Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Error del liberal
Leonardo Girondella Mora
8 noviembre 2017
Sección: ETICA, LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Quienes defienden a la libertad humana, y en especial a la libertad económica, tienen frente a sí un desorden potencial cuando ignoran el otro componente de la libertad.

E. Burke (1729-1797), el escritor, político, filósofo irlandés, lo expresó de manera genial:

«Los hombres están calificados para las libertades civiles, en exactamente la proporción que su disposición para poner cadenas morales a sus apetitos; en proporción a que su amor por la justicia esté por encima de su rapacidad».

La idea puede ser esquematizada con estos elementos:

• La libertad defendida sin atención a otra cosa puede convertir a su defensa en un llamado ilimitado de autonomía personal que no contiene elementos de respeto y conservación —una ruta a su extinción.

• La libertad debe ser aunada a elementos que la hagan sostenible indefinidamente y para todos —lo que lleva a consideraciones que la conserven universalmente.

• La libertad es esencialmente personal, ejercida individualmente —lo que conduce a la existencia necesaria de normas aceptadas por la persona, las «cadenas morales a sus apetitos» y el «amor por la justicia por encima de su rapacidad».

La conclusión es obligada: quien sea que quiera defender a la libertad y lo haga sin consideración limitativa, destruirá eso mismo que quiere defender — es decir, los liberales deben ser también defensores de normas morales y eso es inapelable.

Creo que esto puede ser demostrado con la propiedad privada como una norma moral de respeto necesario que hace posible a la libertad y su conservación.

Si la propiedad privada no es defendida, tampoco lo es la libertad, pues entre ellas existe una conexión vital. La libertad de ningún tipo puede existir donde no exista también la propiedad privada de bienes personales y también de medios de producción —por lo que tiene que existir también ese «amor por la justicia» que lleva a sojuzgar a la rapacidad del robo.

&&&&&

Si proyecto lo anterior hasta extremos razonables, debo concluir que el defensor de la libertad debe ser, de cierta manera, un conservador razonado que también resguarde un código moral que fortalezca sus argumentos.

La inadvertencia de la importancia moral para la defensa de la libertad es lo que ha producido —en mi opinión— la acusación común y acostumbrada del capitalismo:

«Si bien el capitalismo ha llevado al mundo a lograr enormes avances y alcanzar un desarrollo importante, las inmoralidades propias del sistema capitalista lucen como un precio elevado por el progreso que hasta el momento se ha alcanzado. El capitalismo, liderado por los gobiernos, multinacionales y hasta por pequeños imperios económicos locales, ha cometido grandes injusticias y atropellos en su propósito por hacer crecer su riqueza». csocialescm.blogspot.mx

Cuando se olvida que quien defiende a la libertad también defiende valores morales y obligaciones éticas, este abre sin gran conciencia una grieta considerable a su defensa —por la que puede entrar su opositor apropiándose de ideas como la dignidad humana y usarlas en provecho de los ataques a la libertad.

Esta es la paradoja que explica mi punto. El defensor de la libertad necesariamente sostiene la idea de dignidad humana merecedora de libertades —pero al relegar que también defiende la moralidad de la dignidad humana cede ese elemento a su opositor, quien usará a la dignidad humana para su provecho contra la libertad.

Es decir, quien defiende a la libertad tiene que tornarse en un defensor de «cadenas morales» puestas a los apetitos y excesos; defensor de la justicia por encima de codicia y avaricia —y si no lo hace, su defensa será en extremo débil.

El capitalismo, la libertad económica, es sin duda el mejor sistema para la creación de riqueza y el combate a la pobreza y ningún sistema es mejor que él. Esto ha sido demostrado hasta la saciedad.

Pero esa defensa fuerte de la libertad económica, por esa vía exclusiva, es endeble sin su componente moral —que es lo que hace posible lo que ha sucedido, es decir, la defensa moral del socialismo. Una falla notable del liberal.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Facebook
Extras