Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Más Allá de las Pérdidas
Eduardo García Gaspar
21 julio 2003
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Una vez tranquilizadas las aguas electorales es posible tener una mejor visión de lo acontecido a partir del 6 de julio.

Las segundas opiniones siempre se tienen cuando los ánimos se han apaciguado.

Me parece que las elecciones pasadas han sido primordialmente vistas como un estado de pérdidas y ganancias, con el PAN como gran perdedor en una visión global.

La verdad es que hay bastante más que eso. Lo que me gustaría compartir con usted es una serie de lecciones aprendidas en las elecciones pasadas y sobre ellas proponer algunas acciones que corrijan lo erróneo en ellas.

Por mucho, la primera de las lecciones tiene que ver con el marketing político, cuyas acciones fueron de lo menos efectivo que podamos pensar. La promoción del voto no funcionó, pero tampoco las acciones de los candidatos fueron eficientes.

Y ya que por presupuesto no pararon, la conclusión es clara, se hizo muy mala mercadotecnia política. La solución a eso es, por definición, tener mejor gente de marketing, con mayor énfasis en las estrategias y mayor capacidad de creación.

Eso incluye a los partidos, pero también el IFE y a la presidencia, quienes deben aprender que la abundancia de presupuesto tiende a entorpecer a la mente.

Otra de las lecciones, mencionada aquí, antes de las elecciones, es la de un electorado atrasado que no entiende otra cosa que las elecciones para la presidencia.

El electorado mexicano posee el molde mental anticuado que hace pensar que lo único que importa es tener un presidente fuerte y líder. Lo demás escapa a su comprensión y, por eso, deja de actuar cuando las elecciones no son presidenciales.

Aunado a esto, está sin duda otra lección, la del exceso de partidos, lo que crea confusión en el electorado. Nadie es capaz de nombrar a todos los partidos que participaron ni los nombres de sus candidatos. La lección a aprender es sencilla, el exceso de partidos produce confusión y la confusión crea desinterés.

Para resolver esto se necesita dejar de subsidiar a los partidos, que ellos obtengan los recursos de sus propias fuentes y si no pueden no hay porqué darle vida artificial a partidos políticos. La ventaja de hacer esto es obvia, un menor gasto gubernamental y menor desperdicio de mercadotecnia.

Otra lección es aplicable a los medios, especialmente los electrónicos. Ellos pusieron más énfasis en las controversias personales y los conflictos de comadres entre candidatos, que en las propuestas de los partidos.

Eso produjo un contenido noticioso irrelevante al menos y posiblemente negativo, que alejó a los candidatos de la ciudadanía. Y si es que hubo mensajes que pasaron al público, ellos fueron netamente populistas, con promesas clásicas de elevar pensiones, subsidiar lo que sea, construir canchas deportivas y similares.

En conclusión, lo que aprendimos es claro: se necesitan menos partidos, cada uno de ellos autónomo en sus gastos, con menos gasto de marketing y medios más maduros, con un electorado más conocedor.

Poco a poco iremos aprendiendo esas lecciones y corrigiendo los errores. Sin embargo, México corre un peligro enorme en este proceso, el del embrujo del electorado por medio del populismo. Sí, estamos de nuevo cerca del populismo, como en los años setenta.

La conquista de un electorado inmaduro que busca a toda costa líderes llenos de promesas fantasiosas es un escenario probable, como lo demuestra la irresponsabilidad del gobierno del DF y la popularidad de la que goza.

Esto nos lleva a otra de las lecciones que deben ser señaladas muy abiertamente: aprendimos en las pasadas elecciones que los votantes tienen una escasa memoria y que se mantienen vicios electorales de miedo y desconocimiento.

Las cifras de votos, las declaraciones de victorias, los alegatos y las impugnaciones actúan como cortinas de humo que no dejan ver las lecciones que debemos aprender.

De todas ellas, le digo, la más importante es la de no sucumbir al populismo, del que estamos cerca, más cerca de lo que es sano. En tres años más enfrentaremos la realidad de elecciones presidenciales en las que veremos qué tanto aprendimos de esas lecciones.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras