Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Mal Análisis
Eduardo García Gaspar
28 febrero 2003
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en: ,


Las personas inclinadas hacia la izquierda política están muy alegres.

La razón de ese regocijo de la izquierda es el surgimiento de un nuevo héroe, Lula en Brasil, quien victorioso en las elecciones de ese país ha sido visto como un síntoma seguro del resurgimiento de las ideas colectivistas y socialistas que tanto habían sufrido desde la desaparición de la URSS.

Del otro lado de la mesa, los liberales están preocupados por lo que ven como un retraso y un giro a regímenes populistas al estilo de Chávez en Venezuela.

Siendo yo un tipo mucho más inclinado hacia las ideas liberales, me parece que ambos puntos de vista son injustificados, ni el regocijo de la izquierda, ni la inquietud liberal tienen una justificación sólida porque parten de un principio erróneo.

Desde luego hay cierta dosis de emoción en ambas posturas, pero ellas ignoran el problema de fondo que es más práctico que de postura de principios personales.

Me explico en una segunda opinión que me parece importante. Como veo el asunto, la esencia no es un asunto de opciones entre las ideas socialistas y las liberales, sino un asunto de responsabilidad y rendición de cuentas que está muy alejado de cuestiones ideológicas que es como usualmente se ve.

Que un gobierno sea de izquierdas o de derechas es importante, pero es más importante aún que ese gobierno sea responsable.

En otras palabras, la disyuntiva actual realmente importante es la de tener o no un gobierno responsable, lo de que sea de izquierda o derecha es menos importante.

El análisis de tener un gobierno socialista o uno liberal y alegrarse por ello es irrelevante frente a la posibilidad de que ese gobierno actúe irresponsablemente, al estilo de Echeverría, de López Portillo o del gobierno argentino más recientemente.

Veamos esto así: que Fox sea de derecha o no, es menos importante que el hecho de que su gobierno se comporte responsablemente. La responsabilidad es la gran variable, la que importa hasta tal punto que puede resultar irrelevante si se trata de un gobierno socialista o liberal.

Veamos lo que puede hacer un gobierno irresponsable, sea del signo que sea.

Puede cometer el mayor de todos los pecados, que es el manejar sus finanzas irresponsablemente e incurrir en déficits remediados con financiamientos que provoquen inflación o deudas que afecten a generaciones futuras. Puesto en palabras más rancheras, la estupidez puede atacar a los liberales y a los socialistas.

Ninguno de ellos está libre de la posibilidad de cometer tonterías mayúsculas. La manifestación más obvia de un gobierno irresponsable es el populismo, que es un aislamiento de la realidad y sus condiciones para proponer e intentar sueños utópicos muy atractivos a las masas votantes y que terminan en crueles pesadillas de crisis nacionales.

Que Lula haya llegado al poder en Brasil debe preocupar únicamente, no porque sea de izquierda, sino porque se piensa que puede actuar irresponsablemente.

Ésa es la gran duda que existe y lo que tiene nervioso a más de uno. La probabilidad de sucesos como los de Venezuela no ayuda ni a Lula ni a los liberales, porque insisto en que el asunto es una cuestión de responsabilidad y no de ideas políticas.

Creo mucho más en las ideas liberales porque me parecen más sólidas y comprobadas, pero tener un gobierno de izquierda no me preocuparía mucho. Lo que pondría mis pelos de punta en el arribo al poder de un gobierno irresponsable, incluso si es liberal.

Lo que cuenta es eso, la responsabilidad de hacer las cosas con sentido lógico y práctico para realizar lo que se debe hacer y funciona. Porque las ideas políticas pasan a segundo plano estando en el primero un concepto moral de compromiso con la responsabilidad.

Tome usted gobiernos socialistas y liberales, que ambos han sido exitosos en comparación con otros gobiernos también socialistas y liberales que no han actuado responsablemente.

Por eso le digo que el análisis de la opción entre socialismo y liberalismo es malo si es que se olvida lo que es vital, el análisis de la responsabilidad en las decisiones gubernamentales. Y mucho me temo que la cuestión de responsabilidad haya pasado a segundo plano, cuando debería estar en el primero.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras