Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
La Imposición Moral
Leonardo Girondella Mora
13 abril 2016
Sección: ETICA, Sección: Asuntos
Catalogado en: ,


La imposición de normas morales fue el tema que se trató en una conversación, cuyos puntos centrales resumo a continuación:

—Las personas que reprueban el aborto y los matrimonios homosexuales quieren imponer sobre el resto su moral atrasada y dogmática. Eso es un acto de opresión y de dominio indebido —dijo la persona.

—¿Podría usted explicarse un poco más? —pregunté.

— Que cosas como la prohibición del aborto son acciones de imposición moralista que intentan realizar personas y grupos con códigos morales atrasados y dogmáticos. ¡Yo no impongo mi moral en ellos, que ellos no impongan su moral sobre mí!

—¿Usted tiene una moral y ellos otra? ¿Habla usted de dos morales?

—Sí, y ellos quieren imponer su moral sobre la mía, que es lo que digo que es indebido. Nadie debe imponer su moral sobre el resto, la gente es libre de decidir por sí misma.

— ¿No está usted tratando de imponer su moral, la de usted, sobre el resto, es decir, haciendo eso mismo de lo que usted se queja? —pregunté.

—No, no, no. Lo que digo es que haya libertad. Si alguien considera inmoral el aborto, eso le obligará a no abortar. Pero yo considero que el aborto es moral y por eso lo apoyo y pido que sea legalmente aprobado.

—A eso me refiero. Si una ley prohibe el aborto, usted califica a eso de una imposición moral indebida, pero si una ley autoriza el aborto usted piensa que eso no es una imposición moral. ¿Es cierto eso? —pregunté.

—Sí, sí, eso es lo que digo, que la imposición de una moral conservadora es una opresión a la libertad que tenemos las personas.

—¿Todo es un asunto de imposición de una moral conservadora?

—Sí, eso es lo que digo, que los sectores conservadores quieren imponer su moral, mientras que, por ejemplo, yo quiero la moral que aprueba al aborto.

—Pero, si me permite, para combatir una imposición de algo se necesita la imposición de otra cosa. Evitar la imposición de una cierta moral implica necesariamente imponer otra moral. Necesita cambiarse una por otra, es decir, habrá una imposición también. ¿No cree?

—Usted no entiende. Lo que quiero es que los conservadores no impongan su moral.

—¿Cómo evitará que lo hagan?

—En este caso, permitiendo el aborto y el matrimonio homosexual, eso es muy claro.

—¿No es el permiso para abortar y para el matrimonio homosexual otra moral que sustituye o se impone sobre la conservadora? Lo que usted me ha dicho es que quiere cambiar una moral con otra.

—Pero es no es imposición moralista, pues lo que apoyo es la libertad de elección para abortar y para parejas del mismo sexo —dijo ella.

—Entiendo lo que usted quiere hacer y decir, pero ¿no es eso la imposición de un pensamiento moral sobre el resto, una sustitución de normas morales?

—Usted puede decir lo que quiera, pero lo que debemos evitar es la imposición de normas morales sobre el resto y dejar a la gente en libertad, sin que ninguno imponga su moral sobre nadie más.

—¿Cada persona tendría su propia moral? ¿Es eso lo que usted dice?

—Sí, eso digo, que cada persona piense sus propias normas morales y no las fuerce sobre los demás.

—¿Qué haría usted con el que cree que es moral violar mujeres? De mi parte, me parece que sería muy conveniente imponerle la moral que dice que eso es malo y aplicarle la ley que lo castiga.

—Bueno, obviamente eso está claro, atacar a mujeres, golpearlas o violarlas es algo que no es admisible.

—De acuerdo con usted, pero no negará que se trata de la imposición de un principio moral sobre alguien que usted dijo que no debía sufrir imposición moral alguna. ¿No es claro que hay algunos principios morales que deben aplicarse a todos?

—Bueno, pero tampoco negará usted que la imposición moral es negativa. Nadie tiene el derecho de imponer su moral sobre otros.

—¿No tendría la mujer violada el derecho de imponer su moral sobre su atacante, esa moral que dice que eso es malo?

Addendum

La conversación continuó sobre el mismo tenor. He querido apuntar la mentalidad de la imposición moral mostrando que se trata de un punto de partida equivocado en las discusiones morales.

Concebida la moral como un asunto de altercación entre dos o más posiciones, la única salida posible a este problema de imposición de una sobre otras, es, paradójicamente, la imposición de una de ellas.

Entendida como una pugna de opiniones, como una querella de creencias, los asuntos morales no tienen respuesta posible excepto el uso de la fuerza para imponer la que sea.

ContraPeso.info es un proveedor de ideas que explican la realidad económica, política y cultural y que no contienen los medios dominantes. Sostiene el valor de la libertad responsable y sus consecuencias lógicas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras