Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Capitalismo: Tres Terrenos
Leonardo Girondella Mora
30 mayo 2013
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Asuntos
Catalogado en:


Es común que el capitalismo sea colocado —para bien y para mal— en una dimensión meramente económica.

Se le ve como un sistema económico basado en la libertad personal para crear, producir, distribuir y consumir, en el que el gobierno tiene el papel de hacer respetar esa libertad de iniciativa económica.

La colocación del capitalismo como sólo una escuela económica hace que sea él percibido exclusivamente en esa dimensión material —lo que hace pensar que su único objetivo sea el del bienestar material.

En resumen, el capitalismo es entendido como solamente económico y solamente material —sin faceta alguna que tenga que ver con aspectos políticos, ni morales, ni culturales

En lo que sigue exploro esa reducción del entendimiento del capitalismo, intentando demostrar que ella es errónea.

&&&&&

• Por supuesto, la faceta económica es vital para el capitalismo —es la dimensión en la que más sencillamente puede comprenderse en sí mismo y en su oposición a escuelas contrarias, como el socialismo y el intervencionismo económico.

El capitalismo tiene su fundamento esencial en la libertad individual y sostiene que en las tareas de creación de satisfactores y bienes materiales se respete esa libertad —lo que significa medios de producción en manos privadas, mercados libres, libre comercio y un gobierno con la responsabilidad de vigilar que esa libertad sea respetada.

Los grandes choques ideológicos contra el capitalismo tienen lugar en este territorio económico —contra escuelas económicas que ponen de lado a esa faceta de la libertad humana y asignan a los gobiernos las tareas de conducir a la economía.

• ¿Tiene el capitalismo una faceta política? Contrario a la reducción que suele hacerse, sí el capitalismo tiene aplicaciones concretas en el terreno políticos y que siguen el mismo principio de la libertad económica.

El capitalismo, en el terreno político, aporta ideas centrales, todas ellas basadas en la igualdad de derechos de todas las personas —una forma de pensar que rechaza sistemas de autoridad concentrada, como dictaduras y regímenes totalitarios.

La libre competencia que el capitalismo desea en el terreno económico, tiene en el político aplicaciones conocidas: competencia entre partidos políticos, elecciones periódicas por voto popular, posibilidad pacífica de cambio de gobierno.

En el terreno político el capitalismo también asigna al gobierno una tarea vital, la de hacer respetar los derechos y libertades de las personas.

• ¿Tiene el capitalismo una faceta moral? También la tiene —contrario a lo que se piensa, el capitalismo tiene también elementos morales, sin los que no podría existir. La base de ese sistema moral capitalista se intuye en su defensa de la libertad.

Si la libertad y los derechos son valores que deben defenderse —que es la tarea central del gobierno— eso parte de otra idea, la concepción de la persona humana individual como el centro del sistema social capitalista.

Igual que en el terreno económico el capitalismo apoya a la competencia y en el terreno político la competencia entre partidos que forman gobiernos limitados —en el terreno moral, el capitalismo defiende libertades de expresión, opinión, religión, educación, investigación.

&&&&&

La ambición de este texto ha sido dejar claro que el capitalismo es bastante más que un sistema económico enfocado exclusivamente a aspectos terrenales y materiales —tiene también componentes políticos y morales que usan el mismo punto de partida de la libertad humana, igual para todos.

Tan es de esa manera que el capitalismo resulta imposible de implantar sólidamente en regímenes que no sean democráticos, o que no respeten libertades humanas como la religiosa o la de expresión. Sí, la mentalidad capitalista se mueve en más de un sólo terreno económico.

Nota del Editor

La primera impresión frente a esta columna de Girondella es de obviedad. Por supuesto que el capitalismo es mucho más que una escuela meramente económica y material. Una realidad que desafortunadamente es poco reconocida, lo que hace necesario el texto de Girondella.

Un ejemplo de la reducción de la noción del capitalismo es su definición en definiciónabc.com, donde se dice que,

“El capitalismo es el nombre que se le aplica al sistema socioeconómico en el cual la producción de capital en forma de dinero o riquezas es el principal objetivo. El capitalismo es el sistema de leyes económicas que rige al mundo en la actualidad y que se basa en la existencia de ciertos elementos que permiten el acceso a importantes ganancias a una parte de la población, pero que sumen en profundos niveles de pobreza a la mayor parte de ella”.

Es este tipo de definición tan errónea y sesgada lo que hace necesaria la obviedad de la columna de Girondella (es realmente un caso fascinante el de esta definición, la que sesga el contenido de tal manera que inmediatamente hace rechazar al objeto definido).

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Capitalismo. Véase también Capitalismo: Una Definición.

Quizá lo afirmado por Girondella pueda verse esquemáticamente:

• Liberalismo o Capitalismo en general: toda la escuela de pensamiento que toma a la libertad como su valor central. Dentro de ella hay tres terrenos en los que se manifiesta esa libertad.

• Capitalismo Económico: la libertad económica sustentada en la propiedad privada, la especialización y mercados libres.

• Democracia: la libertad política. La misma mentalidad capitalista o liberal aplicada al campo del gobierno.

• Libertades culturales, educativas, religiosas, de expresión y otras más. También, la misma mentalidad capitalista aplicada a las manifestaciones y procesos culturales.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras