Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Secuestrados Pero Sanos
Eduardo García Gaspar
13 junio 2002
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Las diferentes regulaciones para la promoción del tabaco en México presentan una de esas paradojas que son tentaciones irresistibles para una segunda opinión. Usted sabe, se puede resistir todo menos las buenas tentaciones.

Las autoridades de la salud del gobierno federal, preocupadas por el uso del tabaco, tienen la intención de regulaciones que persiguen limitar drásticamente los esfuerzos de comercialización de la industria tabacalera.

No más publicidad, no más muestras gratis e incluso la posibilidad de que los cigarros ya no se vendan en farmacias.

En otras palabras, los chicos del gobierno quieren proteger a la población del uso de ese producto, pero al mismo tiempo nos dejan a todos los ciudadanos a merced de otros riesgos, como los de robos, secuestros, asesinatos, narcotráfico y una total inseguridad ciudadana.

Vamos entonces a poder morir sin ser adictos al tabaco y no soportar la consecuencias de una bala perdida de algún criminal. Y, si nos secuestran, entonces tampoco podremos calmar los nervios con un cigarro.

Seremos secuestrados muy sanos. Seremos robados saludables. Pero el punto tiene mucho más que esa paradoja generada por autoridades que invierten las prioridades.

Tiene, por principio de cuentas, usted un peligroso síntoma gubernamental, el de la autoridad preocupada por el individuo al que intenta sustituir en sus decisiones personales.

Lo intenta ahora proteger del cigarro y con eso abre una puerta que puede no cerrarse ya, para incluir otras protecciones adicionales. Una de ella es la del uso del cinturón de seguridad, obligatorio ya en muchas partes. Lo que digo es que esas decisiones son individuales y su responsabilidad es personal.

No es de manera alguna saludable que unos burócratas quieran entrar a dominar las decisiones individuales. Si usted es un burócrata y de verdad quiere de verdad proteger a los tontos ciudadanos de su país, desde luego allí está el cigarro para ser prohibido y limitado y también lo del cinturón de seguridad, pero le voy a dar más ideas para ser puestas en práctica de inmediato.

Deben con urgencia emitirse regulaciones que hagan que la televisión termine sus transmisiones a las diez y media de la noche para evitar los trastornos de las desveladas; todos debemos acostarnos temprano.

La Lotería Nacional debe cerrar para evitar que los idiotas ciudadanos dediquemos parte de nuestros ingresos a la tonta esperanza de sacar un premio improbable en extremo.

Lo mismo, la policía debe hacer obligatorio el uso de chamarras cuando la temperatura baja de 15 grados y no cualquier chamarra, sino una previamente aceptada por la autoridad. Los restaurantes deberán quitar de sus mesas los saleros, pues la sal en exceso es mala y produce enfermedades.

Los chiles enlatados y de todo género deben ser limitados en su consumo para evitar enfermedades gástricas. Todo género de excesos serán prohibidos, como la limitación de doscientos gramos de pizza por ciudadano a la semana y no menos de ocho horas de sueño al día.

Es más, para de verdad cuidar nuestra salud, la autoridad debe ir más allá de eso de prohibir la promoción del cigarro. Hay otras cosas de verdad dañinas para la población y que la autoridad debería interesarse en hacer. Por ejemplo, forzar a los partidos políticos a negociar en las cámaras de representación ciudadana.

Más daño causa esa situación en el país que el cigarro. Otra buena idea sería impedir la publicación de libros tontos, que dañan nuestra salud mental y desperdician nuestro tiempo… aunque habría que ponernos de acuerdo en cuáles son esos.

Créame, nada peor existe que un gobierno con vocación de hacer felices a sus ciudadanos, pues ellos terminan viviendo en un infierno.

Un gobierno no debe ir más allá de hacer que su sociedad viva en paz y tranquilidad, castigando los crímenes y violaciones de leyes destinadas a defender la vida y nuestras posesiones.

Cuando se rebasa ese límite, la autoridad descuida su real propósito y se presenta lo que está sucediendo en estos momentos en México.

Somos víctimas de secuestros, asesinatos, robos y una sociedad en la que la inseguridad es rampante. Y, al mismo tiempo, la autoridad nos quiere cuidar evitando la comercialización del cigarro. ¡Uy! Vamos a ser los secuestrados, robados y asesinados más sanos del mundo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras