Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Prudencia y Gobernantes
Selección de ContraPeso.info
1 febrero 2009
Sección: GOBERNANTES, Sección: AmaYi
Catalogado en: ,


Sin duda hablar de la prudencia tiene dos cualidades. Una es la complejidad de su definición. La otra es que cualquiera que esa definición sea, existe siempre una conexión espontánea entre la prudencia y la política. Vista sencillamente como la capacidad de prever las consecuencias futuras de las acciones presentes, y hacer esto de manera sabia, no sorprende que la prudencia sea ligada rápidamente a los gobernantes.

Piénsese, por ejemplo, en la noción de los efectos no intencionales de las medidas gubernamentales; las acciones de gobiernos que buscando algún loable objetivo terminan por producir un daño mayor. El tema ha sido explorado en cartas anteriores de AmaYi®, al examinar ideas de Mandeville, Spencer y Landsburg. La prudencia, en estos casos, surge como una solución razonable: evitar en todo lo posible esos efectos indeseables provocados por medidas imprudentes.

La idea presentada en esta carta fue encontrada en el capítulo dedicado a Aristóteles, escrito por Carnes Lord, que está en Strauss, Leo, Cropsey, Joseph (1987). HISTORY OF POLITICAL PHILOSOPHY. Chicago. University of Chicago Press. 0226777081, pp. 130-131. La obra de Strauss y Cropsey, por cierto, ha sido considerada como superior al texto más usado de Sabine, George Holland (1982). HISTORIA DE LA TEORÍA POLÍTICA. México. Fondo de Cultura Económica. 9681602870, por tener un enfoque que está más dirigido a las ideas de cada uno de los autores (véase el comentario sobre Strauss al final del libro).

El hecho de que Aristóteles trate el tema es un indicativo de la importancia que tiene y que ContraPeso.info ha reconocido.

En la sección Prudence, Statemanship, and Political Science del capítulo dedicado a Aristóteles, Lord examina a la prudencia dentro del pensamiento de filósofo, contenida esencialmente en la Ética a Nicómaco. Se habla allí de la prudencia, es decir, de la sabiduría práctica.

Ella es para el griego la virtud propia de la deliberación, parte del raciocinio que elige calculando y seleccionando. Y tiene rasgos que la caracterizan.

Por un lado, es una virtud intelectual. Pero también es una parte o aspecto de la acción moral, la que no podría existir sin virtud moral. Se tienen por tanto, elementos que ayudan a entenderla.

Ella está sin duda relacionada con la virtud al mismo tiempo que combina elementos de deliberación, raciocinio y decisión.

Un tanto simplificada, la prudencia puede entenderse como una virtud a ser usada en el momento de tomar decisiones, para mejorarlas. La prudencia supone elementos: pensar, calcular, analizar, deliberar. No estaría lejos de ser un hábito muy deseable.

Más aún, la prudencia, continúa Lord, no debe ser confundida con otras cosas, como el ingenio, la agudeza, la astucia , la perspicacia, o la habilidad.

La prudencia no está destinada a ser un instrumento en busca del bien propio como tal, sino para disponer de los medios apropiados que son necesarios para alcanzar los fines que la virtud moral indica.

La aseveración introduce otro elemento, el moral y por eso, una evaluación inevitable de lo bueno y de lo malo, algo a lo que se oponen a las visiones actuales que exaltan la tolerancia absoluta de todas las ideas independientemente de sus méritos morales.

La prudencia, por eso, contiene un elemento esencial moral. No es la astucia que por medio de engaños, falsedades y apariencias ayuda a lograr objetivos personales.

Lo anterior implica, según el autor, que la prudencia tiene una combinación especial de elementos. Se ocupa de las virtudes morales, sí, pero no de la universalidad de las virtudes, sino de las circunstancias específicas en las que las virtudes son llevadas a la práctica.

El punto es esencial para comprender a la prudencia: ella reúne los detalles y situaciones particulares de una circunstancia concreta en la que son aplicados principios universales. No es un asunto teórico que estudia esos principios inmutables, sino uno pragmático que aplica esos principios a una situación específica y única.

Lo que a su vez implica otra conclusión, según Lord en su comentario sobre Aristóteles: la prudencia es una cualidad que depende de la experiencia, razón por la que el griego hace notar que las personas jóvenes pueden ser muy hábiles en diversas materias, pero que por falta de experiencia en la vida no tienen una prudencia desarrollada.

Es otro punto esencial, muy similar al que hace Santo Tomás, señalando que la prudencia es una obra que toma toda la vida. La exclusión de los jóvenes de la prudencia no es gratuita, sino lógica: hace falta haber vivido diferentes circunstancias y situaciones para entender las complicaciones de las consecuencias que una decisión puede tener.

Ya en el terreno político la prudencia resulta muy ligada con la experiencia en ese campo y es en realidad una forma aolicada de prudencia. En la política, la prudencia del gobernante es de varios tipos. Una es la prudencia legislativa. Otra es la de los asuntos de día a día, llena de circunstancias particulares y que a su vez se divide en deliberativa y judicial.

Es posible por tanto, según el autor, ver que Aristóteles dice que el gobernante combina en su función virtud moral con inteligencia práctica, experiencia y conocimiento del lugar que gobierna.

En la aplicación de la prudencia a los campos de la política, es natural que se repita la esencia de la prudencia, esa combinación de elementos y que tiene un fuerte contenido moral aunado a la experiencia y el conocimiento.

La unión de elementos, sin duda, es necesaria para un buen gobierno, uno que toma decisiones prudentes, definidas como deliberadas, que anticipan consecuencias.

Y esas decisiones prudentes son de diversos tipos. Una es la prudencia de las leyes, lo que evoca la importancia que los legisladores tienen al decretar disposiciones sabias, sin efectos indeseables. Otra es la prudencia de los casos concretos, la de los asuntos cotidianos, realizada por jueces y gobernantes.

Hay aquí un sabor a Bastiat y su noción de lo que se ve y lo que no se ve. El prudente es quien es capaz de ver lo que no es fácilmente visible al resto y que lo puede hacer combinando conocimiento, experiencia y moral.

A lo anterior se añade que hay dos tipos de actores en el conocimiento de las cuestiones políticas. Sus practicantes, dice Aristóteles, no hablan ni escriben de estas cuestiones y tampoco capacitan a otros en ellas. Su éxito parece deberse más a su capacidad natural y experiencia que a conocimiento. Los otros actores, los sofistas, en su mayor parte no suelen considerar estas cuestiones.

Es decir, hay un descuido de este campo y su estudio. Los estudiosos del tema lo hacen de lado y los gobernantes también, confiando en sus habilidades e instintos, pero no en sus conocimientos. A lo que podría quizá añadirse el abandono de las cuestiones morales.

La colección completa de resúmenes de AmaYi en tres partes, puede encontrarse aquí:

Ideas Económicas

Ideas Políticas

Ideas Culturales

La sección AmaYi de ContraPeso.info fue fundada en septiembre de 1995 y desde entonces publica un resumen mensual de grandes ideas encontradas en diferentes publicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras