Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
No Hace Falta Pensar
Eduardo García Gaspar
16 abril 2008
Sección: FALSEDADES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Es una idea que no es sencilla de explicar. Por favor, téngame paciencia. Una poca siquiera. Se trata de una manera de razonar que es común y consiste en dejar de pensar. Sí, una manera de entender cosas sin necesidad de pensar. Durante algún tiempo traté de encontrar ejemplos para ilustrar esto y ponerlo en palabras claras.

Hasta que encontré unas opioniones en el sitio de foros en la página de El Universal. En algunas de ellas se ve bien esto que trato de explicar, una mentalidad que para entender la realidad divide a las personas en héroes y villanos. Las cartas tratan el tema de la modernización de Pemex en México.

Son respuestas a una pregunta, “El FAP exigió mayor diálogo sobre tema energético a través de toma de tribunas, ¿qué opinas?” Los textos que he seleccionado son reales, de personas que han contestado y que muestran eso de lo que hablo, una mente que sólo entiende un mundo con intereses en eterno conflicto. Todo es textual.

“los prianistas quieren vender Pemex a sus cuates… Gracias a Dios todavia hay gente luchadora y pensante que no permitira que esto suceda,o habra una sublevacion… Mexicanos defendamos el petroleo, apoyemos a AMLO y a su gente.”

“Que bueno que todavia en México existen personas con conciencia de clase que defienden el patrimonio de todos los mexicanos y no solo de algunos… La nacionalización del petroleo ya fue pagada por nuestros abuelos…”

“Estoy de acuerdo que se tome la tribuna hasta que el gobierno y los grupos de poder que tienen mucha influencia…”

La clave está en esas frases de grupos de poder, personas con conciencia de clase, que es el eje del pensamiento al que me refiero. Quizá un buen nombre de este síndrome sea el de Cultura Bipolar.

El común denominador de esas cartas es el definir dos o más grupos a los que se asignan intereses opuestos, con uno de ellos siendo el bueno por definición; los demás son malos también por definición. No se juzga ni evalúa la posición de los grupos, no hay razonamientos, no hay explicaciones, sólo se afirma que uno es bueno y el resto son malos. Los malos se asocian y conspiran en contra del grupo bueno con un sólo objetivo, lograr el poder. Todo es una lucha por el poder disputado entre grupos y clases.

Para esa manera de comprender el mundo todo se resume en la idea de lograr el poder, todo. Es una herencia de ideas de Nietzsche, Marx y otros. No cabe aquí el uso de la razón, ni los análisis, ni las investigaciones. Es como si un científico, para probar que su teoría es mejor, dijera que quienes dudan de ella están en una conspiración en su contra. Es como enfrentar a las ideas de un filósofo con los puños de un boxeador.

Quien así piensa y comprende la realidad padece delirios de persecución, pues todo lo que puede razonarse en su contra lo interpreta como una conspiración de los poderosos en su contra. Consecuentemente, no piensa ni razona, le basta ver personas aliadas en su contra, aunque ellas no existan.

Un ejemplo, de los miles que hay, de esta mentalidad es una noticia del mismo medio (12 de abril de 2008), que reportó que “Legisladores del Frente Amplio Progresista (FAP) condenaron el trato que los medios de comunicación… recurrirán a la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión para exigir el derecho de réplica… acusaron a Televisa de emprender una ‘campaña de linchamiento’”. De nuevo esa mentalidad: las acciones del opositor son entendidas como conspiraciones, complots, linchamientos, ataques.

Desde luego, en la realidad hay alianzas de personas que buscan lograr algo y que se oponen a alguna cosa. Eso es parte de la vida, pero no lo es todo. No puede explicarse toda la realidad con una sola variable. Hacerlo lleva a errores graves. El más serio de todos es el que hace concluir que la única manera de vivir es imponiendo por la fuerza la voluntad de unos sobre otros. Hay una explicación más técnica de esto en Visiones Personales.

¿Por qué es popular el entender al mundo así? Porque es lo más cómodo y no requiere ninguna preparación. No se necesita haber leído, ni estudiado para decretar que un grupo es el de los malos que quieren vender el petróleo a grupos codiciosos y que los buenos quieren defenderlo. Para creer eso no hace falta saber ni una cifra, ni un dato, ni una idea, ni una gota de historia. Todo, absolutamente todo, se explica por medio de la lucha por el poder entre dos o más grupos.

Post Scriptum

El mismo medio, el día 13, reportó lo siguiente

… López Obrador dirigió uno de los discursos más duros en contra de los medios de comunicación y dijo que la mayoría se han prestado para iniciar un linchamiento político en contra de su movimiento. Dijo que no le preocupa que estas acciones signifiquen un desgaste político, mientras se logre el objetivo principal de no entregar el petróleo a los extranjeros. A diferencia de la derecha que lo deshumaniza todo y en lo material actúa con irresponsabilidad e intolerancia, nosotros tenemos nuestra conciencia tranquila, explicó el político tabasqueño… dijo que “con gran hipocresía, con el doble discurso y la doble moral, con la hipocresía que los caracteriza (los medios) se han dedicado a rasgarse las vestiduras y a atacarnos y ofendernos de manera vulgar… ¿Qué acaso no son realmente los poderosos, los potentados en este país, los que tienen tomadas las instituciones para su beneficio personal? ¿Qué acaso no han convertido al gobierno de la República en un comité al servicio de unos cuántos?

Se ve aquí con claridad esa mentalidad de conflicto entre dos o más grupos como una manera de entender al mundo: la derecha y los medios, los poderosos y los potentados, están en contra del mesías que quieren salvar a las víctimas.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras