Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Friedrich von Hayek
Selección de ContraPeso.info
16 octubre 2009
Sección: FAMOSOS, Sección: Asuntos
Catalogado en:


ContraPeso.info presenta una idea sobre F. Von Hayek. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación. La idea central del escrito es examinar los motivos por los que una economía próspera y avanzada requiere de un orden moral sólido.

“Nuestras tradiciones morales se desarrollaron al mismo tiempo que nuestra razón, y no como producto de ésta.”

Friedrich August von Hayek  (1899-1992) se hizo mundialmente famoso a raíz de la publicación en 1944 de su obra Camino de Servidumbre. Su nombre fue una referencia para el pensamiento liberal en el nuevo mundo de la economía Keynesiana.

Cuando Hayek recibió el Premio Nobel de Economía en 1974, empezaba a ser asociado por toda la comunidad académica con las soluciones a las crisis causadas por la economía Keynesiana, de modo que a su muerte, casi dos décadas más tarde, Hayek no sólo era asociado con su exitoso rechazo de las teorías de Keynes, sino también con las soluciones a la extensa crisis social e institucional que es corolario del modelo económico Keynesiano.

Hayek, que empezó siendo un defensor de las ideas de la socialdemocracia, fue ganado para la causa de la libertad cuando durante sus primeros años universitarios leyó el libro de Ludwig von Mises Socialismo (1922).

Formó parte del famoso seminario de Mises en Viena, asociándose cada vez más con la teoría Misiana del ciclo económico. Así, cuando Hayek aceptó una cátedra en la London School of Economics en 1931, contribuyó al debate sobre la imposibilidad de la planificación centralizada que Mises había comenzado con anterioridad.

La obra de Hayek sobre economía técnica fue, y sigue siendo, enormemente aclamada. Si bien Hayek creía que las evidencias racionales refutaban las ideas económicas erróneas como las de Keynes, a la larga éstas se mostraron insuficientes. Intelectuales y académicos aceptaron la economía errónea porque existían profundas razones que hacían que muchos prefiriesen lo erróneo a lo correcto.

Hayek no se limitó al estudio y el desarrollo de la ciencia económica, sino que amplió sus horizontes dando pasos firmes en la exploración de áreas del conocimiento más amplias como la filosofía política, jurídica y constitucional.

Los escritos de Lord Acton jugaron un papel muy importante en el desarrollo del pensamiento de Hayek durante los últimos cincuenta años de su larga vida. Aunque, al contrario que Acton, Hayek fue un confeso agnóstico, al igual que Acton resaltó la importancia fundamental de la moral en el desarrollo de la civilización.

Explicó los motivos por los que una economía próspera y avanzada requiere de un orden moral sólido. Paralelamente a su concepto del desarrollo del derecho como un proceso evolutivo, concibió la moral como el resultado de proceso similar.

La civilización tiende a seguir los principios morales que hacen de esta una sociedad próspera y libre. En La Fatal Arrogancia, publicada en 1988, Hayek escribió:

Para captar adecuadamente el íntimo contenido del orden que caracteriza a la sociedad civilizada, conviene advertir que este orden, lejos de ser fruto de designio o intención, deriva de la incidencia de ciertos procesos de carácter espontáneo.

Vivimos en una sociedad civilizada porque hemos llegado a asumir, de forma no deliberada, determinados hábitos heredados de carácter fundamentalmente moral, muchos de los cuales han resultado siempre poco gratos al ser humano – y sobre cuya validez e intrínseca eficacia nada sabía -.

Su práctica, sin embargo, fue generalizándose a través de procesos evolutivos basados en la selección, y fue facilitando tanto el correspondiente aumento demográfico como un mayor bienestar material de aquellos grupos que antes se avinieron a aceptar ese tipo de comportamiento.

La no deliberada, renuente y hasta dolorosa sumisión del ser humano a tales normas facilitó a dichos entornos sociales la necesaria cohesión gracias a la cual accedieron sus miembros a un superior nivel de bienestar y conocimientos de diversa especie, lo que les permitió ‘multiplicarse, poblar y henchir la tierra’ (Génesis, I, 28). Quizá sea este proceso la faceta más ignorada de la evolución humana.”


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras