Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Codicia Capitalista Examinada
Leonardo Girondella Mora
24 mayo 2012
Sección: LIBERTAD ECONOMICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


Dice la crítica usual y común que el sistema capitalista es uno que fomenta el individualismo exagerado y destructivo que corroe el tejido social evitando el sentido de cooperación y ayuda mutua —una afirmación que me propongo examinar en lo que sigue.

La idea es clara y se presta a escasas dudas: afirma que el sistema capitalista crea un espíritu individualista que es dañino porque coloca el bien personal antes que el ajeno e incluso a costa de terceros.

Los dos elementos son claros: el capitalismo y el individualismo, entre los que se crea una relación causal. Examino estos dos conceptos.

• Capitalismo es un sistema económico sustentado en la libertad personal, la propiedad privada y la especialización —su sustento central es el de las libertades humanas.

Es un concepto relativamente claro y sencillo de entender, que tiene consecuencias políticas como la propuesta de un gobierno que proteja la libertad económica —y por extensión las libertades culturales y políticas.

• Individualismo es una noción más compleja y admite tantas interpretaciones como sean útiles a quien lo ataca o defiende. Ya que la connotación que se da en lo anterior es negativa, debe entonces verse como egoísmo e ideas relacionadas.

Lo anterior permite comprender mejor la acusación de que el capitalismo fomenta el individualismo y que es en realidad la afirmación de que la libertad económica da incentivos a la avaricia, el egoísmo, la voracidad, la codicia.

Es común escuchar, por ejemplo, expresiones como “la avaricia de los comerciantes” o “la codicia de los bancos”.

&&&&&

Ahora sí, es posible examinar la afirmación de que el capitalismo fomenta el individualismo destructivo —lo que hago en las siguientes consideraciones sin orden de importancia.

• Creyendo el capitalismo fomenta el individualismo egoísta se suele concluir que si el capitalismo se cambia por un régimen socialista el egoísmo desaparecería.

El razonamiento es débil porque supone que la naturaleza humana puede ser cambiada totalmente con una modificación en las estructuras políticas y económicas.

En la realidad, el egoísmo sobrevivirá esa modificación estructural —se manifestará de otra manera, por otros canales, pero no desaparecerá por arte de magia cuando el capitalismo es sustituido por el socialismo.

• Creyendo el capitalismo fomenta el individualismo egoísta se llegan a proponer medidas indeseables que concentran poder excesivo en el gobierno y anulan libertades humanas —lo que suele dar como resultado estándares de vida más reducidos a los posibles.

Las medidas gubernamentales de índole económica que persiguen reducir el egoísmo destructivo del que se acusa a la libertad económica del capitalismo, acumulan poder y recursos en manos estatales —y esto fomenta codicia entre quienes disputan ese poder y esos recursos. El corporativismo y los intereses especiales son ejemplos de esa avaricia.

• Creyendo el capitalismo fomenta el individualismo egoísta se solicitan políticas que dejan al egoísmo sin los frenos que existen dentro del capitalismo. Las quejas en contra de la competencia libre muestran este error con claridad.

Mientras exista competencia, el productor sabe que su éxito está basado en el satisfacer lo más posible al consumidor —el que tiene libertad para comprar sus productos o los de sus competidores.

Lo opuesto se da en el caso de un monopolio estatal que con el objetivo de reducir la ambición de los productores se vuelve el único oferente y, por eso, ya no tiene el incentivo de satisfacer al consumidor para sobrevivir.

• Creyendo el capitalismo fomenta el individualismo egoísta se supone sin remedio que en el régimen opuesto, el socialismo, los tomadores de decisiones económicas están libres de todo egoísmo y son personas puramente altruistas que sólo ven el beneficio ajeno y no el propio.

Es común escuchar que al tener empresas estatales ellas serán manejadas con objetivos de servicio social y con conciencia social. Lo que sea que ello signifique es difícil de precisar, pero parte de un supuesto irreal, que los administradores de esas empresas son personas sin egoísmo alguno. El idealismo inherente anula la creencia.

&&&&&

En lo anterior he examinado solamente la creencia de que el capitalismo fomenta el individualismo egoísta —la que espero haber demostrado como una opinión débil y sin sustento.

A lo anterior debo añadir una consideración final que creo es de importancia: la moralidad de las acciones humanas está dentro de la persona, por lo que no puede aspirarse a suponer que cambiando las estructuras de una sociedad pueda cambiarse el interior de la persona.

La moralidad y la inmoralidad estarán presentes dentro del ser humano con independencia del sistema económico implantado —el ser humano será egoísta o altruista sin importar si vive en un sistema socialista, capitalista, monárquico, democrático, autoritario.

A lo más que puede aspirarse en la política es a tener una sociedad en la que se respete y la libertad humana y con ello se haga posible el mérito personal decidir lo bueno y evitar lo malo.

Addendum

Después de releer lo anterior creo conveniente adicionar otra idea que tiene que ver con las consecuencias de la libertad en general —la idea de que en una primera instancia la libertad humana lleva a la idea de obrar sólo y aisladamente, pero no sólo a eso.

La libertad lleva de inmediato a otra posibilidad natural y lógica, la de cooperar en común, por iniciativa propia, uniendo esfuerzos en asociaciones espontáneas decididas libremente. Esto tiene una consecuencia grande, la de entender que el derecho a unirse o a asociarse con multiplicidad de propósitos es un derecho —que bien se ejemplifica en la apertura de empresas que reúnen personas.

Quien limita esas asociaciones de libertad personal atenta contra la naturaleza humana misma.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Capitalismo.

La idea de Bastiat sobre la competencia ayuda a entender cómo ella frena al egoísmo.

La discusión de H. Spencer sobre el altruismo y el egoísmo es facinante.

La exposición de K. Popper sobre el individualismo es esencial en este campo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Codicia Capitalista Examinada”
  1. maleone Dijo:

    … El origen de la pobreza dentro del capitalismo es la distribucion individualista de lo producido en comun,en el capitalismo se trabaja en colectivo y la apropiacion de lo producido es privada, esa es su gran contradiccion y a eso le llaman sus “libertades” los explotadores,es un sistema criminal, porque compra la fuerza de trabajo en calidad de una mercancia donde le saca una plusvalia donde acrecienta su capital y ahi es donde el trabajador es cosificado reducido a una mercancia recordemos que en el capitalismo todo se compra y todo se vende y lo vivo que es el trabajador le sirve al capital.. el trabajador es esclavo del salario esas son sus “libertades” de los burgueses que tanto defienden,lo que hay en el capitalismo es esclavos y esclavistas es una relacion simbiotica sadomasoquista, al liberarse el obrero con la revolucion proletaria socialista no nada mas se libera el de esta relacion sino tambien al esclavista envilecido por estas torcidas “libertades”. NOTA DEL EDITOR: gracias por su comentario; entonces ¿por qué se vive mejor en una sociedad de libertad económica que en una de colectivización productiva?





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras