Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Otra Vez esas Cuerdas
Eduardo García Gaspar
28 septiembre 2007
Sección: GOBERNANTES, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


La burra vuelve al trigo, el caballo a su establo, Fox a abrir la boca y los gobernantes a exigir investigaciones. De entre las cosas que en este mundo parecen imposibles es que llueva de arriba para abajo y que el matrimonio Fox deje de hablar y aparecer en público.

El reportaje en la revista que hizo nacer todo esto fue una decisión de los Fox. Podían haberse negado. Podían haber sido prudentes.

Pero no es esa cualidad la que les caracteriza y sucedió lo inevitable: dio material a sus enemigos para que ellos tuvieran la otra reacción inmediata, la de exigir una investigación sobre la riqueza que consideran inexplicable en el ex presidente. Son iguales que Fox en el sentido de que no pueden dejar de hablar. La opción de callar es ignorada una y otra vez por todos.

Lo que digo es que sabemos ese defecto de los Fox, el de hablar y querer ser centro de atención. Pero no es el único. Lo padecen, eso mismo, el resto de nuestros gobernantes.

Piense usted en esto: los gobernantes hacen muy pocas cosas además de hablar. Y es entonces que de nuevo habla Fox y da la respuesta misma que usaba el ex candidato a la presidencia del PRD: hay un complot en mi contra, me quieren desprestigiar.

Después viene el juicio público de Fox. ¿Es o no un corrupto más? La verdad de poco vale en esto. Lo importante es el embrollo porque éste se traduce de inmediato en ventajas o desventajas políticas.

Atacar a Fox debilita al PAN y da ventajas a otros partidos. La investigación pedida es lo de menos. Lo más importante es el gozo del ataque y la repetición en los medios de lo que cada político dice. Más palabras.

Es el escándalo de la semana, el plato que alimentará durante algún tiempo el terreno de la política. Y de nuevo, todo eso tiene un efecto, el de perder el tiempo con ocupaciones que no rinden.

No digo que no se haga una investigación. Lo que digo es que los gobernantes no son jueces y no pueden hacer declaraciones de inocencia o culpabilidad. Para eso están los investigadores y jueces.

Los datos que conozco indican que las apariencias de fortuna mal habida son escasas y que si hubo actos indebidos, no se muestran mucho en ese rancho. Pero que sí puede haber otras avenidas de investigación en parientes cercanos.

Yo no puedo opinar sobre lo desconocido y cualquier dictamen adelantado es absurdo. Adelante, que se investigue, y sería bueno hacerlo para sentar precedentes de que se haga lo mismo en casos que son aún más notables.

Quizá lo más valioso que este caso indique es la disposición de nuestros gobernantes a perder el tiempo: dejar de atender las cosas importantes en aras de atacar o defender a la persona afectada.

Es una muestra de algo que he sostenido antes: el gobierno de México es un terreno de lucha por el poder, mucho más que un campo de trabajo por el bien de México.

Pero también hay otra cosa a aprender y que es el valor de la prudencia. Esa virtud que Santo Tomás veía como un hábito que toma toda la vida entender y aplicar, y que en pocas palabras es el prever las consecuencias de nuestros actos.

En el caso de Fox, aparecer en una revista de sociales mostrando su rancho es una acción tan pueril que hace sospechar que efectivamente no hay nada malo: el corrupto trata de mantener su falta oculta.

Esa es una especulación de sentido común, no una prueba de inocencia. Lo único que debe suceder al final es lo racional, que la investigación se realice y que el resto de los gobernantes se abstenga de comentar, aceptando los datos de la investigación. No es mucho pedir, pero tengo la certeza de que no se cumplirá. Ni los Fox ni los gobernantes pueden mantener sus cuerdas vocales sin usar.

La imprudencia de Fox, peor aún, complica la política y el investigarlo se volverá un arma política de negociación que complicará la vida nacional, con partidos que no son precisamente maduros.

Lo único que se me ocurre hacer, como medida desesperada, es hacerle a los Fox unas transfusiones de sangre y neuronas. Espero que Ernesto Zedillo acceda a donar sangre y partes de su cerebro.


ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar explicaciones.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras