Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Empresa Autocrática
Eduardo García Gaspar
2 marzo 2016
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


«La empresa capitalista es una institución antidemocrática y basada en el dominio del propietario, un paradigma que debe ser cambiado con urgencia a otra forma de control democrático», dijo la persona.

Me recordó a lo que había leído en otra parte:

«La empresa capitalista tiene una estructura interna autocrática: “Todo el poder para el propietario” […] quien tenga mayor cuota en el consejo de administración, es quien tiene el poder. Nadie podrá poner en duda que en el tiempo donde los trabajadores venden su fuerza de trabajo, están sometidos a una esclavitud moderna al servicio del propietario. La libertad del trabajador sólo la puede hacer uso para romper el contrato, pero en todo caso, sólo podrá cambiar de una empresa por otra, pero nunca de relaciones de producción».

Veamos esto más de cerca, que bien vale una segunda opinión examinar una crítica más o menos común del sistema de mercados libres que conocemos como Capitalismo.

Dice que en el Capitalismo el propietario tiene el poder sobre su empresa. Es absolutamente cierto y también que en empresas mayores el mayor control de propiedad lo tienen quienes más acciones tengan.

Así funciona la propiedad privada, que es la libertad de poseer, de ser dueño de lo adquirido, sea una casa o una fábrica. ¿Es malo?

No, funciona muy bien en realidad y permite un mejor uso de los recursos escasos, evitando «la tragedia de los comunes».

El mecanismo es simple: el propietario cuidará más y mejor los recursos propios; las propiedades en común son descuidadas y abusadas. Pero lo más importante no es el ver estas consecuencias prácticas y benéficas, sino entender a la propiedad como un derecho humano que produce dominio sobre él.

Entonces, primeramente, es correcta la observación de que el propietario de la empresa tiene dominio sobre ella; no diferente al propietario de su casa que tiene dominio sobre ella y deja entrar a quien él quiere. Decir que esto es indebido no tiene gran sentido.

Vamos ahora a la otra parte, la que dice que «donde los trabajadores venden su fuerza de trabajo, están sometidos a una esclavitud moderna al servicio del propietario». Hay en esto un modificación de significados que merece aclararse.

«Esclavitud» en su sentido real implica una relación entre dos personas en la que una de ellas tiene un control total sobre la vida del otro, basada en la violencia y la fuerza, de tal manera que la persona sometida se convierte en una propiedad personal.

¿Es esta la situación del trabajador en una planta actual? La verdad no.

Pero no se habla de esclavitud, sino de «esclavitud moderna», entendida como:

« Se le obliga a trabajar – mediante amenazas psicológicas o físicas; Se le convierte en propiedad de un “empleador”, generalmente mediante maltrato físico o mental o mediante amenazas de maltrato; Se le deshumaniza y se le trata como a una mercancía, o se le compra y vende como a una “pertenencia”; Se le limita físicamente o se le impone restricciones a su libertad de movimiento».

La verdad es que decir que es «moderna» añade muy poco, sigue siendo esclavitud en su sentido tradicional y es igual de reprobable. Pero no representa la situación del trabajador en una economía de mercados libres.

Ese mismo párrafo citado lo menciona: «La libertad del trabajador sólo la puede hacer uso para romper el contrato, pero en todo caso, sólo podrá cambiar de una empresa por otra, pero nunca de relaciones de producción».

Abandonar el empleo actual en búsqueda de otro difícilmente puede ser visto como esclavitud.

¿Cambiar de «relaciones de producción»? Si yo supiera qué exactamente eso eso, tal vez podría comentar algo. Solo apunto que así funcionan los mercados libres, el trabajador puede ir de una empresa a otra, incluso puede convertirse en empresario. Pero siempre estará en un sistema de producción en competencia por atender las necesidades de ellos mismos y de otros.

Quise revisar la idea de una crítica a los mercados libres, muy bien resumida en la cita más larga con la que inicié la columna para mostrar lo que me parece una observación que se lamenta de situaciones manipuladas por una imaginación que poco se preocupa de examinar la realidad.

Post Scriptum

Para una discusión fascinante sobre el tema de los salarios, véase Salario Justo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras