¿Qué es anarquismo? La definición de un concepto político que se sustenta en la ausencia de autoridad.

Anarquismo, naturaleza

El corazón del anarquismo es político y se refiere a la desaparición del gobierno.

En un régimen anárquico no existe autoridad política, ni leyes. Lo que prevalece es un sistema de acuerdos mutuos y voluntarios entre ciudadanos.

No existe aquí ningún poder coercitivo de gobierno, de lo que deriva su nombre: sin dirigente. Una buena definición breve es esta:

«Anarquismo es un nombre dado a cualquier filosofía política o social que llame a la oposición y la abolición del Estado entendido como monopolio de la fuerza, y por extensión también al rechazo del gobierno político o de la autoridad social impuesta por la fuerza sobre el individuo, por considerarlos innecesarios o nocivos». es.wikipedia.org

El planteamiento del anarquismo

La pregunta que este modo de pensar plantea es la siguiente, a la que contesta afirmativamente.

«¿Es posible vivir sin estar sometidos a ninguna estructura jerárquica, a ningún poder ajeno, a ninguna forma de opresión o coerción, sea esta de tipo político, económico, social o cultural? Imaginar una sociedad autorregulada y plenamente libre ha sido un antiguo empeño, que puede detectarse ya en los albores del pensamiento político. De hecho, la palabra anarquía deriva del griego clásico anarcia , que puede traducirse como “sin gobernante” […]». Secundino González Marrero

Las personas, en un sistema de este tipo, son libres para llegar a acuerdos de todo tipo en lo individual o por medio de asociaciones entre ellas.

Sin gobierno es mejor

La principal justificación de esta manera de pensar es la consideración de la autoridad como un mal que afecta a la libertad de las personas y debe desaparecer.

Sin gobierno se vivirá mejor que con él: los acuerdos voluntarios entre las personas dan mejores resultados que el dominio estatal.

Anarquismo variado

Hay una variedad de interpretaciones del anarquismo.

Desde la que entiende ese sistema como uno en el que la libertad reina para las personas y, por ejemplo, no existe propiedad pública ya que todo es privado.

Hasta la que comprende al anarquismo como una justificación de acciones violentas en contra de los gobernantes. Sí, terrorismo justificado.

Problemas del anarquismo

Suele señalarse que un sistema anárquico contiene un problema insoluble, el de cómo solucionar la violación de los acuerdos voluntarios entre las personas.

¿Quién y cómo arreglará un robo, por ejemplo, o un fraude? ¿Un asesinato y un choque de autos?

La solución usual y aoctumbrada implica la existencia de una autoridad a la que las personas ceden parte de su libertad para que ella pueda perseguir y castigar las violaciones de sus libertades.

Eso significa la erección de un gobierno, algo que los anarquistas no aceptarían.

Este tipo de arreglos sociales sin dirigentes es muy aplicable a procesos libres y espontáneos, como el del capitalismo, que crea mercados anárquicos.

O como la formación de idiomas y lenguas, que nadie en particular crea ni planea.

Pero el anarquismo también puede derivar en interpretaciones extremas, como la mencionada antes, que justifican asesinatos de figuras políticas, presidentes y figuras de autoridad.

Una ampliación de significado ha llegado a hacer que algunos justifiquen movimientos terroristas. Es decir, la creencia de poder usar legítimamente la violencia posiblemente haya influido en los movimientos terroristas actuales que combinan esa idea con nociones de nacionalismo e incluso religión.

Concluyendo

El anarquismo presenta la idea extrema de una sociedad sin gobierno en la que la vida en sociedad es coordinada por acuerdos libres entre personas que actúan sin interferencias estatales.

Algo que es muy atractivo para el partidario del capitalismo que lo lleva a sus conclusiones lógicas: todo es coordinado por medio de la colaboración entre las personas.

Esto hace al anarquismo un polo opuesto a los regímenes de poder concentrado: socialismo, intervencionismo, dictadura, planeación económica y demás.

Sin embargo, el anarquismo posee connotaciones coloquiales negativas.

Las asociadas con la violencia en actos contra la autoridad y que son justificados según algunos, lo que ha abierto la posibilidad de cometer acciones terroristas que se califican como legítimas para protestar actos de gobierno.

La pregunta que plantea es fascinante. ¿Son los humanos capaces de vivir en libertad razonablemente pacífica sin necesidad de una autoridad gubernamental?

[La columna fue revisada en 2019-06]

Bonus scriptum: más sobre el tema

[Esta columna complementa a la anterior, reiterando algunas precisiones y añadiendo otras]

Anarquismo, definición

En su significado literal, el término anarquismo significa sin-gobernante, o bien sin-gobierno. Es, por eso, un tipo de arreglo político en el que no existe una autoridad política que gobierne.

«Anarquismo es un nombre dado a cualquier filosofía política o social que llame a la oposición y la abolición del Estado entendido como monopolio de la fuerza, y por extensión también al rechazo del gobierno político o de la autoridad social impuesta por la fuerza sobre el individuo, por considerarlos innecesarios o nocivos». es.wikipedia.org

El concepto es fácilmente comprensible en su esencia, como se explica en esta definición:

«El anarquismo es el nombre genérico dado a las teorías y movimientos que proponen abolir toda forma de dominación del hombre por el hombre, incluso formas legales de coacción, especialmente las estatales, a la vez que promueven formas de convivencia no autoritarias y no jerárquicas». https://www.lai.fu-berlin.de

Un anarquista es alguien que propone ese tipo de filosofía o arreglo político sin gobierno.

Anarquismo, su esencia

La idea implícita detrás del anarquismo y el anarquista es una enorme confianza en todas las personas que forman una sociedad.

Se supone que ellas serán capaces de organizarse de tal manera que no exista una autoridad política que imponga orden y haga respetar la ley.

El anarquismo presupone que las personas tienen una gran capacidad para organizarse ellas mismas, crear reglas y respetarlas. Todo dentro de un arreglo social formado por asociaciones voluntarias sustentadas en la buena voluntad.

De eso nace una crítica al anarquismo, la de suponer que la conducta de los ciudadanos será siempre buena. Una hipótesis poco realista fundamentada en realidades innegables. El riesgo de la ingobernabilidad.

¿Cómo tratar a los criminales dentro de una organización anárquica? No hay respuestas claras.

El anarquismo es una reacción extrema en contra de gobiernos que abusan del poder.

Es comprensible que quien vive bajo una autoridad excedida de sus límites. Por ejemplo, un régimen dictatorial o uno totalitario, y que tenga como ambición otro arreglo social basado en la ausencia del poder gubernamental.

El anarquismo está generalmente asociado con las ideas socialistas o de izquierda. Una situación paradójica, pues son las ideas socialistas las más inclinadas a crear gobiernos de poderes excedidos.

Menos popular, pero real, es la similitud entre el anarquismo y las ideas liberales de mercados libres de regulación estatal. Es decir, procesos de compra-venta sin interferencia gubernamental y sobre todo, sin que nadie los domine, lo que les da una naturaleza anárquica muy real.

Como todas las posiciones políticas, el anarquismo posee una gama enorme de matices en su mentalidad. Desde el anarquista que justifica el terrorismo en contra de la autoridad hasta el proponente de sistemas anarco-capitalistas que rechaza la violencia.

Anarquismo, otras precisiones

La reacción superficial inmediata es el rechazo del anarquismo, criticando sus partes obvias.

Cosas como la escasa definición de la organización social anárquica, su idealismo sobre la conducta humana y la mentalidad violenta de algunos de sus partidarios. Sin embargo, el anarquismo contiene ideas que merecen mayor examen.

• Pone el dedo en la problemática actual de gobiernos salidos de sus límites naturales y apunta el problema de abusos de poder inherentes a toda autoridad política. Es el mismo punto de partida de la idea de la división de poderes.

• Expone la idea de la existencia de talento y voluntad de cooperación entre las personas, a las que considera capaces de valerse por sí mismas y llegar a acuerdos de colaboración de beneficio general.

Es una idea que va en contra de autoridades intervencionistas que niegan que los ciudadanos posean esas cualidades.

• Defiende la idea general de la libertad humana al considerar como enemigo al estado salido de sus límites naturales. Ese que, por definición, anula libertades.

• Describe posibilidades reales como a los mercados libres, en lo que no existe realmente una autoridad central que los domine.

Resumen

El anarquismo es una manera de pensar que lleva a arreglos políticos que descartan la existencia de una autoridad que tenga el monopolio de la fuerza. Prefiere sustentar a la sociedad en las relaciones humanas libres y espontáneas de colaboración o ayuda.

[La columna fue revisada en 2019-07]