Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
El Bosque Invisible
Eduardo García Gaspar
3 julio 2002
Sección: POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


A fuerza de vivir a diario por suceso de la propia vida y de los sucesos en los medios de información se corre el riesgo de no ver el gran panorama de lo que acontece.

Imagine usted la diferencia que existe entre quien vivió la Revolución Mexicana y quien la ha leído en algún libro. La desigualdad de ambas posiciones en rotunda.

Quien vive los eventos día a día no puede ser igual a quien, sabiendo los resultados de los eventos, se limita a leer resúmenes de esos eventos.

Nuestra época será, algún día futuro, materia de estudio para estudiantes que nunca se plantearon la necesidad de un México democrático víctima de un sistema autoritario. En fin.

Mi punto es que tanto usted como yo corremos el riesgo de perdernos el gran argumento de la película por estar viendo sus detalles. Para evitar el riesgo, podemos hacer algo.

Podemos echar un clavado en las variables de fondo, las cosas que verdaderamente importan. Y para eso, en buena parte, están los libros, los autores, los columnistas y los analistas. Son ellos los responsables de proveernos con ideas que nos ayuden a interpretar lo que sucede.

Permítame usted hacer mi contribución a esa interpretación. Creo que en México existen dos grandes variables que merecen nuestra atención, pero en serio.

Una de ellas es la variable de acuerdos entre los actores políticos. La otra son las finanzas públicas. El resto de los sucesos en el país son importantes, pero no como éstas dos variables, que son internas.

La primera de ella se refiere a la capacidad de los gobernantes de los niveles más elevados para llegar a acuerdos entre sí y manejar los asuntos gubernamentales de acuerdo al beneficio del país.

Esto es llegar a negociaciones que nos lleven a reformas muy necesarias para el sostenimiento del país, como cambios en la legislación fiscal, laboral, de energía y otras que sientan bases para el funcionamiento sólido del resto de las actividades.

Lo que esas reformas logran es estabilidad y certidumbre, sin las que el crecimiento es imposible. Dicho de otra manera, la gran contribución posible de la autoridad al progreso es la de crear condiciones de confianza para que el resto de los ciudadanos puedan dedicarse a trabajar, invertir y emprender.

Si los gobernantes se ponen de acuerdo, se logra esa base de certeza y confianza. Pero si no se ponen de acuerdo, no se logra ese ambiente de certidumbre. Así de simple.

La otra variable es la de las finanzas públicas, que recientemente salieron a la luz pública con las declaraciones del secretario de hacienda, cuando usó a Argentina como el destino al que México se dirigía de segur con finanzas públicas desordenadas.

Olvide usted el escándalo surgido por esas declaraciones, porque es lo menos importante de todo. El punto es igualmente sencillo.

Si las autoridades manejan sus presupuestos con disciplina, evitando el déficit, entonces la estabilidad económica del país andará en bases sólidas. Pero si las finanzas públicas originan déficits, estaremos en el camino a una crisis como la de Argentina o la de México en 1982.

Le digo, el resto de los sucesos en México tienen importancia, pero la calidad de nuestras vidas depende de esas dos variables principalmente. En la primera de ellas no vamos bien.

Nuestros gobernantes, por diversas razones, no han logrado acuerdos para reformas esenciales necesarias para ese medio ambiente de certeza y confianza. El panorama es al menos gris en este sentido.

En la otra variable, no vamos bien tampoco. El Banco de México es una buena fuerza que favorece la disciplina gubernamental y el secretario de hacienda igualmente.

Sin embargo, sus comentarios recientes tocaron a esta variable tan sensible y de allí el escándalo que siguió. Vigile usted mismo esas dos variables, y lo que a ellas afecta. El resto es menos importante en sí mismo, o porque no está bajo nuestro control.

El bosque que no vemos está formado por esas dos variables que le comento.

Por eso es que, no hay duda, los gobernantes actuales tienen una responsabilidad mayúscula en sus manos, la de negociar y llegar a acuerdos sin tener déficits gubernamentales. Eso es todo y es muchísimo.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras