Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Izquierdas Que Dividen
Eduardo García Gaspar
6 julio 2004
Sección: Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Me parece razonable afirmar que una de las estrategias de la izquierda ha sido la de acudir a la existencia supuesta de complots de derecha para justificarse.

Se afirma la existencia de grupos de derecha radical que maquinan e intrigan en contra de la izquierda. Si hay grupos que intrigan, me parece más razonable decir que los hay de ambos lados y no de uno nada más.

Esto viene a cuento por una razón, el empleo de esa estrategia por parte del jefe de gobierno del DF y de algunos comentaristas, para explicar una enorme marcha de protesta en contra de la inseguridad y la criminalidad. Esta reacción me parece miope.

Usar el argumento del complot y la intriga es parte del bagaje mental de izquierda. Nada nuevo en esto.

Extraño hubiera sido que no acudiera él y algunos otros a esa excusa de tanta tradición. Sin embargo, relacionada con esa acusación de intrigas ocultas, hay algo que es verdaderamente preocupante y que es un anzuelo mordido por varios que acuden a otra estrategia de la izquierda, tal vez involuntariamente en algunos casos.

Es un dogma marxiano el creer en la lucha de clases, lo que prácticamente se traduce en entender a la sociedad como dividida en dos bandos, los ricos y los pobres en lucha que no tiene remedio.

La lucha de clases, sin duda, deja huellas aún en personas que no la conocen o no la sostienen. Ellos entienden a la sociedad como algo que está dividido, fragmentado en sus más profundas raíces.

Por eso sólo ven a los ricos y a los pobres, a los millonarios y a los explotados… como en las caricaturas de buenos y malos, de héroes y villanos. Si trasladamos ese marco mental a la protesta del domingo 27 de junio sucede lo obvio.

Algunas personas la entendieron como la protesta de los millonarios, explotadores, que defienden sus intereses gracias a la ayuda de medios privados que son también parte de la odiada clase burguesa.

Escuché un comentario de este tipo que es muy representativo de lo que digo. Dijo la persona que quienes protestan al fin conocerán el zócalo de la capital, pues ellos sólo conocen Nueva York, París y otras partes del mundo.

Mi punto en esta segunda opinión es sencillo. La protesta ha servido, en parte, para sacar a la superficie los terribles efectos de una idea venenosa, la de la lucha de clases.

Quien así entiende a la sociedad está equivocado de cabo a rabo, pero lo que importa es la terrible secuela que produce, el odio entre las personas. En pocas palabras, quienes así se expresan son colaboradores directos en el fomento del rencor y el resentimiento en las personas. Lo hacen, quizá sin querer, pero eso no aminora los efectos.

Quien no tiene gran educación, gracias a la lucha de clases, va a entender que todo lo malo que suceda no es culpa propia, sino de otros, de los explotadores, de los privilegiados, de los que ocultos maquinan complots oscuros. Y consecuentemente, de esa forma de ver, no puede salir otra cosa que odio y división de la sociedad. La cosa es seria.

Tan seria que quien lea esto que escribo y crea en el dogma de la lucha de clases, lo entenderá como parte del complot burgués, como parte de la manipulación mediática (como les encanta decir). Seré yo uno representante de esos explotadores y un vendido a las más viles causas.

Es lo de menos, pero muestra la forma de razonar, la que insisto es de efectos desastrosos, pues predica la enemistad. El encono y la antipatía… que es justamente lo contrario de lo que una sociedad necesita.

Por definición, una sociedad florece en la medida en la que existe colaboración y confianza mutua entre quienes la forman y quien destruye esa confianza mina la base misma de la prosperidad. Interpretar la marcha bajo connotaciones de lucha de clases, por tanto, es una buena colaboración a la miseria y a la pobreza.

Peor aún, sostener esa noción de lucha de clases coloca un serio obstáculo en el combate contra el crimen. Si yo fuera un criminal, estaría feliz de que alguien hablara de que la protesta fue sólo una manifestación burguesa, de las clases pudientes y los explotadores, porque pensar así me permitiría seguir cometiendo delitos incluso con una justificación moral y la entusiasta aprobación de esos ingenuos.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras