidente de Desarrollo del Sector Privado del Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional y Economista Principal de la CFI.

El informe analiza experiencias que cubren una amplia gama de enfoques y ofrece pautas sobre modos de reducir los riesgos inherentes a dichas estrategias.

La clave es la persistencia, no la perfección

Citando el éxito logrado por países como China, India y Uganda, el informe señala que no es necesario hacer todo al mismo tiempo; es posible obtener avances importantes abordando las principales limitaciones que enfrentan las empresas y manteniendo un proceso de mejoras constantes.

Con el mejoramiento de los derechos de propiedad, China dio inicio a un proceso que sacó de la pobreza a 400 millones de personas, donde tras las reformas iniciales se dio paso a una secuencia de mejoras constantes que cubrían la mayoría de los aspectos relacionados con el clima para la inversión.

Debido a que las principales limitaciones que enfrentan las empresas pueden variar considerablemente dependiendo del país, o incluso de la región, es necesario evaluar las prioridades en cada uno de los casos. A fin de mantener el impulso de las reformas, países tan diversos como Senegal, Turquía y Vietnam han creado instituciones especiales destinadas a involucrar a los interesados y analizar las posibles limitaciones. Según el informe, la comunicación pública efectiva también cumple una función esencial en la sostenibilidad del progreso.

La comunidad internacional debería hacer más para ayudar

El crecimiento y la reducción de la pobreza que se producen en un país gracias a las mejoras en el clima para la inversión pueden hacer que el impacto de los flujos de ayuda internacional parezca pequeño. El informe pide a la comunidad internacional revitalizar su gestión para ayudar a los países en desarrollo a mejorar su clima para la inversión a través de:

• La eliminación de las limitaciones al comercio, los subsidios y otras distorsiones del mercado aplicadas por los países desarrollados que perjudican el clima para la inversión de los países en desarrollo. Los beneficios que se derivarían de este proceso representan más de cuatro veces el valor de la ayuda que reciben los países en desarrollo con el objetivo de mejorar su clima para la inversión.

• La entrega de más y mejor ayuda a fin de asistir a los gobiernos a mejorar su clima para la inversión. La asistencia técnica para el diseño y la implementación de mejoras normativas puede ser un factor de especial importancia, aunque actualmente se destinan menos recursos a ese fin que el apoyo que reciben las transacciones y empresas particulares.

• La ayuda para abordar el enorme programa para ampliar los conocimientos sobre temas relacionados con el clima para la inversión a fin de orientar mejor a las autoridades responsables sobre el diseño y la aplicación de mejoras en las políticas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras