Realidad del mercado libre

La defensa de los mercados libres es la defensa de la libertad humana —y ella debe reconocer que los sistemas de libertad económica tienen una consecuencia clara.

La libertad económica no es garantía de que exista una relación entre el mérito propio percibido por la persona y sus ingresos o su situación material. El pintor o el escritor que creen ser el Rafael o el Cervantes de su tiempo no necesariamente tendrán las recompensas materiales que ellos mismos suponen merecer.

Tampoco, la libertad económica es garantía de que exista una relación entre las necesidades propias percibidas por las personas y sus ingresos o situación material. Quien perciba tener la necesidad estudiar una carrera no necesariamente lo podrá hacer justificándolo solamente por creer que tiene esa necesidad.

Como explica Hayek (1899-1992), el mercado libre

«Opera bajo el principio de un juego combinado de habilidad y azar en el que los resultados para cada individuo pueden estar tan determinados por las circunstancias totalmente fuera de su control como por su habilidad». The essence of Hayek, p.375

Esa no correspondencia entre el mérito propio percibido y las necesidades propias sentidas con la situación material propia es lo que suele desesperar a los opositores de la libertad económica —y lo que los lleva a considerar al liberalismo un sistema injusto, aunque realmente no lo sea. Es simplemente imperfecto.

Aún reconociendo esa imperfección del liberalismo —que es algo común al resto de los sistemas económicos—, la libertad económica se sustenta en un curioso mecanismo para el progreso personal.

De nuevo, Hayek lo explica bien:

«Cada uno es remunerado de acuerdo con el valor que sus servicios particulares tienen para las personas particulares a las que los ofrece y este valor de sus servicios no está en necesaria relación con nada que nosotros podamos con propiedad llamar sus méritos y menos aún, sus necesidades». Ibídem, p.375-376

Esto es necesario de reconocer y aceptar en toda defensa de la libertad económica —un sistema que está sustentado en el entendimiento de que para prosperar personalmente es necesario proveer a los demás con bienes que ellos valúen. Cuando más personas den más valor a lo que alguien les ofrece, más recompensas tendrá (sin relación con sus necesidades percibidas ni con el mérito que suponga tener).

Y esto es lo que origina las críticas que acusan al liberalismo/capitalismo de ser inhumano, frío y despiadado. La acusación me parece injusta, en parte por las razones siguientes.

• La libertad económica, que deja en libertad a las personas, produce un orden espontáneo dirigido al servicio de las personas —a la satisfacción de las necesidades de otros premiada con recompensas personales: el juego en el que todos ganan.

• La libertad económica evita el problema del reclamo injustificado —el que se produce cuando alguien reclama a otros que le recompensen sin dar nada a cambio, lo que constituye una conducta injusta.

• La libertad económica deja en manos de las personas la posibilidad de acciones caritativas de ayuda —con la ventaja de ser el sistema que más riqueza material produce y más recursos puede dedicar a estas acciones.

• La libertad económica evita el problema de gobiernos con demasiado poder que acumulan poderes económicos y se convierten en agencias de caridad —lo que suele conducir a situaciones indeseables de corrupción, abuso de poder y desperdicio de recursos.

Lo que he querido hacer es mostrar que la defensa de la libertad económica debe aceptar que dentro de un mercado libre los intercambios de bienes y productos no tienen correspondencia entre lo que las personas creen que merecen o piensan que necesitan, y las recompensas que reciben.

Al mismo tiempo, mostrar que esa realidad no justifica las críticas que se le lanzan, pues su mismo sustento conduce a la persona a entender que para mejorar su camino es el de servir a los demás ofreciendo bienes y servicios que tienen valor para ellos —en donde todos ganan.

Y exponer que dentro del mercado libre hay un amplio terreno para acciones caritativas y desinteresadas.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *