Autos autónomos y números

,

Prohiben autos autónomos después de un accidente en Arizona. Más o menos, esa fue una noticia del día hace varios días.

Un domingo, un automóvil autónomo, operado por Uber, atropelló y mató a una persona en una calle de Temple. En el automóvil iba un conductor humano como reserva.

El suceso ocasionó la suspensión, ordenada por Uber, de las pruebas, en esa y otras ciudades, de EEUU de tales autos.

La reacción gubernamental fue la natural en estos casos. Por ejemplo, el gobernador de Arizona suspendió la prueba de Uber en su estado. Otro gobernante dijo:

«Este trágico accidente hace claro que la tecnología de vehículos autónomos tiene un largo trecho que andar antes de que sea realmente segura para pasajeros,  peatones y conductores que comparten los caminos de América». Richard Blumenthal, senador demócrata of Connecticut

El tema bien vale una segunda opinión por una razón obvia, la irracionalidad potencial que contienen las decisiones de suspensión de esas pruebas. Explico eso paso por paso.

1. No existe medio de transporte que sea realmente seguro. Todos tienen riesgos y producirán accidentes, algunos fatales. Lo siento, pero así esta construido nuestro mundo.

2. Todo lo que puede intentarse es hacerlos razonablemente seguros, pero incluso eso tiene sus sutilezas, como los efectos no intencionales de los aditamentos de seguridad en los autos.

3. Es posible tener una buena idea de la seguridad relativa de cada medio de transporte. Por ejemplo, en el caso de los automóviles autónomos es posible hacer la siguiente comparación.

A. Información de accidentes fatales usando automóviles tradicionales, creando un índice de, por ejemplo, número de accidentes fatales por cada cien mil kilómetros conducidos.

B. La misma información de número de accidentes fatales por cada cien mil kilómetros conducidos para los autónomos.

Comparando A con B podría concluirse quizá que los autónomos son más seguros que los tradicionales, en cuyo caso la prohibición de sus pruebas no tendría sentido. O, podría ser que sean igualmente peligrosos, o tal vez, más. Hasta no saberlo ninguna decisión estaría justificada.

4. La conducta de Uber, de suspender sus pruebas, tiene sentido si la empresa trata de evitar demandas legales cuantiosas y muy productivas para el quejoso; incluso aunque no sean razonables. Este es el costo de un sistema de justicia que favorece demandas punitivas irracionales.

5. La conducta de los gobernantes de suspender las pruebas tiene también sentido. El de aparecer como estar haciendo algo, ese activismo gubernamental, que conduce a más y más regulaciones que encarecen productos y su desarrollo.

En fin, sabiendo que nuestro mundo no permite ninguna actividad que sea totalmente segura y sin riesgos, todo lo que podemos hacer es intentar minimizarlos razonablemente y con costos bajos. Vaya, se trata de ser inteligente.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *