Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Un Gobierno Fracasado
Eduardo García Gaspar
11 agosto 2008
Sección: CRIMEN, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Enorme revuelo ha causado en México el caso del joven secuestrado y asesinado, Fernando Martí. Es como un clímax de la acumulación de casos iguales y parecidos que no han recibido tanta atención. Más allá del evento tan desafortunado, hay cosas que deben examinarse.

Entre ellas está algo que ha salido a la superficie, la necesidad de cambios en las leyes y de mejorar las fuerzas del orden en el país. Normal. El mismo presidente dio un discurso sobre el tema, en el que habló de leyes y de penas más severas. Entre los ciudadanos ha surgido la discusión de la pena de muerte, con cifras sorprendentes de aprobación.

Me da la impresión que es una marejada de reacciones que terminará en lo mismo de antes, nada importante. Discusiones que distraen la atención. Por ejemplo, el presidente propone penas de cadena perpetua, pero un experto en seguridad dice que eso es populismo penal, lo que distrae la atención con pleitos irrelevantes entre los gobernantes y los partidos.

Más o menos lo que sé del tema, me indica que si bien las penas grandes colaboran a reducir el crimen, no son tan efectivas como la tasa de captura de criminales y, desde luego, la proporción de denuncias. Es decir, usted puede tener como castigo al secuestrador que sea introducido en una jaula de leones hambrientos, que ese castigo no será efectivo si la tasa de captura es baja y la proporción de denuncias es reducida.

Si hay mil secuestros y se denuncian sólo el 10%, con una tasa de captura de también 10%, sólo irán a proceso 10 de esos secuestros, de los que si se condenan la mitad, habrá 5 castigos por cada mil secuestros. La dureza de la pena no tendrá tanto efecto como el aumento de la tasa de captura y de proceso… y de lo que depende todo, la proporción de denuncias.

La denuncia es una iniciativa personal del ciudadano que se reduce o eleva dependiendo de la calidad del servicio policiaco. Igual que cualquier negocio al que la gente va porque confía en la institución y piensa que da un servicio efectivo. En este caso, atención amable y buena proporción de captura. Obviamente en México, las policías no dan ese servicio. Peor aún, ellas mismas actúan criminalmente.

Y esto nos lleva a otro nivel, del que pocas veces se habla. Debemos examinar por qué no tiene el gobierno un buen servicio de policía y de justicia. El asunto es mayor porque ese servicio es la razón de ser de un gobierno. Es la tarea más importante que tiene cualquier gobierno, el mantener la seguridad de los ciudadanos y sus propiedades.

En el caso mexicano, es obvio, su gobierno ha fracasado en la tarea más importante que tiene, la del orden y la aplicación de la ley. Puede alegarse olvido, ignorancia, lo que a usted se le ocurra, pero eso no quita la falta, que es la mayor que un gobierno pueda realizar. Por mi parte, tengo una explicación que comparto con usted. Hay más, desde luego.

Se llama tramo excesivo de control y consiste en tener demasiadas responsabilidades. El gobierno mexicano es notable, como también el resto, por aumentar el número de funciones que se adjudica: educación, petróleo, energía, turismo, servicios médicos, electricidad, cultura… y que añade a los verdaderamente importantes que son los de la ley y el orden.

Es un suceso lógico que con tantas funciones y responsabilidades, se descuide la calidad con la que ellas se realizan. A lo que debe añadirse una tendencia del gobernante a gastar en popularidad inmediata, como el regalar artículos escolares o dar espectáculos gratuitos, usando recursos que tendrían mejores resultados en las funciones de policía y justicia.

Si el ciudadano responde positivamente ante ese gasto en popularidad, es obvio que más y más recursos dejarán de se usados en la razón de ser de un gobierno. Hasta llegar a la situación en la que el ciudadano recibe del gobierno todos los servicios, pero no el principal. El niño irá a la escuela usando gasolina subsidiada, con abuelos que reciben pensiones de alimentos y padres que van a espectáculos gratuitos, pero pagará todo eso con creces al ser secuestrado o vivir bajo el temor de serlo.

Lo mejor que podría suceder en el gobierno mexicano es que se quitara de encima funciones que otros pueden realizar, para concentrase en lo que sí es su razón de ser.

Post Scriptum

El tema de la pena de muerte ha surgido de nuevo, discutiendo su efectividad. Hay personas que dicen que no sirve como freno al crimen, otras dicen lo opuesto. Hay un buen y breve análisis del tema en Pena de Muerte: el Dilema. En El Sentido de las Penas Legales, hay un resumen del clásico de Cesare Beccaria.

La encuesta de Mitofsky (PDF) al respecto indica que 95% de los mexicanos quieren elevar castigos contra el crimen; 89% aprueban que los ciudadanos se hagan justicia por su propia mano; 87% que exista pena perpetua para algunos delitos; 75% que exista pena de muerte para delitos graves; 73% que se asigne más presupuesto a labores de policía.


ContraPeso.info, lanzado en enero de 2005, es un proveedor de ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras