Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Otro Criterio Para Fox
Eduardo García Gaspar
21 febrero 2002
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Una buena parte de las noticias de todos los medios desde hace uno o dos meses, se ha referido a la desilusión que en apariencia muchos tienen acerca de Fox y su régimen.

Puede ser que haya causas válidas para esa desilusión, puede ser que no. Lo que intentaré hacer es ofrecerle una segunda opinión acerca de eso.

Con esto quiero demostrar que muy bien podemos estar criticando a la administración foxiana sobre bases erróneas. Hagamos un viaje breve por la historia de nuestro país.

Ya que la sede del gobierno federal está en lo que fue Tenochtitlan, empecemos por allí. El Imperio Azteca fue fundado en el año 1325 y terminó en 1521.

Eso significa una duración de unos 196 años. Tuvo 12 emperadores en total. En promedio cada emperador reinó algo más de 16 años, concentrando en él la autoridad política y religiosa. Por ninguna de las mentes de los habitantes de ese imperio pasó una idea democrática.

De 1521 hasta 1821 duró la etapa de la Colonia. Eso significa 300 años y tuvimos 62 gobernantes, casi todos virreyes. Cada gobernante en promedio duró algo más de cuatro años en su puesto.

Los gobernantes eran seleccionados por el rey español sin que tampoco una idea democrática pasara por las mentes del habitante común en el país. La autoridad religiosa y la política actuaban al unísono, aunque desde luego deben considerarse los roces entre borbones e iglesia.

Desde 1821 hasta 1876, cuando comenzó el régimen Porfirista, México fue un desastre.

Durante los momentos del nacimiento del Modernismo, México registró todas las luchas políticas que usted puede imaginarse (lo que es un tema de confusión en el pobre joven estudiante que tiene que memorizar estas cuestiones).

Fueron 57 años y 54 cambios de gobierno. Poco más de un año de gobierno en promedio para cada presidente.

Ninguna idea democrática importante durante ese tiempo, mera lucha por el poder. Desde luego está la excepción momentánea de Juárez, con votaciones de nulo interés entre la población. El desorden político y social es tierra fértil para quien ofrece imponer mano dura.

Y así llegó el Porfiriato de 1877 hasta 1911.

Con excepción de un período, todos con Díaz como presidente. Había votaciones, pero eran fraudulentas. Quizá fue el primer gran contacto nacional con la idea democrática en su faceta de votaciones, un contacto con la mentira y la falsedad.

Se repetía la historia del emperador azteca y del virrey, la autoridad concentrada en una persona.

La idea de la división del poder fue también ahora ajena al mexicano. De 1911 hasta 1934 hay unos 24 años, con 14 cambios de gobierno revolucionarios. Cada presidente tiene un promedio de algo menos de un año y medio en el poder.

Otra etapa similar a la de la independencia. Votaciones mentirosas y nada de división del poder.

De 1934 hasta ahora encontramos la normalidad de once presidentes y 66 años. Promedio de seis años para cada uno. Votaciones razonablemente limpias hasta hace poco. División del poder, igualmente, cero, hasta hace poco.

Puesto de otra manera, desde 1325 hasta hace unos pocos años, México ha tenido muy escasos contactos con la democracia y cuando los ha tenido en su mayoría han sido con votaciones fraudulentas.

La división de los poderes es para los mexicanos tan reciente como las agendas Palm. Nuestra herencia desde 1325 es la de entender al gobernante máximo como el todopoderoso del país, con autoridad incuestionable, al que se acude desde todos los rincones para implorar su intervención eficaz y omnipotente.

Y esta segunda opinión pretende decir que a la administración foxiana NO puede medirse bajo el esquema al que estamos acostumbrados, que es el del gobernante que todo lo sabe y puede.

Evaluar a esta presidencia bajo ese esquema es un error. Fox y su equipo habrán hecho cosas buenas y malas, eso no importa para esta segunda opinión.

Ella sólo intenta demostrar que a esta administración foxiana sólo se le puede evaluar bajo criterios de una situación democrática, la que es muy diferente del esquema anterior de un presidente todopoderoso.

No valen los mismos criterios de evaluación para Fox que los que usamos para presidentes como LEA o JLP o GDO. Las instrucciones para usar un ábaco no son las mismas que para usar una Palm Pilot.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras