Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ensalada Irresistible
Leonardo Girondella Mora
3 junio 2010
Sección: ESCUELAS, LIBERTAD POLITICA, Sección: Análisis
Catalogado en: ,


Si se tiene una palabra que todos admiran, como democracia, y nadie cuestiona, será una gran idea tomarla y hacerla equivalente a lo que alguien quiera proponer, aunque nada tenga que ver con la palabra que todos admiran.

La palabra democracia es ideal para hacer eso —todos la admiran, tiene connotaciones muy positivas y, lo mejor, su definición no es muy clara. Es una palabra ideal para tomarla y darle el significado que se quiera, no importa cuál.

Si una persona desea imponer un cierto proyecto político propio, tendrá más probabilidad de éxito si dice que su proyecto es democrático —todo lo que tiene que hacer es redefinir a la democracia y ya. Esto es lo que se hace en libros de texto para educación secundaria en México y es lo que intento demostrar en lo que sigue.

Al principio del libro que dice:

“Toda decisión, si se quiere que sea verdaderamente democrática, necesita estar apegada al respeto de los derechos humanos propios y de los demás y a las leyes que regulan el comportamiento de la sociedad y al equilibrio con el ambiente”. P. 16.

Una buena mezcla de ideas con connotaciones positivas. Nadie estará en contra de los derechos humanos, ni de violar leyes, ni de dañar el medio ambiente —pero no hay conexión lógica entre las ideas, sino sólo un efecto de asociaciones positivas. Es como hacer una ensalada con ingredientes que son populares.

Más adelante, se añade un elemento cuando se dice que,

“… cuando en una sociedad, las problemáticas que afectan a todos son resueltas por decisiones colectivas, entonces estamos hablando de una democracia. En efecto, la raíz de la vida democrática está en la toma de decisiones colectivas”. P. 37

Se trata de un elemento, el de las decisiones colectivas sin las que no existe una democracia según el texto, el que aclara que pueden ser tomadas por representantes de las personas. Enraizar a la democracia en las decisiones colectivas, le da un sesgo colectivista innecesario y no incorpora la esencia democrática que es otra muy diferente, la prevención del abuso de poder por parte de la autoridad —una omisión egregia.

Otro párrafo habla de más rasgos democráticos:

“Respeto y responsabilidad son, pues, los grandes pilares de una sociedad democrática, plural, participativa y en continuo desarrollo”. P. 43.

Más técnica de la ensalada —se añaden palabras de connotaciones positivas: responsabilidad, respeto, plural, desarrollo y demás. Por supuesto que esas palabras asociadas son deseables, pero no ayudan a entender a la democracia, qué es y cómo funciona.

También sobre el mismo tema el libro de texto afirma que,

“La solidaridad es el valor democrático que impulsa a las personas a contribuir con la satisfacción de las necesidades de los demás”. P. 98.

Otro ingrediente añadido a la ensalada —ahora el de la solidaridad, que en realidad es muy viejo y se le conoce como caridad. Por supuesto que es deseable ser caritativo, pero resulta difícil a la democracia como sostenida en la caridad de las personas.

Ahora, la democracia es asociada con la historia del país, al decir sobre México que:

“Llegar a ser una democracia fue una conquista de las generaciones pasadas, pero también es un reto para las generaciones actuales y futuras, que deben hacerla realidad en todos los campos de la vida: vida, político, social, cultural, familiar y escolar”. P. 164.

No evalúo el aspecto histórico, pero sí enfatizo un elemento nuevo: el de que la democracia debe ser llevada a todos los campos de la vida. El razonamiento subyacente es primitivo. Si la democracia es buena, parece decirse, entonces todo debe ser democrático —una falacia ingenua pues si una aspirina es buena no necesariamente es buena en toda ocasión.

Poco después, continúa diciendo que,

“Si se comprende que la democracia no es sólo un sistema de gobierno —y mucho menos una mera forma de elegir a los gobernantes— sino una forma de vida sustentada en la igualdad, la participación colectiva, el respeto, la tolerancia, los acuerdos, la rendición de cuentas y la transparencia”. P. 173.

El desarrollo de las ideas anteriores es ahora sencillo de ver. Se les dice a los alumnos que la democracia es una forma de vida y no sólo un sistema de gobierno —y a la ensalada se le agregan más ingredientes irresistibles: igualdad, respeto, tolerancia, transparencia y otros más.

De nuevo, la insistencia:

“… la democracia no se puede entender sólo como una forma de gobierno, sino que involucra una forma de vida”. P. 175.

Otra vez, la democracia no definida sino simplemente asociada con ingredientes agradables que se convierte en una forma de vida aplicable a todos los campos de la vida. Debo apuntar que se amplía a toda las personas la idea de adoptar el estilo de vida que los autores proponen y hacerlo por el simple hecho que ellos lo han llamado democrático.

La misma idea aparece de nuevo:

“… el gran ‘reto’ de la democracia es que todos deciden en bien de todos… En síntesis, la democracia tiene como reto democratizar todos los aspectos de la vida en una sociedad”. Pp. 176 y 177.

Creo que ya es indudable lo que he querido probar. El libro citado toma a la democracia, la define como un estilo de vida aplicable a todos los aspectos de la vida —y ese estilo de vida es el que los autores desean implantar, uno de inclinaciones colectivistas.

Por último, el patrón de ideas queda confirmado:

“El Estado donde la democracia no es sólo una forma de elegir a los gobernantes, sino todo un estilo de vida basado en el respeto de los derechos humanos, la igualdad y la dignidad, es el Estado democrático al que aspiran la mayoría de los países actuales”. P. 210.

Nunca en realidad se explica correctamente a la democracia. Todo lo que se hace en el texto es mezclar a la democracia con nociones positivas que hacen apetitosa a la forma de vida colectivista que allí se favorece. Sí, hay adoctrinamiento pero también hay omisión, pues el alumno jamás conoce la razón de ser de la democracia.

Addendum

La democracia no es un valor, menos aún una forma de vida, sino simplemente un mecanismo imperfecto que está destinado a evitar abusos de gobierno —y hacerlo por medio de la división de poderes, de elecciones periódicas que impiden la continuación indebida de gobernantes, y de entidades territoriales con cierta soberanía que contrapesan al gobierno central. Eso es todo.

No es una forma de vida. No es aplicable a todas los campos de la sociedad. No es equivalente a solidaridad, ni respeto, ni tolerancia, ni otras virtudes. La democracia es una simple herramienta política cuyo propósito central es defender a la libertad humana en contra de abusos de poder.

Una mucho mejor explicación de la democracia puede ser vista en Capitalismo Democrático, pero sobre todo en Democracia: Ideas Centrales.

El libro citado es Medina, J., & Cielo, S. (2008). Formación Cívica y Ética II (3o. Secundaria). México: Santillana.

Las mismas ideas esenciales se encuentran en los otros dos que examiné: Carbajal Huerta, E., & Villegas Reyes, R. A. (2008). Formación Civica y Etica II (3o. Secundaria) (1a. ed.). México: Ediciones Castillo, y Conde, S. (2008). Formación Cívica y Ética II (3o. Secundaria). México: Ediciones Castillo.

Los tres están incluidos en la lista de los aprobados por el gobierno mexicano.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



No hay comentarios en “Ensalada Irresistible”
  1. Ruben Rodriguez Dijo:

    Aterrador el hecho de que se pretenda adoctrinar a las generaciones futuras en tonterías. Se debería inculcar el cuestionamiento al poder y la razón por sobre la demagogia y el control estatal y colectivismo, que parece ser el fin de casi todos estos libros de texto.

  2. Guillermo Rodríguez Dijo:

    Completamente de acuerdo con su crítica a tan peculiar texto "educativo" Pero me parece que su propia definición de democracia es demasiado amplia y optimista. Considero que la democracia es un mecanismo imperfecto de toma de decisiones que resulta peor que un debate lógico pero mejor que un conflicto violento como métodos alternos, la democracia no tiene porque tener relación alguna con evitar abusos del gobierno, de hecho los abusos del gobierno pueden ser votados democráticamente, (ocurre con cierta frecuencia en las democracias desde el siglo V AdC al menos) tampoco es inseparable la democracia de la separación de poderes, es anterior a tal separación y de acuerdo con el positivismo jurídico perfectamente puede la mayoría votar la concentración de poderes (de hecho la separación de poderes es una limitación a la voluntad democrática de la mayoría y ha sido un intento no del todo exitoso de evitar la tiranía democrática) Tampoco requiere realmente una democracia de elecciones periódicas, pueden ser ocasionales, accidentales, frecuentes o infrecuentes y no por ello deja de ser democracia. La democracia puede ser el método de elegir gobernantes limitados, pero también puede ser el método para ejercer la tiranía de la mayoría, o incluso puede ser un método para elevar al poder tiranía minoritarias, e incluso individuales con más frecuencia.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras