Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Otro Nudo Por Deshacer
Eduardo García Gaspar
16 junio 2008
Sección: Sección: Una Segunda Opinión, SOCIALISMO
Catalogado en:


No es una situación nueva. Representantes de una industria se reúnen y solicitan apoyo al gobierno. En este caso concreto, gente de las líneas aéreas mexicanas pidió al gobierno que hagan algo para sobrevivir en estos tiempos de altos precios de combustibles. Cosas similares han hecho otras industrias, argumentando la defensa de la soberanía y cosas similares.

La situación general en estos casos aconseja un principio sencillo de entender: ninguna industria debe sobrevivir de manera artificial mediante ayudas gubernamentales. Eso daña al país. Todas las industrias deben ser tratadas por igual, sin favores ni ayudas, incluyendo al campo que es otro medio de producción. Pero la solicitud de las líneas aéreas mexicanas tiene otra faceta que la hace interesante.

En una de las notas que reportaron esa reunión, se dijo que los representantes de las aerolíneas no están pidiendo que se les den subsidios, sino que se corrijan distorsiones. Por ejemplo, la gasolina y el diesel están subsidiados por la autoridad, pero no la turbosina, lo que altera condiciones de competencia entre transportistas. Es un buen punto.

Hubo quejas sobre los servicios de los aeropuertos, que en México, se dijo, son muy caros. También, se habló de un cargo extra que hace el monopolio estatal petrolero en México por cada galón de combustible. Se pidió poder importar turbosina en aeropuertos cercanos a fronteras y otras cosas que en general muestran un común denominador: son correcciones de distorsiones creadas por la intervención gubernamental.

Dije que la situación no es nueva. Es de hecho la misma historia repetida por décadas y que tiene su origen en la mentalidad proteccionista que inició en los años 40: el gobierno interviene en la economía con la idea de proteger a las empresas nacionales. No suena mal, excepto por el hecho de que crea un hábito sectorial, el de ir con el gobierno a pedir favores y más favores.

Al final el gobierno ha creado un nudo complejo de favores que todo distorsiona y que resulta muy difícil de deshacer. Por ejemplo, se subsidia al diesel y eso crea una ventaja artificial para transporte terrestre, la que coloca en una posición mala a las líneas aéreas que no tienen subsidio en su combustible. La disyuntiva al final de cuentas es una muy clara de definir.

Es la vieja decisión entre el tipo de economía que se quiere tener. Una es la que hace tiempo era llamada de mando central y que es ésa en la que el gobierno da las órdenes que los demás obedecen para producir y consumir. La otra es la que ha sido calificada de libre mercado y en la que esas decisiones de producción y consumo las toman las personas, con el gobierno cuidando que se respeten las leyes y nada más.

Entre esos dos extremos hay una infinidad de posiciones. La de México estuvo claramente del lado del mando central y se ha movido hacia el otro extremo, pero aún no llega a cruzar el punto medio. Una prueba: ese manipular de precios de combustibles. En una economía abierta, el precio sería dejado libre.

Otra prueba mayor, la constitución dice que,

“Corresponde al Estado la rectoría del desarrollo nacional… El Estado planeará, conducirá, coordinará y orientará la actividad económica nacional… El sector público tendrá a su cargo, de manera exclusiva, las áreas estratégicas… correos, telégrafos y radiotelegrafía; petróleo y los demás hidrocarburos; petroquímica básica; minerales radiactivos y generación de energía nuclear; electricidad…”

Leer sobre lo sucedido en la reunión de directivos de las líneas aéreas tiene mucho más de fondo de lo que podría pensarse. Sí, es otra más de esas reuniones en las que representantes de una industria se unen para en conjunto pedir algo al gobierno. Son décadas de hacer lo mismo en este país. Pero hay algo más. Es muy notorio ya que la petición hecha comienza a ser la de no más intervención gubernamental, sino menos.

El camino que falta para hacer de este país uno de economía libre es aún largo. Los nudos de favores y privilegios gubernamentales son muy embrollados y harto difíciles de erradicar, como sucede con Pemex ahora. Pero el camino debe seguir para deshacer todos esos nudos que produjeron las políticas económicas equivocadas.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras