Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Ideales Políticos: su Concepto
Leonardo Girondella Mora
17 junio 2013
Sección: POLITICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La noción de los ideales políticos en usada con frecuencia —por ella es que se habla de situaciones o metas consideradas deseables, una especie de modelo supremo que debía tenerse en una sociedad, especialmente en su gobierno.

Por naturaleza, esos ideales son diversos y suelen ser expresados en frases breves o palabras únicas que en sí mismas tienen connotaciones positivas —como, libertad ciudadana, democracia representativa, liberación nacional, autonomía personal, derechos humanos, desarrollo y crecimiento, sociedad justa, y otras similares.

La lista puede ser en extremo larga y con esas expresiones y palabras se intenta definir o describir a lo que se considera una sociedad ideal, o cercana a ese ideal.

El origen de esos ideales es una mentalidad general de ansias de libertad general, cuyo nacimiento fue una protesta en contra de gobiernos autoritarios que abusaron de su poder.

Es decir, los ideales políticos que en la actualidad se exaltan tienen un origen claro en los reclamos de libertad del mundo occidental —como los señalados por autores Escolásticos Tardíos, Adam Smith, John Locke y muchos otros que contribuyeron a crear la mente que reclama y lucha por la libertad.

Esta realidad choca con la expectativa de algunos, pero es cierta —los ideales políticos actuales son en su fondo un producto del Capitalismo y su defensa de la libertad personal, como sus consecuencias lógicas expresadas en libertades para poseer, comerciar, pensar, educar y, muy señaladamente, imponer límites al poder de los gobiernos.

La defensa de la democracia, por ejemplo, no es más que la defensa de la libertad del ciudadano quien no debe ser sujeto de abusos de autoridad, como impuestos elevados y procesos penales arbitrarios.

El conjunto de ideales políticos sufrió transformaciones que dieron origen a otro concepto, el de ideología —la que puede ser definida como un sistema de ideas relacionadas entre sí y que explican la realidad en su totalidad, definiendo no sólo ideales sino maneras de llegar a ellos.

Esto ocasionó una división muy notable en la actualidad, la de la división de posturas políticas en posturas de “derecha” e “izquierda” —siendo por lo general los de derecha quienes mantuvieron la defensa de la libertad limitando el tamaño del gobierno, y los de izquierda quienes enfatizan la igualdad por medio de crecimiento del poder gubernamental.

La situación se complicó aún más con el surgimiento de otras dos posturas ideológicas, las “progresistas” y las “conservadoras” —siendo por lo general los progresistas quienes defienden cambios sustanciales en lo moral apoyados por mayor intervención gubernamental y los conservadores quienes sospechan de esas grandes modificaciones morales y más aún del poder estatal para realizarlas.

&&&&&

La consecuencia del embrollo ideológico actual es un uso indiscriminado de la noción de ideales políticos —pueden bandos muy opuestos usar un mismo ideal político para significar cosas muy distintas y formas muy diferentes de alcanzarlos.

No es sorpresa que las discusiones políticas entre gobernantes y ciudadanos sufran las consecuencias de ese embrollo —en el que la defensa de un mismo ideal significa cosas distintas en cada mente, suposiciones diferentes y medios incluso opuestos. Es como una Torre de Babel en la que nadie entiende lo que el otro dice.

En medio de toda esta confusión, hay sin embargo un método sencillo que puede usar toda persona para aclarar su mente en el campo de los ideales políticos —y que consiste en examinar y encontrar la manera en la que se sugiere alcanzar el ideal político del que se hable.

Mi sugerencia es tomar cualquiera de los ideales políticos de que se trata, quizá el de desarrollo económico o prosperidad y colocar el foco de atención en la manera como ese ideal quiere ser alcanzado —lo que explico con las dos posibilidades siguientes.

• Uno de los posibles métodos para alcanzar ese ideal es hacerlo por la vía de la intervención gubernamental —por ejemplo, elevando el gasto público, decretando reducciones a las tasas de interés, o prohibiendo importaciones que compitan con las empresas nacionales.

• Otro método para alcanzar ese ideal de crecimiento económico es hacerlo por una vía opuesta, con menos intervención estatal —por ejemplo, reduciendo impuestos, abriendo fronteras a productos, quitando monopolios reales o de facto.

Examinando el método propuesto para lograr el ideal político propuesto, lo que no siempre es fácil, la persona estará en una posición que le permitirá distinguir entre dos posturas políticas muy distintas:

• La postura que quiere aumentar el poder gubernamental como instrumento central para alcanzar los ideales políticos.

• La postura que quiere limitar el poder gubernamental como método esencial para lograr esos ideales políticos.

El lector decidirá su postura entre esas dos posibilidades —después de examinar el método que se propone para llegar al ideal político que sea.

Addendum

Es claro que en su origen, los ideales políticos surgieron de la mentalidad que propone limitar el poder gubernamental —lo que significa una defensa de la libertad personal. Me parece insólito que en la actualidad haya podido regresarse a creer que los ideales políticos puedan alcanzarse haciendo crecer al poder gubernamental.

Nota del Editor

Hay más ideas sobre el tema en ContraPeso.info: Derecha-Izquierda. Véase Derecha, Izquierda: Definiciones, del mismo autor. Esta gráfica ayuda a entender la estructura básica de posiciones políticas básicas, no en una sola dimensión de izquierda y derecha, sino también, la de progresismo y conservadurismo.

 

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras