Contrapeso En defensa de la libertad y el sentido común
Una Razón Para Ser Liberal
Eduardo García Gaspar
18 abril 2008
Sección: LIBERTAD GENERAL, Sección: Una Segunda Opinión
Catalogado en:


Cualquiera que haya leído esta columna un par de veces habrá notado que en Una Segunda Opinión sostengo las clásicas ideas liberales, las de un ser libre y que por eso es también responsable. Es natural, por tanto, que así como defiendo la libertad de expresión también apoye a la libertad económica, pues una es incongruente sin la otra.

Un amable lector inquirió al respecto de mis creencias preguntado por una razón que apoyara esas ideas. Solicitó la que fuese la de mayor fuerza y sencillez. La aparentemente simple pregunta fue la causante de esta columna, que sigue a unas buenas horas de reflexión. Comienzo a responder a la interrogante del lector y lo hago aquí por considerar que es de interés… después de todo, el funcionamiento correcto de un gobierno es una cuestión de bienestar general.

Primero, debo señalar que hay una multitud de razones que señalan la superioridad del liberalismo sobre el socialismo. Esas razones pueden clasificarse en teóricas y prácticas. No suelen ser complicadas, aunque han generado espesos tomos de análisis. Lo que señalan es, en esencia, que existen una relación directa entre el respeto a la libertad de las personas y los resultados que esa libertad produce, siempre que ella sea responsable, es decir, respetuosa de la dignidad humana.

La teoría apoya la idea de que somos libres y la práctica señala que esa libertad produce buenos resultados reales. La coincidencia es maravillosa entre la teoría y la práctica. Hay buenos libros al respecto, que ese lector puede buscar por sí mismo. Pero ese lector también me pidió enfatizar una razón que apoyara mis creencias y que fuese lo más práctica posible.

Allí voy tratando de cumplir con esa, por mucho, agradable petición… y que me hizo sentir, en parte, como las estaciones de radio a las que se habla pidiendo que toquen una cierta canción.

Esa razón en la que me concentro se refiere a la imperfección humana y que acepta que todos sin excepción tenemos defectos. Si el lector cree que existe algún ser humano perfecto, en inteligencia y comportamiento, mi consejo es que lo encuentre y lo ponga a cargo de un gobierno mundial que haga por entero su voluntad. Viviríamos en la esclavitud, sin embargo, y no sería un mundo agradable.

Pero, como no existe un solo ser humano que sea perfecto, ninguno, a nadie se le puede encargar la responsabilidad de hacerse cargo de un gobierno de poder absoluto. Si no me cree que somos imperfectos y que los gobernantes también lo son, vea a su alrededor y verá que los gobernantes son seres imperfectos que sucumben a tentaciones de abuso de poder y corrupción. La prensa de todo el mundo está llena diario de estos casos.

Entonces el problema político de fondo es claro: si los gobiernos son necesarios, que lo son, y tienen gran poder, que lo tienen, ¿quién debe gobernar? Como quiera que conteste usted esa pregunta, seleccionará seres imperfectos. Si dice que gobiernen los obreros, los pobres, los ricos, los nobles, los blancos, los negros, los que sean, todo ellos son humanos y por tanto se equivocan y sucumben a tentaciones.

El problema político no es decidir a quién poner en el gobierno, sino cómo gobiernan seres imperfectos. La respuesta es la de más sentido común: aceptar que nos gobiernen seres imperfectos, pero cuidarse de sus defectos… y eso significa ponerles límites a su poder, es decir, desconcentrar el poder. Pero resulta que el socialismo, en su misma esencia, pide lo opuesto, concentrar el poder en los gobiernos.

En otras palabras, el socialismo pide por diseño que demos más poder a seres imperfectos. No tiene sentido. Es una receta que lleva a fracasos, abusos de poder y corrupción por sistema. Más llanamente, ¿pondría usted su casa y sus ahorros a nombre del político por el que votó? Yo no, jamás. Prefiero ser yo quien sea propietario de lo mío y sufra las consecuencias buenas y malas de mis decisiones. En buena parte, por esto soy liberal.

ContraPeso.info fue lanzado en enero de 2005 y es un proveedor de ideas e información para el interesado en buscar ideas y explicaciones de la realidad económica, política y cultural.





esp
Búsqueda
Tema
Fecha
Newsletter
RSS Facebook
Extras