Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Aprobar Inversión Extranjera
Leonardo Girondella Mora
18 enero 2017
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Las inversiones extranjeras fue el tema de la conversación que resumo en lo que sigue, en sus partes centrales.

— Creo que las inversiones extranjeras deberían pasar por un proceso de aprobación previa por parte de los gobiernos y tratarse de acuerdo a la nacionalidad de esas empresas. Esto sería lo más apropiado y bueno para el país.

— ¿Podría usted ampliar lo que acaba de decir? —pregunté.

— Pues que las empresas extranjeras que se establezcan en el país deben recibir cada una de ellas una aprobación oficial dependiendo del tipo de inversión que quieran hacer y del país del que vengan.

— ¿Un permiso dependiendo de su nacionalidad?

— Pues eso dije, algunos países podrán ser aprobados y otros no, dependiendo de su relación con el nuestro.

— Entonces un mismo proyecto de inversión de una empresa de cierto país podría ser rechazado mientras que otro igual de otro país pudiera ser aprobado. ¿Eso dice usted? —pregunté.

— Sí, eso es lo que pienso que sería mejor.

— Una empresa multinacional tiene accionistas de muchas partes del mundo, sería difícil determinar su nacionalidad exacta. Podía tener su base en Canadá, pero tener accionistas europeos. Sería complicado.

— Bueno, podría ser considerado solo el lugar de su oficina central.

— Eso no representaría la nacionalidad exacta de la empresa. Pero, además, usted dice que los proyectos de inversión tendrían que ser aprobados por el gobierno.

— Sí, como proyectos para saber si son productivos o no, o si serán exitosos o no. No nos conviene aceptar inversiones que fracasarán.

— ¿Sabrá más el gobierno de un proyecto que quien pone el dinero para realizarlo? —pregunté.

— Se trata de que el gobierno lo estudie y vea que cumpla con las leyes del país y si no cumple con ellas no se aprueba.

— ¿No se hace eso mismo con los proyectos nacionales de inversión? Me refiero a que todos tienen que respetar la ley, sean nacionales o internacionales. No podrían ser tratados de maneras desiguales —comenté.

— Pues se trata de que la inversión extranjera sea benéfica para el país y por eso debe estudiarse antes.

— ¿Igual o diferente a lo que se hace con la inversión nacional? —pregunté.

— Pues, yo creo que debe cumplirse con las leyes del país, ¿o no?

— Usted dijo que deben aprobarse los proyectos de inversión extranjera para asegurarse de que cumplan con las leyes nacionales y eso es lo mismo que se espera que hagan las inversiones nacionales sin que en medio de todo haya un permiso especial —comenté.

— Sí, pero tienen que cumplir con esas leyes y si no cumplen con ellas no se autoriza el proyecto y se rechaza la inversión extranjera.

— ¿No sucede lo mismo con la inversión nacional? También tienen que cumplir con las mismas leyes.

— Pero pueden querer burlarlas y no cumplir con ellas.

— Es cierto, pero lo mismo puede suceder con las inversiones nacionales que quieran saltarse a la ley. Eso no es exclusivo de la inversión extrajera —dije.

— Sí, pero es que son extranjeros y tienen sus propios intereses que pueden ser ocultos.

— ¿Y no tienen sus propios intereses las inversiones nacionales, incluso ocultos como usted dice? —pregunté.

— Bueno, pues sí, pero son extranjeros y tienen que ser examinados por los gobiernos.

— ¿No hay algo de xenofobia en eso que acaba de decir? La inversión es inversión, sin importar de dónde venga —comenté.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras

También en Twitter

ContraPeso.info tiene ahora su versión en Twitter @GinLogic. Síganos por la defensa de la libertad, la razón y la verdad.