Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Libertad Económica
Leonardo Girondella Mora
15 junio 2017
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Sin libertad económica no pueden tenerse el resto de las libertades —cuando alguien no tiene libertad para poseer propiedades es imposible que tenga libertades políticas, ni culturales.

En su fondo, es un asunto de autonomía personal: cuando pueden tenerse propiedades, producto del trabajo, es cuando puede también serse libre para escoger gobiernos, o acudir al templo que se quiera.

La libertad económica, para el liberal, es una condición real que permite al resto de las libertades —una libertad económica que se ejerza por la persona para valerse por sí misma y lograr autonomía.

Es curioso que los socialistas modernos piensen de la misma manera —también creen que la posesión de bienes es necesaria para vivir mejor. Ambos coinciden en dar importancia a la posesión de bienes.

Pero son las diferencias las que iluminan más el asunto.

El socialista de estos tiempos, invariablemente partidario del estado de bienestar, quiere que las personas posean recursos para que vivan mejor. Esto es cierto. El socialista, sin embargo, quiere que las personas lleguen a poseer esos bienes por medios que son totalmente distintos a los que prefiere el liberal.

En un sistema de estado de bienestar, la libertad económica es entendida como una liberación de responsabilidades personales —como se ha escrito recientemente en México:

«[…] establecer un Estado de Bienestar, igualitario y fraterno, para garantizar que los pobres, los débiles y los olvidados encuentren protección ante las incertidumbres económicas […] donde todos podamos vivir sin angustias ni temores […] desde la cuna hasta la tumba […]».

En un sistema liberal, la libertad económica es lo opuesto: la aceptación de responsabilidades del bienestar personal —no el quitárselas de encima, que es lo que se propone el socialista.

&&&&&

Lo que quiero resultar en esta columna es la doble manera en la que se entiende la libertad económica por parte de un socialista o de un liberal.

Los dos interpretan a la libertad económica de formas distintas y opuestas.

• Para el socialista, el gobierno es un instrumento que retira las responsabilidades económicas de la persona —y a quien cuida de los avatares económicos desde que nace hasta que muere. Un sistema por el que se exime a la persona de cargas y deberes personales, los que pasan a ser una obligación gubernamental.

• Para el liberal, el gobierno es un instrumento que establece y hace respetar las reglas del juego, dentro de las que las personas son las responsables de su bienestar y en ellas están las tareas que les lleven a mejorar su propio destino.

La diferencia es grande y radica en la asignación de responsabilidades. El socialista retira las responsabilidades de la persona y las asigna al gobierno —mientras que el liberal cree que las responsabilidades permanecen en la persona y el gobierno solamente debe crear condiciones favorables para que las satisfaga.

El punto, por consiguiente, es el de cuál de esas dos interpretaciones respalda de mejor manera a la libertad integral.

Dentro de un sistema socialista, de estado de bienestar, la persona pierde su autonomía volviéndose dependiente de las acciones gubernamentales —las que le proveen con los recursos que necesita para resolver sus necesidades.

Bajo esas condiciones, no existe realmente autonomía, sino dependencia personal y, por tanto, no existirá el resto de las libertades. ¿Cómo poder tener libertades políticas cuando se depende de actos de gobierno para vivir?

Interpretar a la libertad económica como una anulación de responsabilidades que protege a la persona de angustias y temores de la vida es igual a creer que la persona encontrará la felicidad haciéndose sumisa ante el gobierno —dejando de ser libre.

La libertad completa necesita la otra cara de la moneda, que es la responsabilidad personal. Si se retiran las responsabilidades, se anula a la libertad —igual que al niño al que sus padres le hacen las tareas escolares: lo hacen dependiente y caprichoso, que es exactamente lo que produce el estado de bienestar.

Addendum

Queda un punto pendiente. Si el gobierno quiere liberar a la persona de los problemas económicos y de las angustias y temores de la vida, tendrá que examinarse cómo se liberará el gobierno de esas mismas posibilidades.

Solamente en un mundo ideal y sin defectos es posible prometer protección en contra de lo que es parte integral de la vida.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras