Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Imposición Moral
Eduardo García Gaspar
24 febrero 2016
Sección: ETICA, FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Quizá sea un asunto de orgullo, de soberbia. Y también un tema de su opuesto, de modestia, de humildad.

Un terreno en el que esas dos fuerzas contrarias luchas entre sí. Me refiero al terreno de lo moral.

Corríjame usted, pero creo que nuestros tiempos son momentos en los que estamos quedándonos poco a poco sin moral. Sin eso que al menos nos indique que algo no debe ser.

Un amigo lo resume con cierta crudeza: «Se quiere una nueva moral que consiste en no tener moral, en no creer que haya algo que sea malo ni indebido». Tiene su buena dosis de razón esa idea, pero hay más que solamente eso.

Parafraseando a Ortega y Gasset (1883-1955), el mundo se ha quedado sin moral y ambiciona una sociedad ideal en la que la vida florece debido a la mente que se ha deshecho de la moral, de todo sentido de que algo no debe ser.

La utopía futura, entonces, tiene una condición al menos, la de quitarse de encima toda carga moral y hacer lo que sea que se haga libremente. La noción tiene su buen tiempo, varios siglos y ha ido desarrollándose poco a poco hasta llegar a una nueva etapa digna de ser apuntada con claridad.

Si bien desde hace muchas décadas esas ideas eran el reino propio del intelectual cuyas obras poco o nada eran conocidas por el hombre común, en nuestros días tenemos un fenómeno curioso: ese mismo hombre común tiene el atrevimiento de opinar sobre moral.

Mi amigo señala el punto con frecuencia: «Debía sorprender, pero ya es un suceso común, que el menos preparado, quien menos conoce, tenga fuertes opiniones morales, como si fuese un especialista que ha dedicado su vida al tema. Y así se lance públicamente sin el menor de los miedos emitiendo opiniones morales que son al menos inocentes y bobas».

Creo que eso bien vale una segunda opinión. Existe una serie de opiniones morales, religiosas, éticas, que tienen su fuente en una élite de pensadores. Son las de los célebres que conocemos: desde Platón hasta Nietzsche, desde Aristóteles hasta Hume.

El problema de nuestros tiempos es ya fácil de ver. Cualquiera se siente capaz de emitir una sólida opinión moral por sí mismo, sin necesidad siquiera de dar un lugar distinguido a Tomás de Aquino, sin saber siquiera que existió Kant. No exagero.

Conozco el caso de alguien que sostiene las más sólidas y fuertes opiniones teológicas usando como fuente de autoridad videos de ateos actuales, comerciales. No me sorprendió que tiempo después conociera otro caso casi idéntico de alguien que ni siquiera había leído acerca de Nietzsche.

El reto ahora es intentar explorar las razones de ese curioso fenómeno, el de fuertes e inmovibles opiniones morales sustentadas en cimientos débiles y tambaleantes. Tengo una hipótesis, pero antes necesito citar a Ortega y Gasset:

«El hombre masa carece simplemente de moral, que es siempre, por esencia, sentimiento de sumisión a algo, conciencia de servicio y obligación».

Es posible que allí exista una clave, en las ideas de obediencia, de acatamiento; de observancia respetuosa; de reconocimiento de superioridad ajena y subordinación. De cosas en las que hay dosis sanas de modestia y humildad. Ellas conducen con facilidad a la comprensión de que hay cosas indebidas, moralmente reprobables.

Por el contrario, los sentimientos de altivez y engreimiento llevan por la senda opuesta, al rechazo de que haya cosas malas, que deben rechazarse. Un ejemplo concreto de un caso común.

El de una persona que concibe a la moral como un asunto de imposición, como una lucha de poder que por la fuerza obliga a normas morales. Comprendido así el tema, es lógico que se concluya que la libertad personal es la total ausencia de normas de cualquier tipo, una especie de anarquía moral.

Nociones que son alimentadas por la vanidad y la arrogancia, permitiendo aceptar las más extravagantes ideas con tal que ellas conduzcan a la noción preconcebida de que la libertad es ausencia de normas. Esto, mucho me temo, es lo que en nuestros tiempos permite al hombre común que poco conoce el sentirse bien negando toda posibilidad moral.

Curiosa mentalidad que termina por destruir a eso mismo que pretende defender; porque si la libertad es algo que debe ser a los ojos de quien la defiende, con eso mismo se admite el principio moral de la existencia de lo que no debe ser.

Quien defiende a la libertad, también acepta, aunque no se dé cuenta, que la falta de libertad no debe ser.

Post Scriptum

Un ejemplo, el de un blog en donde se dice que:

«Al final lo único que queda es que desde el mismo momento en que una persona (cualquier persona) se cree en posesión de una verdad moral superior a la de los demás, y empieza con la adoctrinación [sic] e imposición de dicha moral a los demás… ese es el momento en que ha comenzado un “ataque” real, y el individuo debería “defenderse” en serio».

Esto tiene un problema de lógica. Critica a quien se crea en posesión de una moral superior, la que por necesidad es la que ahí mismo se adopta (la de creer que es una verdad moralmente superior el no sentirse en posesión de una verdad moral superior).

Quizá el problema, así planteado, ser irresoluble y pueda solo discutirse razonablemente por otros caminos, no por el de concebirlo como imposición.

Este otro caso ilustra muy bien el traslado de las discusiones morales a un mecanismo de uso del poder:

«Tras señalar que lo que se exige en el contexto del referido día es la “despenalización del aborto en todo el país”, García expuso que “en México, lamentablemente vamos en retroceso. Se han aprobado leyes en diversos estados que restringen las causales (para la interrupción legal del embarazo), porque no se respeta el Estado laico; los grupos conservadores de derecha quieren imponer una sola moral, y los funcionarios públicos no respetan la laicidad”».

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que intentan explicar la realidad económica, política y cultural. Defiende la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras