Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Diversidad y Libertad
Eduardo García Gaspar
22 junio 2006
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


De moda y políticamente correctos son los reclamos que se hacen de diversidad, pluralidad, pluriculturalidad y multiculturalismo. Son palabras empleadas una y otra vez por gran cantidad de personas, generalmente las que se piensan son de avanzada y progresistas, muchas veces de izquierda, como la candidata a la presidencia, Patricia Mercado.

Esos reclamos de diversidad y pluralidad se dirigen a defender las opiniones y estilos de vida de grupos considerados desprotegidos.

Es así que se habla del derecho a la diversidad de los grupos homosexuales, o de las etnias, o de los jóvenes que se expresan de otras maneras, de los artistas y demás sectores, como esa candidata ha hecho repetidamente en su afán de considerarse una mujer progresista.

Muy bien para propósito de campañas electorales o para hacer un discurso que algunos intelectuales quieran aplaudir, pero la verdad son reclamos extraños en la gente de izquierda. Explico las razones. Cuando una persona cualquiera alaba la pluralidad, la multiplicidad, la diversidad de la gente, lo que en realidad hace es alabar a la libertad de esas personas pero sin llegar a las consecuencias lógicas.

Tomemos a esa mujer. Mercado quiere una sociedad igualitaria, como lo ha dicho mil veces, lo mismo que muchos otros socialistas, pero al mismo tiempo quiere una sociedad plural y diversa. No va una cosa con la otra.

Si ella quiere diversidad eso significa que quiere libertad, pero si quiere libertad no va a poder tener igualdad. La libertad, es decir, la diversidad, necesariamente produce desigualdades.

Si alguien se erige como defensor de la diversidad social está haciendo reclamos de libertad personal, para que las personas puedan por sí mismas tomar decisiones individuales de vida.

Unos querrán mantenerse dentro de una cierta cultura étnica y otros querrán salir de ella. Otros querrán poner ciertos negocios, o estudiar algunas materias. Si se lleva a sus consecuencias lógicas, los reclamos de diversidad cultural llevarían a la privatización de Pemex.

Me explico. Si se pide que por diversidad y pluralidad las personas puedan expresar su cultura étnica, no hay razón lógica por qué deba prohibirse la acciòn de otro grupo de personas que quieran expresarse explotando un manto petrolero.

Tan válido sería vestirse de indígena y quemar copal como abrir una empresa petrolera. Pero, por la general, los de izquierda en México permiten que se queme el copal al mismo tiempo que no quieren que otros sean propietarios individuales del petróleo.

A lo que voy es a una conclusión muy simple y sencilla: cuando se hacen reclamos de diversidad social en realidad se está clamando por la libertad de las personas para hacer algo, lo que ellas deseen. Un homosexual no quiere que se le discrimine cuando solicita un trabajo y un ciudadano común quiere que no se le discrimine cuando quiere producir gasolina.

La libertad es una y no tiene sentido, por ejemplo, tener libertad de expresión para decir lo que se quiera del presidente al mismo tiempo que no se tiene la libertad de explotar gas natural.

Personas como Mercado y otras con ideas similares caen en contradicciones cuando hablan de temas como éste. Es común que ellas peroren en defensa de los derechos de las personas y más aún, que creen y se inventen derechos de todos tipos. Sin embargo aplican sus ideas selectivamente, a casos concretos, sin ver el vasto panorama de toda la sociedad.

Hablan por ejemplo del derecho a la educación, o del derecho a la salud, o del derecho al agua. Pero se olvidan que, por ejemplo, en México no existe el derecho a abrir una empresa de petróleo, ni de gas, ni de producción de electricidad. Lo que le digo es que argumentar en pro de la diversidad o la pluralidad cultural, si se proyecta a sus consecuencias lógicas, llevaría a la privatización de todas las empresas, a un régimen liberal, algo de lo que no se han dado mucha cuenta los de izquierda.

Y más aún, la pluralidad personal llevará a las personas a hacer cosas diferentes, lo que producirá resultados distintos, con gran provecho para todos, porque sólo así podremos tener conocimiento de las cosas que hacemos y que nos producen buenos resultados, o malos.

POST SCRIPTUM

Los derechos a la salud, a la educación, al agua y similares, como ha sido señalado, tienen dos interpretaciones muy diferentes:

• No impedir que las personas estudien, beban, acudan a servicios médicos. Ésta es la interpretación liberal, con cada persona responsable por sí misma y libre de actuar de acuerdo a su voluntad.

• Proveer a las personas con estudios, agua y servicios médicos. Ésta es la interpretación socialista o de estado benefactor, con las personas dependiendo de la autoridad para poder realizar esos derechos.

ContraPeso.info, un servicio con antecedentes desde 1995, funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras