Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Son Dos Enemigos
Eduardo García Gaspar
12 diciembre 2006
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Se ha vuelto un tanto popular mencionar la idea de “rebasar por la izquierda” para describir la posibilidad de que el actual gobierno mexicano tome ideas de las plataformas de partidos de izquierda y las haga realidad, copiándolas.

Me parece que eso es una simplificación tan atractiva como primitiva. La realidad es complicada, y mucho más compleja.

Y para demostrarlo basta con mencionar lo obvio. Las diferencias entre izquierdas y derechas en política no son una cuestión de objetivos. Ambas persiguen lo mismo, el bienestar de la sociedad. En lo que difieren es en los medios y las estrategias para lograr ese objetivo que es común para ambos. Si la derecha copia a la izquierda sus objetivos o la izquierda a la derecha los suyos, eso nada tiene de sorprendente.

Lo que sí sería una sorpresa mayúscula sería que se apropiaran de los medios y las estrategias para lograr los objetivos, pues en ello difieren ampliamente. La izquierda tiene una estrategia básica, que es la de otorgar mayores facultades al gobierno para lograr el bienestar. La derecha tiene una estrategia muy diferente, la que limitar las facultades del gobierno para concentrarse en crear un medio ambiente propicio para que la libertad de los ciudadanos genere progreso.

Son mentalidades muy diferentes y si se toman con exigencia podremos concluir lo obvio hasta ahora: el gobierno de Calderón es menos derecha de lo que se piensa… pero ésa es otra historia a tratar en otra columna. Para ilustrar la diferencia entre izquierda y derecha podemos acudir al ejemplo de los precios en casos de sectores privilegiados, sean cemento, telefonía, electricidad, petróleo o lo que usted quiera. Es obvio que el problema es la existencia de precios elevados.

De eso se dan cuenta la izquierda y la derecha. Ambas quieren remediarlo logrando precios más bajos, lo que beneficiaría a todos. La disminución de un precio equivale al aumento del ingreso de cualquier persona, y viceversa. La gran diferencia se dará en cómo intentar esa disminución de precios. La medida de socialista intentará hacer que el gobierno fije esos precios y creará alguna dependencia gubernamental para vigilarlos y determinarlos.

La medida liberal será opuesta: fomentará la entrada de nuevos competidores en el sector, por ejemplo, con mayores facilidades de entrada, para que la competencia produzca reducciones de precios. Es lo que ha sucedido con las líneas aéreas y que podría aplicarse, por ejemplo, a telecomunicaciones, construcción, transporte y demás. A esto, por cierto, ayuda mucho el libre comercio, para que los empresarios locales se aviven con la competencia extranjera y bajen sus precios.

Esa diferencia de estrategias es la real y es por eso que el rebasar por la izquierda es una frase más de impresión inicial que de fondo. Sin embargo, pensar en esto ayuda a identificar problemas y ellos son dos.

No sólo debe evitarse la existencia de grandes centros de poder empresarial, que son el enemigo odiado por la izquierda, sino también la existencia de un gran centro de poder, el gobierno mismo, que es el enemigo tradicional de la derecha. La verdad es que ambos son los enemigos del liberal auténtico: los oligarcas empresariales y los oligarcas gubernamentales.

Igual de negativa es una empresa que actúa con privilegios que un sindicato o un gobierno que hace lo mismo. Ambos son enemigos de los ciudadanos libres, a los que dañan. El problema de la izquierda tradicional es que pone toda su atención en las empresas y cree que todas ellas son malas. El problema de la derecha tradicional es que cree que el enemigo es siempre el gobierno interventor y sólo en él se fija.

La clave del liberalismo verdadero está en que comprende que ambos, empresas y sindicatos con privilegios y gobiernos con demasiado poder son, todos, el problema auténtico.

Supongo que esto bien vale una segunda opinión por una razón: puede ser que exista una coincidencia potencial para aminorar la rivalidad entre izquierdas y derechas en la política, si es que ambas comprenden que el ciudadano común, como usted y como yo, tiene varios enemigos y no sólo uno. Tan malo es una empresa con privilegios como un sindicato con exclusivas como un gobierno con exceso de poder.


ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras