Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Tres Hurras a Dos Obispos
Selección de ContraPeso.info
16 marzo 2010
Sección: RELIGION, Sección: Asuntos
Catalogado en: , , ,


ContraPeso.info presenta una idea Samuel Gregg. Agradecemos al Acton Institute el amable permiso de publicación.

La diferencia que pueden hacer 15 años.

Allá en 1996, los obispos católicos de Inglaterra y Gales emitieron un documento, El Bien Común y la Enseñanza Social Católica, tratando asuntos políticos que la Gran Bretaña enfrentaba en ese tiempo.

Dejando de lado la incoherencia que caracterizó mucho de ese texto, existía en el documento un tono claramente escéptico sobre las economías de mercado —casi hasta el punto de ser una diatriba contra el thatcherismo.

El documento de 1996 fue escrito con la visión de informar a las conciencias católicas antes de la elección general de 1997 en Gran Bretaña. Formar conciencias católicas es, después de todo, una parte del trabajo de un obispo católico. Pero era muy difícil leer el texto de 1996 como otra cosa que no fuera un poco sutil llamado a votar por el entonces opositor Labor Party.

Adelante, desde 1996 hasta 2010. Con una elección inminente en Gran Bretaña, los obispos católicos de Inglaterra y Gales han emitido un nuevo documento, titulado Choosing the Common Good [Eligiendo el Bien Común]. Para el gozo de muchos, es un texto notablemente sólido.

Le caracteriza su apego a principios, la sobriedad de la expresión y el evitar el tedioso detalle de políticas [policy-wonkery]. Los dos obispos son autores de un documento que merece una lectura cuidadosa.

La fuerza de Choosing the Common Good es el hablar de lo que la Iglesia está mejor preparada para discutir en lo que se refiere a asuntos sociales y políticos: la dimensión moral-cultural. En este sentido, tres temas dominan el conciso texto.

• El primero es el de los límites de la política.

Escriben los obispos, “¿Nos hemos permitido a nosotros mismos ser seducidos por el mito de que los problemas sociales son para que los resuelva el gobierno? Ningún gobierno puede resolver todo problema, ni hacernos más generosos y atentos a las necesidades”.

Es una diferencia marcada contra mucho del consenso político británico posterior a la guerra sobre el papel del gobierno, que ni siquiera Margaret Thatcher pudo hacer desaparecer.

• Un segundo tema es el de la importancia de las asociaciones realmente libres (lo opuesto a las ONGs).

Los obispos establecen que, “Las instituciones locales, expresando su buena ciudadanía y atendiendo sus colonias [neighbourliness], las que no están obligadas con el gobierno, forman una parte vital de la sociedad civil”.

Estas redes de solidaridad poseen capital social valioso, la vitalidad de la que “requiere nuestra sociedad para redescubrir la importancia de la responsabilidad individual y el don del servicio a otros”.

Esta asociación entre responsabilidad personal y preocupación por el prójimo (en vez de delegarla al estado), apuntala el énfasis de los obispos en la confianza. La importancia de la confianza, como una fuerza de cohesión social genuina, es subrayada por investigaciones sociales y económicas.

De acuerdo con los obispos, ha probado ser costoso el socavar la confianza como una fuerza viva en mucho de la Gran Bretaña contemporánea, incluyendo a la economía. Al mismo tiempo que enfatizan que las causas de la crisis financiera son complejas, los obispos argumentan que el declive de la confianza facilitó la demolición del sector financiero.

De allí se sigue “que una regulación nueva e integral [no será] en sí misma una solución de este problema profundo”. Añaden, “fallas sistemáticas en la economía no pueden ser reparadas a menos que sean reconocidas como originadas y alimentadas por fallas equivalentes en nuestra más amplia sociedad”.

Sí, muchas decisiones irresponsables fueron tomadas por personas trabajando en la industria financiera. Pero, como observan los obispos, hubo mucho de conducta irresponsable por parte de otros —incluyendo políticos y gente común— que ayudó a la catástrofe. La regulación en sí misma no puede resolver este problema: puede en verdad empeorar las cosas.

• Y también está el tema de lo indispensable de la virtud en cualquier sociedad honesta.

En esto, los obispos realmente dan en el blanco. Insisten que, “En lugar de la virtud, hemos visto la expansión de la regulación. Una sociedad que está aglutinada sólo por la sumisión a las reglas es inherentemente frágil, abierta a más abusos que será enfrentados con otra expansión de la regulación”.

A continuación, los obispos detallan cómo las virtudes clásicas de prudencia, justicia, valor y templanza tienen consecuencias reales y prácticas en la vida social y económica. Es un argumento relevante que muchos de la izquierda y de la derecha británicas encuentran ahora difícil de acomodar, También es un bienvenido contraste para los que —incluidos católicos— han reducido la moralidad a lo que sea la más reciente causa de moda de la izquierda.

Por supuesto, habrá argucias con cualquier documento sobre asuntos político-sociales producido por obispos católicos. La sección del documento sobre el medio ambiente, por ejemplo, no es especialmente convincente. Otros argumentarán sobre su referencia a la seamless robe [ver nota].

Los obispos mismos, sin embargo, enfatizan que su documento “no comprende un programa político detallado”. También insisten en que los católicos son libres para discutir entre ellos esos asuntos que son cuestiones de prudencia (por ejemplo, 90% de las cuestiones políticas).

En años recientes, el discurso razonado de la política británica —y en todas partes— ha sido suplantado más y más por el “activismo”, la obsesión con el mensaje,  la casi esclavitud con la corrección política y el esquivar la sustancia.

En contraste, Choosing the Common Good, es un documento que muestra que es posible articular argumentos que son al mismo tiempo claros, sustantivos y basados en una rica tradición ética de 2,500 años que empequeñece al progresismo de los años 60 y sus infames consecuencias.

Sólo por esto, los británicos deben estar agradecidos.

Nota del Editor

La expresión seamless robe o también seamless garment es el nombre con el que se conoce una postura teológica propia de algunos grupos progresistas católicos, la que opina que la idea “pro-vida” que rechaza el aborto es más amplia que el sólo rechazar el aborto, yendo a apoyar medidas de “justicia económica” al estilo del estado de bienestar. Samuel Gregg no es partidario de esta postura.


ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.




esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras