Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Cuando el Destino Llegó
Eduardo García Gaspar
27 octubre 2010
Sección: LIBERTAD POLITICA, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


“Mujer forzada a abortar un feto de ocho meses”. La noticia, de Detroit News (21 octubre), informa que ella fue detenida, golpeada y forzada porque violó la política de un sólo hijo. En una clínica le fue inyectada una droga que produjo la muerte del bebé.

Ocurrió en el sur de China. El matrimonio tenía ya una hija de nueve años y por disposición gubernamental, no podían tener más hijos. La disposición persigue limitar el crecimiento de la población y contribuir a conservar recursos limitados. Violar la disposición significa enfrentar multas, pérdida de empleo y confiscación de propiedades.

El caso es una ilustración de un padecimiento de nuestros tiempos, posiblemente nacido el siglo pasado y el anterior. Es la enfermedad de los gobiernos salidos de sus límites y que es parecido, pero no igual a otra enfermedad política de siempre, la del abuso del poder del gobernante.

Nuestros tiempos son de adelantos tecnológicos y científicos. Los descubrimientos en física, por ejemplo, y las capacidades en tecnología de comunicación puede ser constatados por cualquiera. Pero al mismo tiempo hay algo que llama la atención y que es el nulo adelanto en cuestiones políticas… quizá el único campo en el que existe retroceso.

Imagine usted que vive en algún lugar muchos siglos atrás. Su gran preocupación es sufrir invasiones de hordas que desean tener un botín o bien ampliar los dominios de algún rey o príncipe. La otra gran preocupación es sufrir los abusos de poder del que gobierno el lugar donde usted vive: pagar más impuestos, padecer la confiscación de propiedades, ser arrestado sin justificación…

Contra esos abusos se establecieron, no sin esfuerzo, gobiernos de poderes divididos, un mecanismo destinado a proteger a las personas de tales abusos. No funcionó mal, pues en muchas partes se disfrutan esos estados de derecho y protección de libertades. Pero el poder es algo que por diseño y estructura siempre tiende a aparecer y ser abusado.

Los abusos de los monarcas de siglos atrás fueron contenidos razonablemente, pero en nuestros tiempos el poder reapareció bajo otra forma, la de la expansión estatal bondadosa. Ya no son monarcas los que abusan, sino jefes de estado, legisladores, burócratas, los que quieren hacer crecer su poder.

Lo más interesante del abuso del poder de nuestros tiempos es que suele ser bienvenido por muchos. En tiempos pasados, los ciudadanos poseían el sentido común suficiente como para entender lo malo que hay en los abusos de poder, cosa sobre la que escribieron pensadores notables.

Pero nuestros tiempos son diferentes, y peores en ese sentido. Si un ciudadano antes protestaba y se lamentaba de los abusos de su gobierno, como el aumento de impuestos, ahora el ciudadano es el que solicita esos abusos de poder y los intelectuales les dan una justificación.

Es un cambio sustancial que debe ser hecho explícito. Un gobernante está siempre dispuesto a ver que su poder se agrande y un ciudadano perspicaz siempre ve con recelo esa elevación del poder. Pero la perspicacia del ciudadano de antes ha sido sustituida con la ingenuidad del ciudadano que hoy no recela del poder gubernamental, al contrario, lo recibe con los brazos abiertos (y con el beneplácito del gobernante).

Me imagino que el ciudadano que solicita más y más gobierno no imagina el destino de eso que pide sin prudencia. A lo que llega es a situaciones como la que se reportó sobre ese aborto forzado en China: el asesinato de inocentes. Es el destino final al que lleva la actitud del ciudadano que pide más y más gobierno.

El camino a ese destino final se da con pasos que parecen inofensivos, como el deseo de que un gobierno se haga responsable de la salud de la población, de su educación, de reanimar a la economía, o de dar apoyos a las industrias. Las intenciones son tomadas como buenas y deseables, sin conciencia del destino final al que llevan.

Un reparto gratuito de condones, o de pastillas del día siguiente, son etapas del viaje. Inocentes al principio, interpretadas como medidas de servicio social, abren la puerta a un estado que siempre tiende a crecer y abusar de su poder. Vea usted cómo una política de control poblacional se manifestó en China.

Post Scriptum

La idea central es la de la acumulación del poder en los gobiernos, un tema sobre el que hay más material en ContraPeso.info: División del Poder.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras