posiciones políticas

El concepto de los ideales políticos. De su significado original a su transformación en propuestas de sociedades perfectas, sin libertad, conducidas por el gobierno.

.

Introducción

La idea de los ideales políticos es un concepto que se comprende mejor examinando sus componentes.

El significado de «ideales»

Puede comprenderse su significado, como algo que «hace referencia a una meta o aspiración […] un estado inalcanzable pero próximo».

Una meta alta, importante, que connota perfección y que se busca intencionalmente.

Se aplica a numerosas ocasiones en campos personales, familiares, religiosos, laborales y, por supuesto, políticos.

El significado de «políticos»

Esto hace referencia a la política, es decir, «el proceso de tomar decisiones que se aplican a todos los miembros de una comunidad humana. También es el arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados».

Connota significados de sociedad y gobierno, leyes y justicia en el trato humano.

Ideales políticos

Por tanto, el concepto de ideales políticos combina a las altas metas sociales que se relacionan con el gobierno de una comunidad. Implican la intención de lograr una situación a la que se aspira y que tiene cierta dosis de perfección inalcanzable.

La noción de los ideales políticos en usada con frecuencia —por ella es que se habla de situaciones o metas consideradas muy deseables, una especie de modelo supremo que debía tenerse en una sociedad, especialmente en su gobierno.

Diversos, altos y abstractos

Por naturaleza, esos ideales son diversos y suelen ser expresados en frases breves o palabras únicas que en sí mismas tienen connotaciones positivas —como, libertad ciudadana, democracia representativa, liberación nacional, autonomía personal, derechos humanos, desarrollo y crecimiento, sociedad justa, y otras similares.

La lista puede ser en extremo larga y con esas expresiones y palabras se intenta definir o describir a lo que se considera una sociedad ideal, o cercana a ese ideal.

Son por, lo general, producto de pensamientos abstractos y conceptos vagos que llegan a terrenos políticos convirtiéndose en grandes promesas de gobierno, de las que derivan políticas y acciones específicas.

Un origen común

La idea de los ideales políticos, es decir, de una sociedad casi perfecta, surgen siempre de un concepto acerca de la naturaleza humana. Es decir, de un ser libre, racional y con derechos.

El origen de esos ideales es una mentalidad general de ansias de libertad general, cuyo nacimiento fue una protesta en contra de gobiernos autoritarios que abusaron de su poder.

Es decir, los ideales políticos que en la actualidad se exaltan tienen un origen claro en los reclamos de libertad del mundo occidental —como los señalados por autores Escolásticos Tardíos, Adam Smith, John Locke y muchos otros que contribuyeron a crear la mente que reclama y lucha por la libertad.

La defensa de la democracia, por ejemplo, no es más que la defensa de la libertad del ciudadano quien no debe ser sujeto de abusos de autoridad, como impuestos elevados y procesos penales arbitrarios.

Transformación ideológica

El conjunto de ideales políticos sufrió transformaciones que dieron origen a otro concepto, el de ideología —la que puede ser definida como un sistema de ideas relacionadas entre sí y que explican la realidad en su totalidad, definiendo no solo ideales sino maneras de llegar a ellos.

Esto ocasionó una división muy notable en la actualidad, la de la división de posturas políticas en posturas de «derecha» e «izquierda» —siendo por lo general los de derecha quienes mantuvieron la defensa de la libertad limitando el tamaño del gobierno, y los de izquierda quienes enfatizan la igualdad por medio de crecimiento del poder gubernamental.

La situación se complicó aún más con el surgimiento de otras dos posturas ideológicas, las «progresistas» y las «conservadoras» —siendo por lo general los progresistas quienes defienden cambios sustanciales en lo moral apoyados por mayor intervención gubernamental y los conservadores quienes sospechan de esas grandes modificaciones morales y más aún del poder estatal para realizarlas.

Creación de utopías

El concepto original de ideales políticos de sociedades de personas libres fue alterado por la ideología de diversas propuestas que los transformaron en propuestas de utopías.

Es decir, sociedades perfectas que se cree son posibles de diseñar e implantar desde cero siguiendo las ideas de cierta ideología y casi siempre por medio de la intervención estatal con políticas de un optimismo ilimitado.

Consecuencias

Esas ideologías y propuestas de sociedades perfectas posibles produjo conflictos serios entre sus partidarios y causaron en parte las llamadas guerras culturales.

Otra consecuencia del embrollo ideológico actual es un uso indiscriminado de la noción de ideales políticos —pueden bandos muy opuestos usar un mismo ideal político para significar cosas muy distintas y formas muy diferentes de alcanzarlos.

No es sorpresa que las discusiones políticas entre gobernantes y ciudadanos sufran las consecuencias de ese embrollo —en el que la defensa de un mismo ideal significa cosas distintas en cada mente, suposiciones diferentes y medios incluso opuestos. Es como una Torre de Babel en la que nadie entiende lo que el otro dice.

Y, más aún, el concepto de ideales políticos, unificado en la defensa original de la libertad humana, causó desacuerdos insolubles que son causa de división e incluso odios, rencores y la adopación de la envidia como política de Estado.

La mutación del concepto de ideales políticos en propuestas doctrinarias e ideológicas no negociables han trastornado las bases de la democracia. A ella la ha convertido en un medio de implantación forzada de doctrinas políticas justificadas por mayoría.

Y eso ha ocasionado la subida al poder de regímenes totalitarios que han causado daños mayores.

Una solución posible

En medio de toda esta confusión, hay sin embargo un método sencillo que puede usar toda persona para aclarar su mente en el campo de los ideales políticos.

Consiste en examinar y encontrar la manera en la que se sugiere alcanzar el ideal político del que se hable.

Mi sugerencia es tomar cualquiera de los ideales políticos de que se trata, quizá el de desarrollo económico o prosperidad y colocar el foco de atención en la manera como ese ideal quiere ser alcanzado —lo que explico con las dos posibilidades siguientes.

Esquema

• Uno de los posibles métodos para alcanzar ese ideal es hacerlo por la vía de la intervención gubernamental. Por ejemplo, elevando el gasto público, decretando reducciones a las tasas de interés, o prohibiendo importaciones que compitan con las empresas nacionales.

• Otro método para alcanzar ese ideal de crecimiento económico es hacerlo por una vía opuesta, sin intervención estatal. Por ejemplo, reduciendo impuestos, abriendo fronteras a productos, quitando monopolios reales o de facto.

Examinando el método propuesto para lograr el ideal político propuesto, lo que no siempre es fácil, la persona estará en una posición que le permitirá distinguir entre dos posturas políticas muy distintas:

• La postura que quiere aumentar el poder gubernamental como instrumento central para alcanzar los ideales políticos. Lo que hace perder libertad.

• La postura que quiere limitar el poder gubernamental como método esencial para lograr esos ideales políticos. Lo que hace conservar y ganar libertad.

El lector decidirá su postura entre esas dos posibilidades —después de examinar el método que se propone para llegar al ideal político que sea.

El concepto de ideales políticos, resumen

Es claro que en su origen, los ideales políticos surgieron de la mentalidad que propone limitar el poder gubernamental —lo que significa una defensa de la libertad personal.

De allí fueron convertidos en propuestas de utopías posible mediante la intervención estatal, perdiéndose así el motivo central que era la defensa de la libertad personal.


.

Y unas cosas más solamente…

Debe verse:

Producción de promesas políticas y electorales

Conviene ver:



[Actualización última: 2020-09]