Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Malos y Monotemáticos
Eduardo García Gaspar
6 diciembre 2012
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


La declaración fue interesante. No por que haya sido novedosa, sino por el contexto político en México.

Fue lo que dijo M. Ebrard cuando estaba a punto de dejar su puesto como cabeza del gobierno de la capital mexicana.

Según la nota, quiere él una izquierda “fuerte, inteligente y eficaz”.

La suposición, por supuesto, es que la izquierda mexicana no lo ha sido. Es todo un reconocimiento de enorme candidez. Hay que apreciarlo.

Esto nos lleva al contexto de tal afirmación, que es la conducta de López Obrador en vías de formar su propio partido político, de izquierda, por supuesto (aunque en realidad sea un club de fans y admiradores).

Puede entenderse que la izquierda mexicana de los últimos años no ha sido fuerte, ni inteligente, ni eficaz, cuando su protagonista central ha sido López Obrador. Le doy la razón a Ebrard en esto.

López Obrador fue y sigue siendo un obstáculo para institucionalizar a la izquierda mexicana. No es un hombre de principios, sino de poder al precio que sea.

Ebrard, en la entrevista (El Norte, 4 diciembre 2012), dijo que le interesa la candidatura presidencial en el próximo período. Pero lo que llama la atención es lo que repitió:

“El País requiere una izquierda fuerte, y para eso necesitamos hacer una revisión profunda, un cambio radical que demuestre a los mexicanos que somos una Oposición inteligente y eficaz”.

No hay originalidad en esto. Ha sido repetido una y otra vez. La noción central es decir que México necesita una izquierda buena, un buen gobierno de izquierda. En realidad no necesita eso.

Lo que el país necesita es buenos partidos políticos, sean del signo que sean. Y, también, buenos gobernantes. El problema político de México no se resuelve con un partido mejor izquierda, sino con mejores partidos, punto.

La izquierda en México ha sido notablemente mala, pero el resto de los partidos no han sido mucho mejores que la izquierda. Lo que se necesita es partidos fuertes, inteligentes y eficaces. Lo que aplica al PRI y al PAN, como también al resto de los partidos menores. Ellos son de muy baja calidad.

Es decir, el diagnóstico de Ebrard da una visión parcial. Él se queja de la mala calidad de la izquierda a la que pertenece y tiene razón. Pero esto debe completarse con el reconocer que el resto de los partidos no son precisamente ejemplos de calidad ni altura política.

Una vez establecido esto, queda el punto que bien vale una segunda opinión.

Decir que se debe tener una buena izquierda, o que el país necesita un gobierno de izquierda, supone que México nunca ha tenido un gobierno ni partidos de esa ideología. Es absurdo. Eso es precisamente lo que hemos tenido en abundancia y con consistencia, incluyendo al PAN.

Lo que sí puede decirse es que México no ha tenido un gobierno liberal en los últimos cien años. No sería una mala idea tener un partido liberal, que es la forma de gobierno que no hemos tenido nunca en esos años.

Y entonces lo dicho por Ebrard tiene su utilidad. Quiere una mejor izquierda y tiene razón pues la izquierda en manos de López Obrador es un simple culto a la personalidad.

Pero eso no basta, hay que se más ambicioso y querer que también mejoren los otros partidos, todos ellos. El problema de baja calidad política no es exclusivo de la izquierda, es algo que todos padecen.

También, lo dicho por Ebrard ayuda a entender un par de cosas más.

La más clara es que en el país no existe un partido liberal (si alguien llama al PAN liberal, eso será muy muy exagerado). No estaría mal incluir un buen partido liberal donde nunca ha existido uno.

Pero hay más y es un fenómeno curioso. Es el de la izquierda moderna, que me imagino es la que desea Ebrard. Lo fascinante es que esa izquierda moderna ha sido entendida usualmente como una que se ha ido a la derecha en lo económico.

Es la que privatiza, libera, abre mercados y demás. Es la que deja de ambicionar que el gobierno sea el centro alrededor del que giramos los ciudadanos. No está mal.

En fin, las declaraciones de Ebrard no son desatinadas si las llevamos un paso más allá de lo que él dijo y reconocemos que el problema de México es uno de partidos monotemáticos formados por personas de baja calidad.

Post Scriptum

La idea de que México necesita un partido de izquierda buena ha sido tratada en No lo Vuelvas a Decir.  El fenómeno de que la buena izquierda es la que se ha derechizado está en Dando Vuelta en U.

La idea de esta columna puede verse esquemáticamente:

• Los partidos político en México son monotemáticos: todos son variaciones de diversa intensidad del intervencionismo estatal, es decir, siguen ideas socialistas al estilo europeo de estado de bienestar y expansión estatal.

Esa ha sido la regla durante todo el siglo pasado: economía intervenida, dirigismo estatal, paternalismo gubernamental. Es cierto, sin embargo, que a finales del siglo pasado hubo un período con algunos rasgos liberales débiles y que tienen una buena manifestación en la apertura comercial.

• Los partidos mexicanos son de baja calidad humana: sus integrantes, en lo general, tienen bajos estándares de comportamiento y escasa idea de sus deberes. Su preparación académica y técnica no pare ser satisfactoria y sus normas morales son notablemente laxas.

Punto clave de esta baja calidad humana es su obsesión por el poder. Un caso extremo es el de López Obrador, quien está en proceso de convertir en partido a un club de admiradores/vividores, a quienes se unen movimientos violentos a quienes él ya ha dado una justificación para actuar.

Finalmente, hay quienes piensan que México ha sido víctima del neoliberalismo y que por eso es necesario ir al socialismo. Curiosa manera de pensar que culpa de males a algo que México nunca ha tenido. Véase la serie de ideas en ContraPeso.info: México no es Liberal.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.



1 comentario en “Malos y Monotemáticos”
  1. Aelredus Dijo:

    Se necesitan políticos profesionales. Para conseguirlos es necesario que los partidos políticos vivan de sus militantes. Todo lo que el Estado financia se vuelve un fin en vez de un medio y se vuelve de pésima calidad.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras