Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Marketing Socialista
Leonardo Girondella Mora
6 junio 2007
Sección: Sección: Asuntos, SOCIALISMO
Catalogado en:


Ha sido mi creencia de mucho tiempo que la popularidad del socialismo es una cuestión de marketing y relaciones públicas —y no de fundamento real. Las fallas del socialismo son de tal magnitud que no resiste apoyo serio y, sin embargo, mantiene su popularidad en algunos segmentos, aunque quizá pueda argumentarse que va a la baja.

Tomo un ejemplo de no hace mucho tiempo —el de un columnista reputado, Sergio Sarmiento, y que es de clara inclinación hacia el liberalismo y los mercados libres. En una columna el 11 de abril pasado, después de criticar a la izquierda mexicana por intolerante hacia la expresión de puntos opuestos, escribe lo siguiente:

“Yo me identifico con muchas de las causas de la izquierda, pero de la verdadera izquierda: la que busca construir un mejor nivel de vida para todos, la que defiende los derechos individuales, la que garantiza las libertades”.

La redacción puede ser interpretada con gran facilidad por la mayoría: la izquierda, es decir, el socialismo es el único que se preocupa por mejorar el estándar de vida de todos, es el que defiende los derechos de las personas y el que garantiza libertades.

¿Es cierto? Absolutamente no. Las propuestas del socialismo producen pobreza y atacan libertades.

Fue el movimiento liberal el promotor de los derechos personales y de las libertades. Estas son realidades —y, sin embargo, alguien que no es tonto sucumbe a la idea de decir lo opuesto y asignar el monopolio de las bondades sociales a la izquierda. No tiene sentido. Lo que dije al principio puede explicar esa fantástica y contradictoria afirmación por parte de alguien que defiende a los mercados libres.

En la mente de demasiados el socialismo se ha apropiado de los objetivos buenos —es quizá como el chico bueno de la película que pelea en contra del villano, que en este caso es el capitalismo y es el que quiere dañar a todos en su beneficio. Es falso en la realidad, pero la percepción es la que prevalece sin importar lo errónea que sea. Estoy pintando un escenario que tiene dos jugadores:

• El héroe es el socialismo, el chico bueno de la película, que es el caritativo y de buenas intenciones, el que quiere lograr el bienestar de todos, especialmente el de los pobres.

• El villano es el liberalismo, el malo de la película, el egoísta y malvado que busca su bienestar a costa de lastimar a los demás.

Creo que ésa es una percepción común —el socialismo ha capturado para sí la imagen de quien “busca construir un mejor nivel de vida para todos, la que defiende los derechos individuales, la que garantiza las libertades”, como escribió el columnista que he usado de ejemplo.

La realidad es otra muy distinta —ambos, socialismo y liberalismo tienen esas mismas metas para mejorar el bienestar de todos, pero son muy diferentes en las formas en las que lo quieren lograr y ésa es precisamente la gran diferencia que tienen.

El socialismo busca el bienestar por medio de la elevada intervención del gobierno en la sociedad y el liberalismo persigue exactamente lo mismo por medio de la libertad de la persona dentro de una sociedad con un gobierno de escasa intervención.

Y es en esto precisamente en donde sorprende mucho que el columnista diga que la izquierda sea “la que defiende los derechos individuales, la que garantiza las libertades”. En realidad es lo opuesto.

El creador y defensor de los derechos individuales y las libertades no es el socialismo, sino el liberalismo —es la esencia misma del socialismo elevar la intervención estatal limitado derechos y libertades que el liberalismo defiende.

En el plano de la argumentación teórica y práctica el liberalismo ha demostrado ser sin duda superior al socialismo —de eso pocas dudas caben. Pero en el plano de la percepción popular el socialismo posee una imagen benevolente opuesta a la personalidad fría del liberalismo y esto es lo que me lleva al punto final que deseo establecer.

La escuela que funciona, que da resultados, que logra los objetivos de bienestar general es puesta de lado por quienes prefieren a la escuela que fracasa, que no da resultados, que no alcanza las metas que establece. Esta paradoja, me parece, se debe a una cuestión de imagen percibida, incluso en gente inteligente, que no tiene sustento real.


ContraPeso.info es un servicio con antecedentes desde 1995, que funciona como proveedor de ideas e información adicional a los medios dominantes.



4 Comentarios en “Marketing Socialista”
  1. Luisama Dijo:

    Habiendo tenido conocimiento profundo del socialismo, puedo confirmar lo dicho en esta página. El socialismo tiene fallas económicas imposibles de corregir y fallas antropológicas iguales. Lo único que le queda es sobrevivir con una campaña de relaciones públicas y académicas.

  2. Tavo Reyes Dijo:

    En efecto, el liberalismo defiende derechos y libertades que el socialismo limita, sin embargo, esta defensa de libertades y derechos a quien beneficia realmente??, Al burgués… NOTA DEL EDITOR: un clisé más que alguien ya contestó al decir que burgueses seremos todos cuando exista real libertad.

  3. rorro Dijo:

    ni socialismo ni capitalismo han dado resultados… es ridiculo ceder todo el poder al gobierno, puesto que es la maquina represora por excelencia… el capitalismo y el neoliberalismo cada vez acentuan más las diferencias políticas y sociales entre individuos… el capitalismo sòlo funciona para los dueños de los bienes de producción… es simple para que hayan ricos debe de haber pobres, y ni todos los programas asistencialistas de gobierno que puedan existir cambiaran esta realidad. NOTA DEL EDITOR: si para que haya ricos debe haber pobres, la condición necesaria es que la riqueza sea una cantidad fija y no lo es (o bien, puede verse la falacia de Montaigne)

  4. rorro Dijo:

    por cierto el socialismo no es la única ni la mejor forma de izquierda es tonto pintar un panorama con sólo esos dos participantes (capitalismo y socialismo), excluyendo a todos los demás participantes sociales. la guerra fría terminó hace mucho. NOTA DEL EDITOR: perdón, pero no es un asunto de países y sus conflictos, sino uno de ideas.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras