Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Desempleo y Horas Trabajadas
Leonardo Girondella Mora
4 febrero 2015
Sección: ECONOMIA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


El desempleo es un problema que en los gobiernos intentan resolver —y mucha veces lo hacen, separador.001partiendo de un supuesto equivocado. Creen que existe una cantidad fija de trabajo, es decir, una masa laboral que no cambia.

Para ilustrar esta idea uso los datos de la obra de Masaki Flynn, S. (2006). Economía Para Dummies. Bogotá: Norma.

Si se piensa, por ejemplo, en una semana laboral de 40 horas, podría concluirse que si ella se dividiera en cuatro podrían emplearse cuatro veces más trabajadores —cada uno de ellos trabajando 10 horas.

Si esa semana laboral de 40 horas se divide en dos, cada una de 20, entonces podría emplearse al doble de trabajadores —cada uno de ellos trabajando 20 horas. Eso reduciría notablemente el desempleo.

Hubo un caso de estos hace ya tiempo, en Francia. El gobierno redujo la semana de trabajo a 35 horas; antes había sido de 40. La expectativa era el aumento de trabajadores empleados para llenar las cinco horas faltantes. Eso, se esperaba, reduciría el desempleo.

Hubiera sido más apegado a la realidad el esperar que las empresas intentarán tener los mismos niveles de producción en 35 horas que los que tenían con 40 horas. Habrían intentado tener mayor productividad con los mismos trabajadores con 5 horas menos de jornada semanal.

Todo puede explicarse reconociendo que contratar dos trabajadores cada uno con una jornada de 20 horas, por ejemplo, es más caro que contratar a un trabajador con una jornada de 40 horas semanales. Y además, esos dos trabajadores de 20 horas cada uno no producirán más que uno solo con 40 horas.

Contratar trabajadores, independientemente del número de horas que trabajen, tiene un costo individual. Los costos de contratación y entrenamiento son individuales. Tener dos trabajadores, cada uno con 20 horas tiene el doble de costos de contratación de lo que costaría tener uno solo.

Si acaso eso se implanta, por ejemplo, una jornada de 20 horas, las empresas no contratarían al doble de trabajadores. Se verían obligadas a contratar una cantidad menor —debido a mayores costos. En el caso de la reducción a 35 horas en Francia, muchas de ellas quizá no contratasen a ningún trabajador adicional.

Pero además hay un problema. El desempleo se reduciría siquiera una proporción pequeña. Sin embargo, en el caso de la jornada de 20 horas semanales con el doble de trabajadores contratados, se podría ver con facilidad un problema de desempleo generalizado. Muchos trabajadores serían contratados en medias jornadas.

Resulta un hecho muy insólito que medidas cómo ésta hayan podido pasar los filtros gubernamentales y ser aprobadas —es algo que pone en tela de juicio la inteligencia de gobernantes y legisladores.

Debe recordarse la burla que hizo el economista francés F. Bastiat (1801-1850), cuando propuso elevar el número de trabajadores con empleo impidiendo el uso de la mano derecha de quienes estaban ya empleados. Así se aumentaría la necesidad de mano de obra, o eso creían.

El aumento del número de empleos es uno de los reclamos más comunes que se hacen a los gobiernos. Y llama mucho la atención que los gobiernos aprueben medidas sobre bases tan débiles como las que expliqué.

Esto es algo que ilustra no sólo el poco conocimiento que se tiene sobre el funcionamiento de la economía, sino también el escaso sentido común que poseen algunos gobernantes. Si en realidad se quiere aumentar el número de empleos, lo que debe hacerse es facilitar su creación — y hacerlo sobre bases reales.

Otro caso similar, es el de querer elevar los ingresos de los trabajadores mediante el aumento de los salarios mínimos —otra medida equivocada que puede incluso tener un defecto indeseable al reducir la oferta de empleo debido a un aumento en su precio.

Nota del Editor

Si le gustó la columna, quizá también:

Detrás De La Ley Laboral

Un Búmerang Francés

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras